miércoles, 18 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Mi Agenda Secreta

María Eugenia Yagüe

María Eugenia Yagüe

Periodista y comentarista social
lunes, 13 de julio de 2009, 19:23
Alfonso Díez acompaña a la duquesa de Alba en verano

 

Cayetana de veraneo con Alfonso

(13.07.09) La duquesa de Alba inicia su periplo veraniego. El itinerario no cambia. La compañía, sí. Alfonso Díez, el novio, amigo, caballero andante de la aristócrata, o lo que sea, estará con ella este año. ¿Cómo iba a perderse el funcionario aparecer en las fotos junto a Cayetana en los dominios más bellos de la Casa de Alba?

Desde el palacio de Arbaizenea en San Sebastián, una mansión que la duquesa heredó de su primer marido, Luís Martínez de Irujo, a su refugio de Ibiza, una casita mediterránea, blanca y sencilla, con vistas al romántico paisaje de Cala Salada. Cayetana y su segundo marido, Jesús Aguirre, hicieron de ella el nido de amor donde se sentían más libres y felices.

La duquesa está ahora en Madrid, dando un vistazo a los asuntos de su palacio principal. De paso, asistió a una representación de los ballets rusos. Después irá, como siempre, a San Sebastián, después a Ibiza y finalmente a Marbella.

Las Cañas, la casa de la duquesa que linda con la playa en plena Milla de Oro, ya es propiedad de su hijo Fernando Martínez de Irujo. Allí, Alfonso Díez no pondrá los pies. O sea, ni está, ni se le espera.

En la capital vasca, la duquesa no suele llevar escolta a pesar de que su nombre y el de su hijo Jacobo aparecieron en una lista como posibles objetivos de ETA. La banda terrorista planeó hace tiempo secuestrar a la noble dama y a su hijo editor, pero la detención de un comando frustró sus planes.

El pasado verano, Cayetana anunciaba en Ibiza su posible intención de casarse con Alfonso Díez. Era un desafío hacia sus hijos, horrorizados de este arrebato de su madre, muy afectada entonces por los problemas neurológicos que le impedían moverse y hablar con soltura.

Una llamada del rey don Juan Carlos, alertado por la familia, frenó en seco las pretensiones de la pareja.

Un año después, Cayetana vuelve a Ibiza. Alfonso Díez estará algunos días con ella. Pero ya no será en calidad de prometido. Se ha impuesto la sensatez.

> En la imagen: Alfonso Díez y la duquesa de Alba.

 

Lecciones de una estrella

Scarlett Johanson ha pasado por Madrid para presentarse como nueva imagen de Mango. La actriz norteamericana es el nuevo fichaje de la empresa española, que siempre ha contado con personajes internacionales como Claudia Schiffer, Mila Jovovich o Penélope Cruz para promocionar su marca.

Scarlett dio una lección de profesionalidad y oficio, que algunas de nuestras famosas deberían imitar.

La cita era en el hotel Santo Mauro y cuando apareció la prensa española y otros periodistas internacionales, Johansson ya estaba allí, puntual, perfecta y vestida con un conjunto de falda y blusa azul de la nueva colección de Mango, esperando a fotógrafos y reporteros con una sonrisa y dispuesta a complacer a todo el mundo.

Habló de su último rodaje, la segunda parte de ‘Iron Man’, que acaba de terminar. Contó su proyecto de grabar un disco de duetos junto a Pete Yorn y no tuvo más que palabras de alabanza para Penélope Cruz, su compañera en ‘Vicky, Cristina, Barcelona’, a pesar de que Penélope se llevó el Óscar que podría haber sido para ella.

Penélope Cruz y su hermana Mónica, siempre en guerra con los periodistas españoles, podrían aprender modos y modales de Scarlett Johansson. Es perfectamente compatible ser una celebridad, recibir un Óscar, despertar el interés de todo el mundo y agradecer a los periodistas, que sin ellos, la mejor actriz del mundo no sería nada.

> En la imagen: Scarlett Johanson en la presentación de su imagen para Mango.

 

Lydia Bosch, en horas bajas

Los jueces se equivocan, porque no son dioses y porque no siempre son justos. La denuncia de Lydia Bosch contra su ex marido, Alberto Martín, por presuntos abusos del arquitecto hacia la hija mayor de su ex mujer, ha sido desestimada por el magistrado que tramitaba este penoso asunto.

El rechazo del juez se basa en que el relato de la menor no es demasiado coherente. La chica, entonces una niña de doce o trece años, no recuerda con exactitud fechas ni circunstancias. Y eso al magistrado le parece que le resta credibilidad a los hechos.

El archivo de la denuncia no es definitivo, la ley deja la puerta abierta a recurrir a una instancia superior. Lydia va a hacerlo en el plazo más breve.

Una vez más, la víctima vuelve a ser esa adolescente que está a punto de cumplir la mayoría de edad, pero que en el momento de los presuntos abusos era una niña inocente y asustada por un padrastro, cuanto menos autoritario.

Hubo una vez un juez que desestimó la denuncia de violación de una joven. Su señoría vino a decir: “Si usted no hubiera llevado minifalda, no habrían abusado de usted. Esa indumentaria era una provocación…”

Lo dicho, los jueces no son infalibles. Y a veces, terriblemente injustos. 

> En la imagen: La actriz Lydia Bosch.
 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo