jueves, 08 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Política

Esther Esteban

Esther Esteban

Periodista y comentarista política
miércoles, 10 de marzo de 2010, 17:51
Lorena y la cobardía

Lorena tiene 17 años, el cuerpo dolorido y su dignidad herida. Era una pasajera más de un tren de cercanías de Madrid a la que un grupo de jóvenes molieron a palos durante las cuatro estaciones que duró el trayecto. El tren estaba lleno de gente pero nadie la ayudó. A nadie pareció importarle que sus agresores, -cinco chicos y chicas adolescentes- la tiraran con saña del pelo, la dieran golpes y patadas, le arañaran la cara o la insultaran de todas las formas posibles. Todos fueron testigos mudos y silentes pensando ¡tal vez¡ que la cosa no iba con ellos y era mejor no meterse en líos. Mas allá de los hechos, de la brutalidad de la acción y de la violencia que esta germinado entre los mas jóvenes, agazapados en un grupo que les jalea, este tipo de agresión pone al descubierto la peor cara de una sociedad insolidaria, egoísta, individualista, incapaz de reaccionar en auxilio del otro, pero sobre todo cobarde y miope.

Lorena vivió una auténtica pesadilla durante las cuatro paradas de infierno. Ya no duerme a pierna suelta como solía y está atemorizada pero sobre todo se siente humillada y la duele mas el alma que los golpes. Ella no conocía a sus agresores, ni pensaba que a las diez y media de la noche de un sábado y en un vagón lleno de gente se podía sentir tan sola y desamparada. Según cuenta la agresión solo terminó cuando los agresores llegaron a su parada y solo en ese momento, cuando ya había pasado todo, alguien la ofreció ayuda y consuelo. El caso de Lorena es uno mas, no es el único ni tampoco será el último. Son hechos que impactan cuando los vemos publicados en los periódicos pero que se olvidan fácilmente, porque de no hacerlo todos nos veríamos obligados a entonar el "mea culpa" y eso nos inquieta. Todos somos culpables de no educar a nuestros jóvenes en principios y valores, de ser permisivos hasta extremos intolerables con la violencia, de mirar hacia otro lado y no hacer nada ante la injusticia y sobre todo de ser insensibles ante el sufrimiento de los demás. Nuestro silencio cómplice, nuestro egoísmo y también nuestra cobardía es un pésimo legado para las nuevas generaciones que no tienen referentes a los que mirar. La excusa fácil de que "no todos llevamos un héroe dentro", es solo una manera de tapar nuestras vergüenzas, de perdonarnos nuestras pequeñas miserias y de justificar que no hacemos nada. Hoy ha sido Lorena la victima de esos desalmados y mañana puede ser nuestra hija o nosotros mismos y tampoco nadie hará nada por ayudarnos. Eso sí, podemos seguir poniendo en valor la cobardía pensando que siempre habrá un cobarde mayor y que los héroes solo están en las películas. Entre cobardes anda el juego.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Está de acuerdo con cerrar al tráfico el centro de las grandes ciudades en Navidades?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo