domingo, 22 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
miércoles, 27 de mayo de 2009, 12:38
¿La escuela como contrapartida?

Algunos dicen: ya que el catalán es minoritario en la industria y el comercio, está bien que sea dominante en la escuela. Y se quedan tan anchos. Realmente, hay argumentaciones que lo único que demuestran es las ganas del argumentador a creerse cualquier cosa. Cualquier cosa que le
favorezca, claro.

Este argumento, aparentemente, es bilingüista. Viene a decir que el bilingüismo es una buena propuesta para Cataluña: pero un bilingüismo distribuido por áreas. Podríamos llamarlo un “bilingüismo a cuadros”. A la escuela le toca ser en catalán, y a la industria en castellano: así, todos contentos. Pero eso no convence a nadie. Los que justifican la escuela en catalán como contrapartida no suelen ser gente bilingüista. También querrían la industria en catalán.

La comparación con el comercio y la industria se podría contemplar perfectamente al revés: si el comercio es mayoritariamente en castellano, señal de que el castellano es la lengua del mercado, la que responde a las demandas de la gente.

Por lo tanto, la escuela ha de seguir la proporción lingüística marcada por el mercado. En una palabra: si, en referencia a la lengua, la gente compra el diario, o mira la tele, en proporción 2/1, la escuela habría de seguir fielmente
esta proporción.

O no. Concedamos que el mercado comercial no refleja exactamente a la sociedad, por inercia, o por presión externa, o por lo que sea. Pues si no está normalizado el comercio, normalicémoslo, y basta. No hipernormalicemos la escuela, para compensar. Es como si a uno que tiene un brazo cortado, le cortásemos el otro: para compensar.

Pero hay otra diferencia: la escuela es el lugar donde se producen los valores. Por eso la normalización ha preferido establecerse en la escuela. Porque es el lugar donde se fijan “las normas”, aquello que debe ser, aquello que se debe
seguir. Se trata de sancionar cuál es la lengua que se ha de hablar siempre, el catalán, y cuál es la que se habla de hecho, pero no se debería hablar nunca, el castellano. ¿No os habéis fijado en que los alumnos piden perdón cuando los
descubres hablando en castellano? Pues eso es exactamente lo que quiero decir.

La escuela ha de ser un reflejo de la sociedad. No ha de corregir a la sociedad, o al menos no en cuanto a la lengua. Porque entonces significaría que en la escuela estamos destilando unas valoraciones totalmente improcedentes. Como que, de las dos lenguas existentes, una –el catalán– es la lengua buena, la legítima, la necesaria, la verdadera: la lengua propia. Y la otra es la lengua mala, la ilegítima, la impropia. La lengua sucia.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
Dice ser José Miguel
miércoles, 27 de mayo de 2009, 22:23
La política nacionalista está clara. En los ámbitos en que domina el castellano, hay que normalizar: es justo que también esté el catalán ¿no? Y en los ámbitos en que domina el catalán (todos ellos los que están controlados políticamente), entonces hay que dejarlo así porque simplemente, es "lo normal" porque es la lengua propia de Cataluña. Con esa política, a los castellanohablantes no nos queda más que contemplar con cara de tontos como nuestra lengua va reculando y reculando en una sociedad mayoritariamente castellanohablante, como es la que vive y trabaja en el área metropolitana de Barcelona

Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo