martes, 17 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Mi Agenda Secreta

María Eugenia Yagüe

María Eugenia Yagüe

Periodista y comentarista social
jueves, 11 de junio de 2009, 19:14
Novias, deporte y honor

 

España, una palabra molesta

(11.06.09) Estos días se celebra en Barcelona la Pasarela Gaudí Novias por la que desfilan los grandes diseñadores y las top models más cotizadas. Entre los invitados había gente famosa y mucho glamour. Durante el fin de semana, el Salón Internacional Novia España se llenará de compradores de todo el mundo.

Se calculan unos 13.000 visitantes, un 60% de extranjeros. Todo un éxito en tiempos de crisis. Y es que España es la segunda potencia mundial en el sector de novias, después de China, con la que nadie se puede comparar ni competir, dado sus 1.300 millones de habitantes. Allí todo es gigantesco, inmenso, singular.

El negocio de la moda nupcial, incluidos los gastos en banquetes, viajes de novios, trajes de fiesta para las bodas y complementos, mueve 5.000 millones de euros al año. Una cifra impresionante y esperanzadora. La Barcelona Bridal Week, que es el nombre internacional de esta feria, reúne al 98% del sector nacional. Barcelona gana por goleada a su competidora madrileña, Puerta de Europa.

Todos estos datos y cifras tan elocuentes como abrumadores, que llenan de orgullo a los empresarios de todo el país, tienen enfrente un enemigo, un elemento absurdo, provinciano, peligroso y hasta vergonzante. Hay sectores del nacionalismo catalán que no quieren que la feria lleve el nombre de España, rechazan que se llame Novia España. Y parece que empiezan a moverse para conseguir que España desaparezca de un acontecimiento económico, social y cultural, en el que participan creadores como Victorio y Luchino, que son sevillanos. Patricia Avendaño, gallega. Jesús del Pozo, madrileño. Fuentecapala, empresa de Madrid. Pepe Botella, Alicante... entre más creadores de diferentes regiones españolas, incluida Cataluña.

¿Conseguirán espantar de Barcelona a estos diseñadores ‘españoles’ y hundir al único sector floreciente que funciona hoy en la moda nacional. Sí, decimos bien, nacional de la nación española.

> En la imagen: Modelos vestidas de novia en la Pasarela Gaudí Novias.

 

José Campos, otro fichaje de Florentino Pérez

Nunca ha querido ser -únicamente- el tercer marido de Carmen Martínez Bordiú, pero José Campos reconoce que estar casado con la nieta de Franco le ha abierto muchas puertas. Algún mérito propio tiene este chico de Cantabria cuando acaba de ser nombrado Director de Marketing, Comunicación y Relaciones Exteriores de la empresa Best, dedicada a representar deportistas y jugadores del fútbol nacional e internacional y a la mediación deportiva.

Es un trabajo que tuvo en su momento con otra firma, Iñaki Urdangarín, duque de Palma, y ante las sospechas de favoritismo, incompatibilidad y otras suspicacias que afectaban a la imagen de la Monarquía, tuvo que renunciar, dado el escándalo que se organizaba.

José Campos tiene libertad para aceptar ese cargo, para el que está perfectamente dotado, ya que es un deportista nato. Además de próspero hombre de negocios de hostelería (propios), ha sido atleta nacional. Tiene un club de pádel en Santander y llevó hasta el año pasado las relaciones públicas del Rácing en la mejor etapa del club, aunque dejó su puesto, según dicen, por la envidia que despertaba en el presiente del equipo, la notoriedad de José, un señor sencillo y noblote, que cae bien a la gente.

Cuentan que Campos ha tenido una oferta del Real Madrid de Florentino para colaborar en su imagen y relaciones externas. Pero para él, lo más importante es que su mujer le apoya en su nuevo proyecto. Carmen Martínez Bordiú quiere que José Campos sea mucho más que un marido decorativo de esos que viven del cuento. Nunca lo ha sido, pero conviene no parecerlo.

> En la imagen: Carmen Martínez Bordiú y José Campos.

 

El ‘nietísimo’ ante sus presuntos comentarios racistas

Hace muchos años que Francis Franco Martínez Bordiú tuvo una propuesta millonaria en aquella máquina de la verdad con la que Julián Lago hizo historia en la televisión reciente. Después, el nieto mayor de Franco, al que le cambiaron su apellido para que el general tuviera un varón que llevara su nombre, desapareció de los focos y las cámaras y nunca volvió a hablar.

Hasta que el pasado viernes apareció por sorpresa en DEC de Antena 3 para defender su honor. “Y para poder seguir yendo a Argentina sin que me partan la cara”, confirmaba a La Voz Libre.

Y es que Francis, con el que la prensa fue muy crítica después de la muerte de su abuelo, volvió a las páginas de sucesos la semana pasada por haber intentado supuestamente subir a un AVE, cuando ya se había cerrado el control de billetes y por haber golpeado presuntamente a la empleada de RENFE que intentaba impedírselo. Según la prensa, Francis también insultó a la trabajadora sudamericana con comentarios racistas. “¿Cómo voy a llamar argentina de mierda a una señora que no lleva ningún letrero en el pecho que indique sus orígenes?”, nos comentaba Francis.

“Por eso decidí hablar y por eso te lo cuento. Para que quede claro que no soy xenófobo, ni racista y que quiero mucho a un país con el que tengo excelentes relaciones y amigos. A mi familia nos han crucificado por ser quienes somos, pero lo llevamos con paciencia. Mi abuelo siempre quiso que fuéramos normales y anónimos, aunque está claro que no lo hemos conseguido”.

Francis vuelve ahora a su silencio y a ese anonimato que siempre será imposible.

> En la imagen: Francis Franco Martínez Bordiú.
 

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo