domingo, 22 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
martes, 18 de septiembre de 2012, 11:37
Esperanza Aguirre, furibundamente liberal

Querida Esperanza Aguirre Gil de Biedma,

A servidor, como a todo el mundo, también le ha sorprendido tu repentino adiós. Pero no puedes imaginarte la alegría que me invade al saber que ya no estarás enfrente combatiendo. En verdad, estamos tan poco acostumbrados a que un político se retire cuando está en la cúspide, que cuando alguien lo hace la conmoción es razonablemente normal. Rara avis dentro de la casta política española, que aspira en no pocos casos a pastar en el presupuesto público.

Déjame decirte, Esperanza, que has sido decididamente valiente al encarar asuntos muy peliagudos y sin complejos a la hora de defender tus ideas. Esto, muchas veces me ha dejado sin capacidad de reacción, sin recursos y sin aliento. En verdad, te confieso que, durante años, hice todo lo que pude para impedir que fueras la líder nacional. Ya di las órdenes pertinentes a Ferraz y a Génova para hacer lo imposible por impedirlo. Pero tú, en vez de bajar la cabeza ante el mantra archiconocido de la hegemonía y la supremacía moral del socialismo, has reclamado que, por mucho que lo demonicen, es el liberalismo el que crea prosperidad. Y también en el ámbito cultural. No en vano, Madrid se ha convertido en paradigma de la libertad de creación sin que los sistemas públicos intervengan hasta llegar a la asfixia. No te resignabas a ello, como para mi pesar, dijiste sabiamente en un fantástico discurso. Ya estaba bien de mendigar perdón por pertenecer al credo liberal. El único camino que había para ello era dar la batalla de las ideas y presentar pequeños logros, esos que todos juntos, crean la mejor carta de presentación de un ideario.

Como bien decías, para ti el liberalismo significaba que los ciudadanos sin recursos primero llegasen a la dignidad y luego a la prosperidad. Justo lo contrario que el socialismo, que sólo aspira a la igualdad. Liberalismo clásico, querida Esperanza, como por ejemplo que todos alumnos de Madrid aprendan en colegios bilingües, incluso aquellos que, económicamente, no se lo pueden permitir. Puro liberalismo. Hoy Madrid, esa comunidad ultra intervenida por el socialismo de los 80, supera ya en casi todos los indicadores económicos a Cataluña, la antiguamente región más rica. Y la tasa de paro en la Comunidad de Madrid está seis puntos por debajo de la media nacional. Ese es tu legado, querida Esperanza.

Y por eso, porque creías firmemente en tus principios, nunca aceptaste el paradigma socialista, ese ideario que habla de justicia social y que, al final, es una máquina de generar pobreza y paniaguados. Ya lo decía Hayek, el socialismo es el camino a la servidumbre. Por eso, a buen seguro, hoy algunos sindicalistas estarán brindando por tu marcha. En cierto modo, has sido de las pocas dirigentes políticas que osaste a plantarles cara en lo ideológico y en lo económico. Hoy se alegrarán todos aquellos que creen en los paraísos terrenales, como la Cuba de los Castro, de la que tú fuiste una de sus máximos azotes y de las pocas que apoyó a los disidentes cubanos en España. Y hoy, seguramente brindarán todos aquellos que jamás entendieron tu genuino liberalismo que bebía de las mismas fuentes de las Cortes de Cádiz de 1812 y que era inherente al patriotismo, ese al que Charles de Gaulle definía como amor a su país, asunto bien opuesto al nacionalismo, al que combatías sin miramientos.

Sólo hay que ver cómo hoy se alegran los antiliberales de izquierdas y derechas, que por mucho que no se lo crean, se asemejan mucho más de lo que ellos se imaginan. Y si no, recuerda la campaña que te dedicó cierto periódico de Madrid vinculado a la izquierda. El mismo que te acusó de espionaje y de montar una gestapillo para espiar a Manuel Cobo, otrora vicealcalde de Madrid. Caso que, como bien sabes, se archivó por falta de pruebas. Ni por esas pudieron derrotarte, querida Esperanza. Esos cobardes que intentan ganarte en la calle o en los despachos han sido incapaces de ganar donde hay que ganar, en las urnas. Y mira que mis instrucciones eran claras al respecto. Acabar contigo, por derribo.

Lo he intentado, Esperanza, pero no lo he conseguido. He intentado tentarte para que cedieras ante mis fieles servidores, esos que por activa y por pasiva han jugado a destruirte. Pero he fracasado. Y ya lo decía Kennedy, el éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano. Estoy convencido de que la política en general y los españoles en particular te echarán mucho de menos. Por fortuna para mí, se va un bastión de la libertad. El camino está más despejado.

Siempre tuyo,

Belcebú.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 4 comentarios
Dice ser Antónimo
martes, 23 de octubre de 2012, 10:32
Que pena me da que haya personas que sean más papistas que el Papa, me refiero claro esta a Javier Montilla, si tienes que verte reflejado en los demás para saber quien eres mal te veo. Yo puedo ver y aprobar ciertas ideas políticas de algunas personas y sus actuaciones, pero por Dios, convertirte en un clon eso es denigrante. Si cada uno apoyaramos nuestros valores individuales sin buscar en el espejo a otros, otro gallo nos cantaría.

Dice ser Pacman
martes, 18 de septiembre de 2012, 16:25
... A los anónimos: ojalá os independizáseis, de verdad. Es agotador pedir que os quedéis, en el resto de España estamos cansados de ser masocas de vuestro desprecio. Más allá de esto, ¿asfixia? mirando las cifras, simplemente, la Comunidad de Madrid aporta más que Catalunya al resto de España, y sin embargo recibe muchísimo menos.

Dice ser Anónimo
martes, 18 de septiembre de 2012, 13:30
Durante 30 años se han ido sacando recursos de Catalunya y además
la mayoria de las grandes empresas de España tienen la sede en
Madrid y tributan en esta comunidad. En cambio a Catalunya se la ´
está asfixiando. Esto de que todos somos iguales es un cuento chino
"unos cardan la lana y otros se llevan la lana"

Dice ser Anónimo
martes, 18 de septiembre de 2012, 13:21
Con la señora Aguirre solo estoy de acuerdo con lo que dijo, de que la dirección de Endesa no podía ir a Catalunya por que no es España.
El subconsciente la traicionó. Y lo de antes Alemanes que catalanes.
Luego se quejan de que seamos independentistas.

Página 1 de 1
Encontrados 4 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo