viernes, 26 mayo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Mi Agenda Secreta

María Eugenia Yagüe

María Eugenia Yagüe

Periodista y comentarista social
lunes, 07 de junio de 2010, 17:48
Margarita de Borbón, con los jóvenes en Rock in Rio

 

La infanta castiza

Hemos visto estos días entre el público de Rock in Rio a entusiastas de la música pop de todas las edades. En fin, de todas las edades precisamente no. Bon Jovi tiene seguidores ya cuarentones, mientras que los de Miley Cyrus y Rihanna rondan en torno a los 20.

Pues bien, entre el público entregado a los ritmos y a la ‘marcha’ de Shakira y Rihanna estaba la infanta doña Margarita de Borbón, con 70 años bien cumplidos, joven de espíritu y de mente, y a quien la ceguera no le impide seguir la actualidad cinematográfica y televisiva.

La duquesa de Soria no se pierde un programa de ‘Informe Semanal’, de TVE, le encanta el cine y tiene mucha afición al teatro.

Pero lo suyo es la música y allí estaba, en la zona vip del festival madrileño, moviéndose al ritmo de Bon Jovi. “De música me gusta todo -nos dijo-, tan pronto me veréis en el concierto más barroco, como en el de Shakira y Rihanna. Así que a disfrutar de la música… y de algún que otro mojito”, añadió doña Margarita, simpática, sincera y castiza, y como los Borbones populares y populistas, tomándose una copita para animarse.

> En la imagen: La infanta doña Margarita de Borbón.

 

Cecilia Gómez, mucho arte y poca memoria

Ha llegado la hora de la verdad. Cecilia Gómez por fin está ya frente al público en el escenario Lope de Vega de Madrid. La noche de su estreno contaba con amigos incondicionales, de ésos que están dispuestos a ver con los mejores ojos cualquier cosa que haga un amigo artista.

Desde la duquesa de Alba, protagonista del argumento del espectáculo, hasta su ex novio Francisco Rivera, José María García, los diseñadores Victorio y Lucchino, artífices de su magnífico vestuario, Carmen Tello, entre otros. Aunque hubo poco esa noche de pueblo llano.

Todos contaron maravillas del estreno de la antigua bailarina de Sara Baras en la primera función de su nueva y flamante compañía.

Pero luego están los críticos y el pueblo llano. Y esos jueces, teóricamente imparciales, han encontrado en esta chica mucha técnica y poco duende. Mucho arte y pocos sentimientos. Y el flamenco es pasión y temperamento.

Seguro que con el tiempo, Cecilia llega a la meta, pero donde ha fallado estrepitosamente ha sido en el marketing. La prensa acreditada para hablar de este esperadísimo estreno no pudo trabajar más que en la puerta del teatro. El ambiente de la sala y de los camerinos, con la bailarina saludando a su ex novio, a la duquesa y a tantos invitados famosos, estaba vendido a una revista y quien intentó trabajar, que para eso se había convocado a la prensa con una insistencia poco habitual, fue tratado de mala manera por los guardianes de la exclusiva. Mal empezamos.

Y ahora dice Cecilia que “ella no tenía ni idea de todo eso”. Flaca memoria tiene esta artista que un día aseguró que jamás hablaría de su vida privada y en cuanto rompió con el torero ya estaba posando para contarlo, por un cheque de muchas cifras.

> En la imagen: Cecilia Gómez, junto a los diseñadores Victorio y Lucchino.

 

Álvarez Cascos, padre entregado

Este fin de semana hubo concentración de padres conocidos, reunidos en torno a la primera comunión de sus hijos en The British Council, un colegio inglés en Madrid, de los mejores en su género.

Cayetano Martínez de Irujo y sus mellizos, y Gema Ruiz con su hijo, Iñigo Álvarez Cascos, eran los objetivos favoritos de los reporteros.

El padre del niño, Francisco Álvarez Cascos, y su esposa, María Porto, entraron y salieron por una puerta lateral de la iglesia para evitar cámaras y preguntas. No es, ni ha sido nunca, su estilo dar explicaciones de su vida familiar y personal. El ex vicepresidente del primer Gobierno de Aznar es un hombre afable y afectuoso en las distancias cortas, aunque siempre ha huido de la publicidad sobre su intimidad y jamás ha buscado la prensa rosa.

Gema, su novia actual, y los niños se fueron por su lado a celebrar la comunión en el restaurante La Masía, de José Luis, mientras Cascos, su esposa y sus hijos respectivos, que se llevan y se quieren como hermanos, lo celebraron al día siguiente.

Francisco Álvarez Cascos, que tiene fama de tener un carácter fuerte y rotundo, es en cambio un padre muy entregado a sus hijos, de los que vive pendiente hasta para llevarlos al médico o ayudarles en sus trabajos del colegio, según cuentan algunos profesores de los niños en privado.

No es tan fiero el león como lo pintan…

> En la imagen: El ex vicepresidente, Francisco Álvarez Cascos.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo