sábado, 03 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
viernes, 10 de julio de 2009, 12:41
La lengua propia de España

Si la definición de 'lengua propia' fuese una mera descripción, no pasaría nada. Su uso sería inocente, no produciría ninguna discriminación. Pero, tal como se la utiliza en la normativa de la actual Generalitat, la idea de 'lengua propia' es la base teórica de la desigualdad. Se dice: las dos lenguas son oficiales, pero sólo el catalán es propia. Entonces, es justo que sea preeminente, hegemónica, la única lengua de uso público.

Eso es sectarismo puro. Yo no veo por ningún lado que del título de lengua propia se derive ninguna prioridad. Ni que pueda tener ninguna trascendencia jurídica relevante. Más bien me da la impresión de lo contrario: que para justificar una 'prioridad social necesaria' se echa mano de la idea de lengua propia. Eso es un uso perverso de las ideas: utilizarlas como una justificación a posteriori de una situación de hecho, de un statu quo de privilegio.

Me quedo atónito al ver cómo esta terminología no ha sido impugnada desde ninguna posición intelectual catalana. ¡Si es un concepto que hace aguas por todas partes! Para empezar, si el catalán es la lengua propia de Cataluña, significa que lo es de los catalanes. Si no, ya me diréis qué cosa es Cataluña. Eso comportaría que la mitad de catalanes tenemos una lengua materna diferente de la lengua propia. Y eso, ¿cómo se come?

En segundo lugar, lo de la lengua propia de un país me parece una (mala) copia del españolismo más anticuado. En España también habría una lengua propia: el español. Eso tiene un efecto disgregador en Cataluña: el Estado propio de los castellanohablantes sería España, allá donde nuestra lengua es propia. Si los castellanohablantes somos españoles y, tal como dice la obra de Francesc Ferrer, 'Los españoles no son catalanes', la conclusión es clara: aquí somos extranjeros. Es decir, charnego, no reclames nada, que no tienes ningún derecho. Paga y calla. Y en las autonómicas, no votes. Esto no es tu casa. Esto no es tuyo.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 4
Encontrados 33 comentarios
1 2 3 4 
Dice ser Pola
martes, 01 de septiembre de 2009, 00:36
"("lengua propia") Me quedo atónito al ver cómo esta terminología no ha sido impugnada desde ninguna posición intelectual catalana. ¡Si es un concepto que hace aguas por todas partes! Para empezar, si el catalán es la lengua propia de Cataluña, significa que lo es de los catalanes." .
No.Los catalanes castellanoparlantes rendimos este reconocimiento (lengua originada en la gleba) porque esperábamos construir un mundo nuevo en el que la ignominia no se repitiera. Pero jugaron con nuestra consideración. Es más, con ella nos secuestrarían la primera voluntad. En favor de su agenda de intereses tan oligárquicos como arribistas. Barcelona es cosmopolita, pero la comarca nos machaca: apaga y vámonos. Ya vendrán tiempos más ilustrados. De hecho, están al llegar. Corre Carod, a dar dinero a los indios antes de que se destape la torna!

Dice ser para Jordi
jueves, 16 de julio de 2009, 10:53
pos mu bien hijo, que te aproveche...

Dice ser jordi
miércoles, 15 de julio de 2009, 11:45
Te lo resumiré.
Méjico tiene ahora oficialmente 65 lenguas indígenas o "propias", seguro que antes tenían más, pero claro, llegaron los "españoles" (que NO catalanes, tenían prohibido ir al "NUEVO MUNDO") y todo el mundo más o menos sabe lo que pasó...
Hay una diferencia entre los que quieren IMPONER a los demás y los que quieren DEFENDER su lengua propia.
En ningún caso me siento ni me he sentido frustrado o obcecado de que aún estudiando más horas en catalán que en castellano, en mi casa se ha hablado siempre en catalán (teniendo una madre granaína), mi sintáxi, mi vocabulario y mi ortografía será siempre mejor en castellano.
Bienvenido el castellano, pero para nada será mi idioma propio, jamás.

Dice ser Karelia
lunes, 13 de julio de 2009, 09:41
Roberto, no te arrogues el papel de representante de los catalanes, no todos pensamos como tú. Y que ahora me vengas con justicias y reparaciones, cuando unos cuantos comentarios más abajo nos dosificabas tiros en la nuca ya me parece penoso!
Por cierto, no me has contestado a nada de lo que te había planteado en mi anterior comentario. Será que no sabes? Será que no puedes?
¿Por qué cuando hablo de bilingüismo me pones el sambenito que a ti te gusta, sin basarte en nada en concreto? Me refiero a que siempre ves intenciones ocultas en quien no piensa como tú y yo no lo hago, me baso en tus propias palabras.
¿Sabes? Mis amigos de Madrid me cuentan muchas tonterías sobre Barcelona asimilables a tu anécdota del taxi y ¿sabes qué les digo? Que hay tontainas en todas partes. No hagan categorías de anécdotas, no son representativas de lo que hay ahí fuera.

Dice ser José Miguel
lunes, 13 de julio de 2009, 08:46
Roberto. Hay una palabra que cuadra mejor que la de "reparación" con la práctica de la política lingüística y con el tono de tus exabruptos. Esa palabra es "revancha". Con el agravante de que esa revancha no va dirigida contra el régimen dictatorial, ya que el pobre dejó de existir hace tiempo, sino contra una gente que lo único que quiere es un poco de respeto a su lengua.
Y además, todo eso que dices de que te hicieron bajar de un taxi o que te echaron de una cafetería, sencillamente, no me lo creo.

Dice ser roberto
domingo, 12 de julio de 2009, 23:16
Querido jaumet:
La venganza es propia de seres mezquinos y poco evolucionados.
Los catalanes no somos así , recuerdas?
Es justicia , jaumet. Y como sabrás muy bien si tienes un mínimo de nociones de derecho, la justicia implica el principio de reparación.
Reparación. Te suena?

Saludos también cordiales

Dice ser jaumet
domingo, 12 de julio de 2009, 23:03
Querido Roberto:

Eso de que se "restaure el equilibrio" es un eufemismo barato para lo que en comentarios precedentes he resumido con el concepto de "política de la venganza"... ¿te suena? Por favor, menos rodeos verbales y admite que la razón última de vuestra política lingüística es deshacer un agravio histórico mediante la aplicación del "ojo por ojo, diente por diente", de que ya nos hablara el Código de Hammurabi.

Otra cosa es que, dado el estado derecho en que vivimos en España (con sus imperfecciones, es cierto, pero, te guste o no, es así), los nacionalistas no tengáis más remedio que guardar ciertas apariencias democráticas. No obstante, durante el s.XX las llamadas democracias orgánicas y populares nos demostraron que cuando hablamos de democracia quizá no estemos hablando de lo mismo.

Saludos cordiales

Dice ser roberto
domingo, 12 de julio de 2009, 21:46
Nada que objetar, salvo que si un estado no democrático manipula la evolución natural de las lenguas en beneficio de una de ellas después es perfectamente justo que otro estado democrático restaure el equilibrio (lo que aquí llamamos normalización) . Te suena?

Dice ser Glòria López
domingo, 12 de julio de 2009, 21:44
Ustedes los intelectuales siempre retorciendo lo más natural. La lengua ni se impone ni se prohibe. El legislador dicta, y los hablantes hacemos lo que nos da la gana.

Dice ser Anónimo
domingo, 12 de julio de 2009, 21:40
Si el indoeuropeo fue una lengua troncal que dio lugar a otras muchas hay que dejar que estas sigan su curso. Yo, como otros hablo catalán cuando quiero incluso lo mezclo con francés y con castellano. Incluyo coloquialismos y cultismos porque yo en la calle soy libre de hablar lo que quiera y como quiera.

Página 1 de 4
Encontrados 33 comentarios
1 2 3 4 
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Cree que Donald Trump será un buen presidente de Estados Unidos?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo