jueves, 08 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Economía

Carmen Tomás

Carmen Tomás

Periodista y comentarista política y económica
lunes, 03 de agosto de 2009, 20:56
Al compás de las cuentas

La bolsa se ha movido esta semana al compás de los resultados empresariales. En general, se ha visto que la crisis ha pasado factura, ya que los beneficios de las cotizadas cayeron un 35 por ciento en el primer semestre del año. Las miradas de los inversores se dirigieron también como es natural a los datos macroeconómicos. En todo caso, el IBEX no conquistó el viernes los 10.900 a pesar de haberlos tocado en algunos momentos de la sesión. En la semana, el selectivo español avanzó un 4 por ciento y acumula en lo que va de año prácticamente un 11 por ciento de revalorización.

En general, la valoración sobre los resultados empresariales no ha sido negativa, ya que han sido considerados mejores de lo esperado. Muchos son ya también los que empiezan a valorar que las caídas de los distintos datos macroeconómicos son algo menos dramáticos. Siguen siendo malos, especialmente el del desempleo. El viernes, Eurostat volvía a ofrecer para España los peores datos de paro de la Unión Europea en junio, un 18,1 por ciento, un 36,5 por ciento para jóvenes y un 18,6 por ciento en mujeres. Hay que decir que, por ejemplo, Francia tiene un 9,4 por ciento, mientras que la media de la UE es del 9,4 y de la UE a 27 del 8,9. Supimos además que el PIB en el segundo trimestre habría caído en tasa interanual un 4 por ciento y del 0,9 en tasa intertrimestral y que el índice del comercio minorista de junio descendió en tasa interanual un 5,9 por ciento.

Algunos empiezan a ver la botella medio llena, pero la realidad dista bastante de ser así, desgraciadamente. Un país que contabiliza cerca de 4,5 millones de parados no puede estar satisfecho ni un minuto, a pesar de que algunas de las cifras macroeconómicas caigan algo menos, básicamente porque no se puede caer a los mismos ritmos devastadores meses y meses. Haría muy mal el gobierno en caer en la autocomplacencia y dar por buenas sus medidas coyunturales de gasto. Podrá tomar más, pero seguirán sin producir el efecto deseado en el corazón de la actividad y de la creación de empleo.

En el punto en el que nos encontramos no es sólo mezquino, rancio y sin sentido culpabilizar a los empresarios. Como hasta hace poco lo era demonizar a los que pudiendo consumir no lo hacían o tachar de antipatriotas a los que reclamaban asumir la crisis y atacarla. Lo ha dicho The Economist en su último número el gobierno debe decir ya la verdad a los españoles y abordar como mínimo dos reformas ineludibles, la del sistema educativo y la del mercado laboral.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Está de acuerdo con cerrar al tráfico el centro de las grandes ciudades en Navidades?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo