lunes, 05 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Mi Agenda Secreta

María Eugenia Yagüe

María Eugenia Yagüe

Periodista y comentarista social
viernes, 19 de junio de 2009, 14:23
¿Crisis de amor de Felipe González y su novia?

 

Un ex presidente solo

(18.06.09) ¿Se les acabó el amor o se acabaron las exhibiciones públicas? Felipe González se ha ido de fiesta, solo, sin su novia Mar García Vaquero. Las especulaciones están servidas.

El ‘summer party’ de Palomita Segrelles, una familia siempre experta en mezclar personajes de todas las condiciones políticas y sociales, contó este año con invitados singulares. Como el ex ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo, un cadáver político que sólo los Segrelles son capaces de resucitar, aunque sólo sea por una noche. O el juez Baltasar Garzón y el multimillonario mejicano Carlos Slim.

Pero la sorpresa de la noche fue su amigo Felipe González, hombre de pocas fiestas. Aunque se entiende su presencia en casa de Paloma Segrelles, mano derecha de su madre en el Club Siglo XXI, foro político por el que han desfilado todos los partidos.

Lo que llamó la atención es que en esta fiesta privada, reducida y amistosa, González no se llevara a su flamante novia, Mar García Vaquero.

Se rumorea que, después de la exhibición navideña de la pareja en Punta Cana, con escoltas pagados por el contribuyente español, el lujoso apartamento de la calle Velázquez, donde han establecido su nido de amor y la imagen un tanto frívola que trasmiten el ex presiente y la antigua novia del magnate Luis García Cereceda, había consigna de austeridad informativa y una vida pública de perfil bajo.

Sin embargo, la escueta explicación de la anfitriona, produce todavía más incógnitas: “El único que estaba invitado a esta fiesta era Felipe González”.

¿La ‘sociedad’ de Madrid rechaza a la empleada de la Caixa?, ¿la respetable sombra de la eurodiputada Carmen Romero pesa todavía mucho en los ambientes lúdicos de la política?

> En la imagen: El ex presidente del Gobierno, Felipe González.

 

La baronesa recupera la memoria histórica

Carmen Cervera acaba de recordar, después de 20 años, el nombre del padre de su hijo Borja. Hasta ahora, la viuda del barón Thyssen ocultaba la identidad del aquel amor que la hizo madre, aunque se barajaban toda clase de candidatos y profesiones.

La baronesa visitó estos días el Museo de Cera de Madrid y posó junto a la efigie del presiente Obama, justo en plena publicación de sus memorias en la revista ‘Hola’. El nuevo capítulo desvela el único dato novedoso de la apasionante y agitada vida de la antigua Miss España. Manolo Segura es el padre de Borjita y un día la baronesa le confesó a su hijo: “Tienes dos papás”, en presencia del marido que le dio el apellido, Heinrich Thyssen, y del padre biológico, Manuel Segura.

Qué suerte para un niño tener dos padres buenos y cariñosos. Uno, el rico millonario que ha pagado estudios, aviones privados, confort y una fabulosa herencia. El otro, que abandonó a la novia embarazada pero hoy es quien pone paz y concordia en las trifulcas entre madre, hijo y nuera.

Lo que no cuenta Tita Cervera, pero sí recuerda nuestra memoria histórica, es el día que públicamente juró que Borja era hijo del barón, al que según ella conocía mucho antes de la fecha oficial de su primer encuentro. También ha ‘olvidado’ aquella impactante foto en la que posó desnuda y embarazada, para una revista de tercera, un montaje organizado entre Tita y su amiga Paula Pattier, compañeras de fatigas y escasas de fondos en aquellos tiempos.

Seguramente, Carmen tampoco contará en los próximos capítulos que una alta dama (de baja cuna), de la sociedad de Madrid, no quiso ser la madrina de su hijo, ”porque era madre soltera y eso Tita, lo siento, no está bien visto en Puerta de Hierro…”.

La memoria histórica está muy bien. Sobre todo cuando es selectiva.

> En la imagen: La baronesa Thyssen con Barack Obama en el Museo de Cera de Madrid.

 

El apocalipsis de Pitita Ridruejo

El mundo se acaba si los hombres siguen maltratando la naturaleza y los recursos vitales. Esta vez no lo dice Al Gore, sino Pitita Ridruejo, una dama de la alta sociedad internacional, hija de banquero, multimillonaria, exquisita y devota de la Virgen María.

El último libro de Esperanza Ridruejo de Stilianopoulos, anunciando no sólo este suicidio de la Humanidad, la posible guerra nuclear y, como siempre, su devoción por María, convocó en el Casino Militar de Madrid a los más variados asistentes.

A nadie le podía extrañar encontrarse con militares de alta graduación -estaban en su casa-, a señoras del barrio de Salamanca, que consideran a Ruiz Gallardón de extrema izquierda, y a curas con alzacuellos y sotana hasta los pies. Pero tropezarse con Alaska y su marido, Mario Vaquerizo, entre tanto aroma de sacristía y expertas en bridge, resultaba algo así como una alucinación.

La explicación la dio la propia cantante: “Pitita es transgresora, divina, especial. Es una de mis musas. La adoro”.

Y a un alto cargo del Episcopado que estaba cerca se le pusieron los pelos de punta.

> En la imagen: Pitita Ridruejo firma su último libro con Beatrice de Orlerans, Alaska y su marido, Mario Vaquerizo.

 

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
Dice ser rafa
martes, 07 de julio de 2009, 16:57
conozco a Pitita desde hace muchos años y es encantadora....

Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Le parece una buena medida la subida de impuestos a alcohol, tabaco y bebidas azucaradas?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo