viernes, 20 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Sociedad

Rosa Villacastín

Rosa Villacastín

Periodista y comentarista social
viernes, 24 de abril de 2009, 12:05
Málaga rinde homenaje a Miguel Molina

Mucho se ha escrito sobre la historia de la copla, apenas nada sobre sus verdaderos orígenes populares -ligados a la República-, su apropiación indebida por parte del franquismo, que la sumió en la larga noche del olvido, pese a que contaba entre sus filas con grandes cantantes como Concha Piquer, Estrellita Castro y Miguel Molina. Una figura esta última muy controvertida y maltratada por su homosexualidad y por su ideología izquierdista, amigo de Federico García Lorca, y de tantos otros intelectuales como tuvieron que huir de España por miedo a las represalias, a la incomprensión de quienes despreciaban la diferencia, bien fuera lingüística, ideológica o sexual.

Un olvido imperdonable que se está intentado subsanar, acercando la figura y la obra de Miguel Molina a quienes no tuvieron la suerte de conocerle, de escuchar sus canciones, de admirarle y de demostrárselo (me contaba su sobrino lo triste que murió al saberse olvidado por los suyos). De ahí el interés de los malagueños por conocer a uno de sus hijos predilectos, muerto en Argentina pero muy vivo en el recuerdo de quienes, como el escritor Manuel Francisco Reina, han querido homenajear al cantante español como mejor saben hacerlo: realizando un documental sobre la copla, que fue presentado el martes pasado en el Festival de Málaga, que ha dirigido Emilio R. Borrachina, coproducido por Francisco Quintero, de Ircanía para Canal Sur, y que tuvo una muy buena acogida tanto por parte de la crítica como del público.

Con un Teatro Cervantes lleno hasta la bandera, el broche final lo pusieron las cantantes Aurora Guirado y Clara Montes -muy implicada en el proyecto-, quienes interpretaron algunas de las canciones más conocidas de Miguel Molina: "La niña de puerta oscura", "El día que nací yo", "Pena, penita, pena", "Ojos verdes", que el público escuchó en absoluto silencio, algunos con lágrimas en sus ojos, otros con mucho, mucho interés, porque el documental ha dejado de lado la parte más frívola, para centrarse en las raíces y derivas de un género que querámoslo o no forma parte de nuestra memoria histórica.

Que el documental se haya presentado en el Festival de Málaga dice mucho a favor de sus organizadores, que este año, han echado toda la carne en el asador para evitar que la crisis no hicieran mella en el ánimo de tantos y tan buenos actores, guionistas, productores, directores, como han pasado esta semana por Málaga. Incluido Antonio Banderas, que una vez más dejó huella entre sus paisanos, por su humildad y por generosidad y simpatía.

Es la primera vez que el actor malagueño participa personalmente en el Festival de Málaga, y lo ha hecho como mejor sabe. Defendiendo a la profesión, señalando las dificultades que tienen que sortear para conseguir que salgan adelante sus proyectos y proponiendo nuevas ideas para evitar que se siga subvencionando al cine. Propuestas que habrá que tener en cuenta, por su sensatez y porque vienen de alguien que conoce bien ese mundo.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo