jueves, 25 mayo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Comunicación

Felicísimo Valbuena

Felicísimo Valbuena

Consultor y Periodista
miércoles, 15 de marzo de 2017, 08:34
Las víctimas del 11-M ya tienen un gran poeta: Juan Carlos Torres-Ochoa

El pasado viernes, día 10 de Marzo, asistí a un acto muy importante: un homenaje a las víctimas del 11-M en un local del Centro de Arte Moderno, una librería de la calle Galileo 52.
Al día siguiente, hubo diversos actos de los políticos para conmemorar el decimotercer aniversario del atentado terrorista que segó la vida a 192 personas y dejó 2.000 cuerpos heridos para siempre.

Me alegró mucho vivir el acto de la Calle Galileo. Se distinguió claramente de todos los demás, porque ni políticos ni los responsables de diversas ONGs han alcanzado la altura del homenaje de los bajos de una librería repletos de un público con pasión intelectual, no sólo con emociones. Voy a explicar por qué.

Juan Carlos Torres Ochoa, un jienense que nació en Sabiote, en 1967, ofrece un aspecto renacentista. Se mueve entre la música, el teatro y la poesía. Y en estos tres campos ha logrado destacar. Por mi parte, añado que también sabe filosofía y política.

Su “Marzo Súbito. Poemas del 11-M” tiene como características: Pocas palabas, llenas de fuerza, que apelan a todos los sentidos y que hablan volúmenes.

LAS EMOCIONES NO BASTAN. HACEN FALTA LOS CONCEPTOS, LAS IDEAS

Ahora están de moda las emociones. Sólo hay que ver los informativos de televisión o leer las entrevistas de los periódicos. Un ejemplo: Cuando salen de ver al Rey, los políticos declaran que le han visto “preocupado”, “esperanzado”, etc., pero no dicen de qué planes y programas han hablado. ¿Y qué es la política sin planes y programas?

En el poema IV, el autor hace constar las nacionalidades y localidades de las víctimas de los atentados. Es como si lanzase una piedra en un lago y viera extenderse las ondas hasta llegar a cada uno de los puntos cardinales. Un mensaje de hermandad entre españoles de distintas regiones y ciudadanos de muchos países.

El autor de los poemas del 11 M no se limita a las emociones. Habla también de conceptos, de ideas. Incluso, ofrece un plan para convertir a las víctimas en personas concretas. En el poema V, afirma: “El aire de la Península es una inmensa biblioteca. Y cada nombre pronunciado tiene su libro”. De esta manera indica cómo emprender una obra muy importante. En 2010, Rogelio Alonso, Florencio Domínguez y Marcos García publicaron “Vidas rotas”, una obra muy importante, pues ofrecieron una biografía breve sobre cada víctima. Es un trabajo que necesitamos hacer sobre cada asesinado/a del 11 M.

EL POETA QUE PLANTEA PREGUNTAS QUE TODAVÍA NO HAN TENIDO RESPUESTAS

Juan Carlos Torres Ochoa dedica un poema, que sitúa el 11 M de 2005 a los minutos de silencio.

Por qué minutos y silencios
y no años de coros tremolando.
Por qué solemnidad de cloroformo
si la fiebre está viviendo.
Por qué círculos de hojas muertas,
por qué minúsculas velas,
por qué no malezas y hogueras gigantes.
Estas repeticiones de “Por qué”s continúan en el poema siguiente, pero seguidos de “Quién”, que el autor expresa así:
¿Por qué
ciento noventa y dos
asesinatos?
¿Por qué
dos mil cuerpos
heridos para siempre?
¿Por qué
esa masacre a traición
sobre un pueblo al descubierto?
¿Por qué
ese espanto
y esa humillación
y esa impunidad
sobre vidas inocentes?
¿Por qué España?
¿Por qué Madrid?
¿Por qué aquel Marzo?
¿Quién
requería el crimen?
¿Quién
lo concibió y lo ordenó
y compró a los sicarios
que posaron en el fallido juicio?
¿Quién
se embolsaba la innombrable,
la sangrienta recompensa?
¿Quién
fue la exacta entraña
emisora de la muerte?

El autor sitúa este poema en 2034, con lo que abre el interrogante sobre la autoría de este atentado. Hay quien dirá que este poema se inscribe en la teoría de la conspiración sobre el atentado. A mi entender, no es así.

Gustavo Bueno considera que una de las notas del acto terrorista es “la firma”. Una organización terrorista declara que un atentado ha sido obra suya. En el atentado del 11 M, por más que algunos digan que los yihadistas habían amenazado a España por su intervención en la guerra de Irak, falta la firma.

Los atentados son repetitivos, aunque no respondiendo siempre a una regularidad, porque lo que los terroristas pretenden es que la parte aterrorizada se conforme, asimile y coopere con los fines que ellos tienen.

ESTOS POEMAS TIENEN UNA HISTORIA PERSONAL 

El homenaje al que asistí el otro día continúa la historia de una parte muy importante de quienes ahora conforman “Recortes Cero”. En mi columna anterior, destaqué cómo irradiaba cultura con la organización de múltiples actos. Un Centro cultural no es lo mismo que un Centro de pensamiento o, como dicen los norteamericanos, un “think-tank”, un tanque de pensamiento. Quienes editan 'De Vedad' y las revistas 'Foros21' y 'Chispas' conforman, junto con la Fundación Gustavo Bueno, los Centros de pensamiento más fértiles que conozco en España. Estos dos Centros siempre se han pronunciado sobre y contra el terrorismo. Sólo hay que repasar las dos revistas citadas más “El Basilisco” y “El Catoblepas” para ver el gran mérito de esos dos Centros.

Por eso, el librito de poemas de Torres Ochoa se inscribe en la tradición de lo que ahora conocemos por Recortes Cero. A mi entender, su posición ante y contra el terrorismo ha sido la más profunda y activa de toda la izquierda.

El sentido que tienen actos como el del otro día, que el autor va a repetir en otras partes de España, es proclamar que no nos resignamos a la estrategia terrorista y que, por tanto, vamos a seguir combatiendo a quienes nos quieren sorprender, derrotar y hacernos cómplices.

Animo a Juan Carlos Torres Ochoa a que continúe su carrera de compositor y, también, de poeta. Y por supuesto, que siga impulsando las carreras de los estudiantes que asisten a sus clases de Armonía y Fundamentos de Composición. Actualmente, es profesor titular en el Conservatorio Profesional de Música “Federico Moreno Torroba”, de Madrid.

Y también, que vaya ampliando su horizonte de inquietudes, ahora que es joven. Los directores de cine español no han logrado buenas películas sobre el terrorismo de eta. La última miniserie de televisión ha sido una pena, una auténtica pena. Algún día saldrá a la luz qué directores se negaron a dirigir películas sobre el terrorismo de eta cuando se lo pidieron. Los italianos sí han logrado excelentes películas sobre la mafia. Pues ya saben Juan Carlos y quienes lean esta columna. Les deseo que se entusiasmen para escribir buenos guiones sobre el terrorismo. El pueblo español lo está deseando. Sólo hay que comprobar cómo Fernando Aramburu lleva semanas en el número 1 de ventas con su novela 'Patria'.

> En la imagen, la portada del libro 'Marzo Súbito', de Juan Carlos Torres Ochoa.

 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo