miércoles, 25 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Mi Agenda Secreta

María Eugenia Yagüe

María Eugenia Yagüe

Periodista y comentarista social
lunes, 08 de junio de 2009, 18:46
Millones, regresos y compromisos

 

Julio Iglesias reclama 100 millones de dólares

Hasta ahora Julio Iglesias vivía para triunfar y amar a mujeres hermosas. Parece que el orden de sus prioridades se ha invertido. El artista ya no es aquel hombre que cantaba “me olvidé de vivir", por haber descuidado a Isabel Preysler y a sus hijos, para alcanzar la gloria.

(08.06.09) Nuestro artista más universal está obsesionado en este momento con el pleito que le enfrenta a su antigua casa de discos Sony-CBS, a la que reclama 100 millones de dólares, según interpreta Julio en el último contrato que firmó con esta multinacional. El cantante quiere el mejor bufete de Estados Unidos para ganar esta demanda y la discográfica busca la paz ofreciéndole la grabación de un nuevo disco. Julio ha rechazado la oferta, a pesar de que en este momento no tiene ataduras con ninguna firma.

Y es que su prioridad ya no está en vender discos o triunfar de cara al público, algo que sigue sucediendo como acaba de comprobar en su gira por América Latina.

Este verano en España sólo cantará en la Costa Brava y ya tiene toda la taquilla vendida, a diferencia del año pasado en el Auditorio de Palma de Mallorca. El precio de las localidades era tan alto, que apenas se vendieron 50 entradas. Un error garrafal que Julio achacó al organizador de la gira.

Julio está obsesionado con los 100 millones de dólares que supuestamente le debe Sony-CBS. Está resentido con su país, según nos contaba hace pocas semanas en Barcelona su amigo, vecino y socio, Óscar de la Renta, porque en España todavía no le han dado la Medalla del Trabajo que lucen otros con menos méritos. Y está enfadado también porque ha intentado que parte de su finca de Ojén, en Málaga, se convierta en terreno edificable para construir una urbanización de lujo que vendería a precio de oro.

Pero no consiguió la recalificación del terreno cuando gobernaba su amigo José María Aznar. Ni se la concedió su otro amigo Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía. El año pasado Julio invitó a cenar en Ojén al político socialista. En vano. Julio tiene salud, dinero y amor. Pero no le basta.

> En la imagen: El cantante Julio Iglesias.

 

El regreso de Julián Lago a España

Casi un mes después, Julián Lago permanece en el hospital de Paraguay a la espera de que sus hijos se decidan si quieren traerlo o no de vuelta a España. Y ahora parece que sí, después de dejar atrás el alboroto mediático.

Los tres hijos de Julián Lago quieren que su padre vuelva a España como sea. O casi. Los dos mayores, Víctor y Ana, rechazaron en su día el avión de El Pocero, por el alboroto mediático que se organizó al conocer el ofrecimiento del polémico constructor de la ciudad-fantasma de Seseña. Ahora están de acuerdo, junto a su hermano menor, Pablo, en que el periodista tiene que volver a España, a vivir o a morir. Y se han dirigido al constructor para aceptar su generosa oferta.

El Pocero ha exigido la unanimidad familiar para evitar responsabilidades en un viaje lleno de riesgos que pueden costarle la vida.

Lago sigue en coma en un hospital de Asunción desde el atropello que sufrió el pasado 15 de mayo. Los dos lóbulos del cerebro siguen prácticamente infartados aunque manifiesta pequeños signos de actividad y estímulos cuando le piden que mueva una mano o una pierna.

Sin embargo, sus riñones fallan y los médicos deben practicarle diálisis dos veces por semana. Estos días, los médicos paraguayos que le atienden decidirán si está en condiciones de emprender el regreso la próxima semana. Detrás deja muchas incógnitas por resolver. Como la situación de la joven paraguaya Yolanda, la única mujer que, según contaba Lago el pasado febrero, le había hecho feliz en su vida; y los cuantiosos gastos hospitalarios que aumentan cada día, sin que ningún seguro quiera hacerse cargo de ellos.

> En la imagen: El periodista, Julián Lago.

 

 

Boda en Mónaco para mantener el paraíso fiscal

Como la serpiente del Lago Ness, que vuelve cada verano al sombrío lago escocés donde creen vislumbrar su temible silueta, los rumores de anuncio oficial de boda en el Principado de Mónaco circulan estos días por los salones franceses. El Príncipe Alberto podría anunciar este verano su compromiso con la nadadora surafricana Charlene Wittstock…

No se trata solamente de un tema de prensa rosa. Montecarlo es independiente de Francia, siempre que haya un heredero consolidado, que por ahora podría ser el hijo mayor de Carolina de Hannover. De no ser así, y persistir la soltería de Alberto y de su sobrino Andrea Casiraghi, Mónaco se integraría en Francia, como una provincia más. Pero lo que se comenta estos días de Elecciones Europeas en París es que el Principado no consigue salir de la lista negra de los llamados paraísos fiscales.

Una boda principesca y mayor fuerza política para que Alberto cumpla una de las promesas que asumió al ocupar el trono de su padre, que fue erradicar las mafias económicas y una mayor transparencia bancaria. Sería un buen comienzo para la nueva imagen de este pequeño país, que no quiere ser un reino de opereta.

> En la imagen: Alberto de Mónaco y la nadadora, Charlene Wittstock.
 

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo