domingo, 11 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Política

Ricardo Carreras

Ricardo Carreras

Doctor por la UCM, emprendedor, activista y experto en redes sociales
jueves, 30 de abril de 2009, 09:56
San Jorge, Olav y el patio totalitario

Recientemente hemos celebrado San Jorge, el santo patrón o protector de Aragón, Calatuña, Cáceres, Alcoy, y fuera de España de Inglaterra, Portugal, Georgia, Lituania, Rusia, Génova, Calabria y otros lugares. Eso demuestra que Europa y Occidente son algo más que unas instituciones. Son una cultura, una historia y un acervo común. Aunque es verdad que en España San Jorge ha sido históricamente importante desde que -se supone- su aparición en el mejor momento ayudó a los aragoneses a ganar la batalla de Alcoraz, en 1096.

Los nombres de los santos o de personas o lugares importantes se traducen en todo momento. En español debe decirse Valle de Arán, igual que en catalán es Vall d´Arán, y en aranés Val d´Aran. Y su municipio más importante es en aranés Vielha e Mijaran pero Viella Mitg Arán en catalán. Pues bien, con esa misma lógica, en español lo correcto es decir Lérida, Gerona o La Coruña. Y por supuesto debe decirse que se ha celebrado la fiesta de San Jorge, se festeje en Cataluña, Lituania o la China Popular, que diría un gran estadista de origen aragonés.

Por estas bellas fechas de libros regalados y flores a precios elevados, hemos podido leer dos noticias relacionadas con la violación de los derechos lingüísticos de los niños españoles.

La primera en la frente nos la dio leer que un niño ibicenco de once años y nombre de caudillo vikingo -Olav- no puede examinarse en español, aunque quiere hacerlo, en un colegio que se llama Cervantes. Allí le quitaron medio punto por poner la fecha en español en un examen.

Pues bien, la Constitución Española, en su artículo 3, dice que el castellano -debería decir español, pero eso es otro tema- es la “lengua española oficial del Estado” entendido Estado como el todo -central, autonómico, local- y luego dice que “las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.” Conclusión, el uso exclusivo del catalán, o del gallego o del aranés o de cualquier otra lengua que no sea el español, como vehículo de enseñanza obligatoria es manifiestamente inconstitucional. Más aún, por ende, el Estatuto de Cataluña -no ya el nuevo, sino el anterior, y cualquier Estatuto de Autonomía que sólo permite la educación obligatoria en la lengua regional, es inconstitucional. Según nuestra constitución, el español es la lengua propia de toda España. Las inmersiones en lenguas regionales que excluyen el español como vehículo de enseñanza son, repito, inconstitucionales. Diga lo que diga el Tribunal Constitucional, Obama o el Papa. Basta saber leer.

Un niño turco puede estudiar en turco en Berlín. Un búlgaro o un ruso pueden educarse en un colegio en español en sus respectivas capitales. Pero hay miles de niños españoles que no pueden examinarse en español, aunque lo deseen, en España. A eso hemos llegado.

Por si este caso -y lo que evidencia- no fuera preocupante, La Voz Libre nos dio días después una primicia que puso los pelos de punta hasta a este servidor. En otro colegio español hay un patio totalitario. A su entrada se dice que hay que hablar en catalán mientras se juega. Lo peor es que las monjitas, lejos de avergonzarse del letrero, dicen que es bueno para los niños. Cuando se les dice a unos niños en el patio en qué lengua deben hablar, y no se es consciente de hacer algo malo, sino que se dice obrar de acuerdo a una normativa, estamos, lamento decirlo, ante una muestra de totalitarismo en pleno siglo XXI. Es el pensamiento único y la doctrina oficial. A los niños, en catalán. Por eso me dice un buen amigo que en las librerías catalanas pueden encontrarse mucho más fácilmente libros infantiles en inglés que en español. Cosa bastante absurda. Pero es que a veces no hay ningún libro infantil en español.

Claramente, el artículo 10.4 del decreto 142/2007 de la Generalidad de Cataluña no sólo es inconstitucional, sino que ampara en alguna medida prácticas totalitarias, como es imponer el catalán en el recreo a dos o más hispanohablantes que lo usan mientras juegan en privado. Ya sólo faltan los castigos. Quizás medio punto menos -como a Olav- por decir “Churro va” mientras se salta sobre el compañero. Un punto entero de menos por cantar “el patio de mi casa” en español. Si no fuera un asunto tan serio daría risa.

Si la dictadura franquista relegó el uso de las lenguas regionales -no sé si llegó a los patios de los colegios, a las conversaciones entre niños que jugaban-, los revanchistas hacen lo propio con el español. Las víctimas de esta ley del talión -ojo por ojo y todos quedaremos ciegos- son los niños. Sobre sus cabezas golpea ese péndulo movido por egos heridos. Yacen postrados derechos y libertades, así como el sentido común.

San Jorge de Capadocia se negó a perseguir a los cristianos. Por eso está en los altares. Quizás es hora de que entre todos empecemos a defender con más ahínco a los niños españoles a los que se les niega el derecho de educarse en español en España.

Hay que vencer ese insaciable dragón vengativo que echa fuego por la boca o sus llamaradas incendiarán España como unidad política. Seguiremos siendo una gran nación -España es eterna- pero divididos de nuevo en reinos de taifas. Queda claro que en Ibiza y Cornellá el dragón echa llamas. Ya huele a chamuscado.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 3 comentarios
Dice ser eulireco
lunes, 18 de mayo de 2009, 12:27
perdonen errores de concordancia, el teclado está desconfigurado

Dice ser eulireco
lunes, 18 de mayo de 2009, 12:25
Nada es de extrañar, esto ya se venía cociendo desde el momento que se incluye el término "nacionalidades" en la Cnstitución, los ponentes llevados por la ingenuidad de creer que los nacionalistas eran sinceros y gente buena. (muy callados en su momento)
Quién siembra vientos recoge tempestades y los padres de la patria de agricultura sabían muy poco y de la siembra les salió un producto que mezclado con los transgenicos que derivó en peste dificil de parar. ¿Y ahora quién le pone el cascabel al gato? más aún cuando en Galicia se le dio una patada en el culo a los que se aferraban a una política lingüista errónea su candidato vencedor y defensor de la libertad lingüista para que ahora recula en sus promesas.

Dice ser Moloch
miércoles, 06 de mayo de 2009, 14:12
Qué razón tienes nen !
Que no decaiga !

Página 1 de 1
Encontrados 3 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Está de acuerdo con cerrar al tráfico el centro de las grandes ciudades en Navidades?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo