lunes, 05 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
miércoles, 22 de julio de 2009, 15:06
Bilingüismo en el confesionario

El notorio notario Puig Salellas es, en gran parte, el teorizador de la distribución de los derechos lingüísticos en la Cataluña actual. Según él, la cooficialidad del catalán y el castellano no es igualitaria y simétrica. Y lo argumenta basándose en el Estatuto, que sólo reconoce el título de lengua propia para el catalán. Eso comporta que el catalán ha de ser la única lengua pública, pero se garantiza el pleno derecho al uso privado del castellano. Sin tanta teoría, el general Álvarez Arenas decía una cosa parecida, en un bando al día siguiente de la entrada de las tropas 'nacionales' en Barcelona: “Estad seguros, catalanes, de que vuestro lenguaje en el uso privado y familiar no será perseguido”.

Por consiguiente, los castellanohablantes tenemos derecho a dirigirnos en castellano a la Administración, aunque ésta no tiene la obligación de atendernos en castellano. En la práctica, eso quiere decir que tú puedes preguntar en castellano y la Administración te mandará a hacer puñetas en catalán. ¿No comprenden que, si la Administración no es neutral, ese derecho es papel mojado? ¿Que si hago uso del castellano en 'territorio hostil', lo más probable es que me manden a un inspector fiscal? O sea, esto es una parroquia en la que todas las misas se dicen en catalán. El castellano sólo se podrá utilizar en las confesiones. Y se garantiza, al menos en teoría, que las confesiones en castellano no tendrán necesariamente una penitencia mayor.

Si eso es la igualdad lingüística, la igualdad que proclama el Estatuto de Cataluña, que venga Dios y lo vea.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 9 comentarios
Dice ser Gibraltar
lunes, 27 de julio de 2009, 14:34
Gibraltar en manos de la pérfida albión, mientras los franceses equivocan expresamente el glorioso himno patrio con el de la insignificante Dinamarca, y mientras tanto los rebeldes catalanes se obstinan en continuar hablando su lenguaje contrario a la lengua de Dios: el español. Oh tempora! oh mores! menos mal que nuestros amigos no-nacionalistas vengarán todas estas ofensas a la patria. Habrán nuevos perejiles por doquier... con viente de poniente de 40 nudos..

Dice ser jaumet
sábado, 25 de julio de 2009, 16:46
Dice Roberto que "La catalanofobia ya está presente en muchos ciudadanos de Catalunya". Por tanto, en Cataluña hay muchos ciudadanos que odian a sus vecinos y el lugar en el que viven.

Detrás de esta frasecita tan inocente, tan inocua de tanto como la hemos escuchado, se esconde la semilla de la discriminación. Presenta una Cataluña infectada de "botiflers" y "quintacolumnistas" o "enemigos del pueblo" contra los que ¡algo que habrá que hacer! ¿Reeducarlos? ¿Negarles los derechos civiles? ¿Expulsarlos? ¿Tolerarlos? Desde el tiro en la nuca de Terra Lliure a la conllevacia resignada del PSC hay un amplio abanico de respuestas.

Lo que está claro es que si se establecen dos categorías de catalanes (los buenos y los malos) o se distingue entre catalanes y no catalanes es por algo: establecer diferencias. O, lo que traducido a efectos prácticos, establecer que unos tienen más derechos que otros. Por ejemplo, unos tienen más derecho a decir qué es bueno o malo para Cataluña, para decir qué es o no catalán, etc.

Ante actitudes como esta, permanezcamos ojo avizor. En España hemos tenido demasiados años de buenos y de malos españoles.

Dice ser José Miguel
sábado, 25 de julio de 2009, 10:51
El rollo de la catalanofobia está por completo dentro del talante mafioso del "o conmigo o contra mí"

Dice ser José Miguel
sábado, 25 de julio de 2009, 10:29
El rollo de la catalanofobia es negar a los que no somos catalanistas la posibilidad de discrepar y debatir sobre aquellas cosas en las que no estamos de acuerdo. Es la forma de abortar los debates que no interesan al catalanismo a base de infantilizarlos con cuestiones de patio de colegio. Cuando en un tema están satisfechos, hay que hablar del tema hasta la extenuación. Cuando ya han conseguido lo que buscaban, hay que abortar el debate. El cuento de la catalanofobia en el asunto de la financiación, el "no hay problema" en el asunto de la lengua, etc.
Además, salir con eso de la catalanofobia es como pretender que "los catalanes" son como una casta sagrada con la que hay que ir con mucho cuidado antes de rechistarles lo más mínimo, como si fueran los hechiceros de una sociedad tribal llamada "estado español".
Pues no, los catalanes y catalanistas son gente de la misma categoría que cualquier otro español, y ante el hecho que sí es cierto, de que hay sensibilidades diferentes, lo que hay que hacer es debatir con argumentos, y los catalanistas también, como cualquier hijo de vecino, y no esconder los diferentes asuntos bajo patrañas despectivas hacia los no catalanistas como eso de la catalanofobia

Dice ser roberto
viernes, 24 de julio de 2009, 20:14
El problema que subyace y que nadie tiene las agallas de reconocer en público es el siguiente:
La catalanofobia en el pueblo español existe desde hace siglos.
Esta catalanofobia se traduce en rechazo, ignorancia, ninguneo, descalificación, postergación, odio y sobre todo negación a todo lo catalán
Hasta hace poco el problema era algo anecdótico que los catalanes se habían acostumbrado a conllevar despues de siglos.
Pero ahora la cosa es mucho más grave. La catalanofobia ya está presente en muchos ciudadanos de Catalunya.
Si la mayoría de ciudadanos de Catalunya fueran catalanófobos la situación para los catalanes sería prácticamente de muerte civil en su propio territorio.
La manera de impedirlo es relativizando los vínculos y conexiones culturales de la ciudadanía catalana con la fuente originaria de la catalanofobia , es decir la España castellana.
El primer paso es la lengua. Pero no el único.

Dice ser roberto
viernes, 24 de julio de 2009, 20:13
Una manera de combtirlo es relativizando los vínculos y conexiones culturales de la ciudadanía catalana con la fuente originaria de la catalanofobia , es decir la España castellana.
El primer paso es la lengua. Pero no el único.

Dice ser pere pruna
jueves, 23 de julio de 2009, 23:50
Cuanta bondad por parte de la Generalitat, aquí un fiel sumiso ciudadano castellanoparlante le agradece que no me sancione por hablar castellano en privado (lo hablaré bajito).

Gracias tripartito i Ciu por perdonarme la vida.

Cuanta bondad

Dice ser José Miguel
jueves, 23 de julio de 2009, 22:15
Uno de los frentes de la administración autonómica para conseguir la asimilación de la población de lengua castellana de Cataluña es convertir la cooficialidad en papel mojado, cosa que pretenden conseguir con todo tipo de artimañas.

Dice ser hermeneuta
miércoles, 22 de julio de 2009, 17:39
Otra actividad donde los castellanohablantes podrán utilizar su lengua sin problemas es en el cunnilingus.

Página 1 de 1
Encontrados 9 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Le parece una buena medida la subida de impuestos a alcohol, tabaco y bebidas azucaradas?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo