domingo, 25 junio 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
lunes, 27 de marzo de 2017, 09:21
Terror y terrorismo

El terrorismo no es solo una acción criminal y destructiva. Es una conducta mucho más grave, ya que pretende, matando a unos pocos, intimidar y condicionar a muchos. Ese es el gran problema sociológico, político e incluso estratégico de lo que se ha dado en llamar terrorismo.

El terrorismo yihadista es un tipo especial, diferenciado y peculiar de acción criminal producida por individuos en principio adoctrinados de tal manera que están dispuestos a entregar su vida de forma absolutamente premeditada y asumida por la causa, causa cuyas raíces más importantes son religiosas, aunque éstas no sean las únicas.

Puestas asi las cosas, pretender razonar o dialogar con terroristas es siempre extremadamente complejo, pero hacerlo con fanáticos islamistas cuyo cerebro está invadido de ideas delirantes de perjuicio y de venganza, es una quimera. Estamos ante personas que siguen otras reglas muy diferentes a las que hemos aceptado la llamada sociedad occidental. Y esas reglas absolutamente diferentes van desde lo religioso al resto de lo que podemos llamar forma de vida.

La semana pasada, un nuevo “lobo solitario” se ha “inmolado” en Londres llevándose consigo a 4 víctimas que pasaban por ahí, cualquiera hubiera servido para su macabro propósito. Para los suyos habrá ido directamente al cielo. Para el resto de los mortales se ha convertido en otro carnicero más, sembrando el terror y la barbarie.

Estamos en guerra, eso al menos es lo que han proclamado los soldados de Alá con claridad meridiana y contundencia escénica. ¡Guerra Santa! dicen, pero nosotros no nos hemos dado cuenta, o si lo hemos hecho, no estamos adoptando medidas recíprocas. Posiblemente cuando queramos ponernos a la faena, sea ya tarde.

Es muy difícil dialogar y razonar con los que no quieren, y yo creo que además no pueden, al estar inmersos en una realidad enajenada y presos de un adoctrinamiento que empieza en las familias durante la infancia y culmina cuando pasan a engrosar la lista de nuevos “mártires”.

Como lo define magistralmente Pérez Reverte: “Trabajan con su dios en una mano y el terror en la otra, para su propia clientela. Para un Islam que podría ser pacífico y liberal, que a menudo lo desea, pero que nunca puede lograrlo del todo, atrapado en sus propias contradicciones socio-teológicas”.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo