martes, 17 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Política

Ricardo Carreras

Ricardo Carreras

Doctor por la UCM, emprendedor, activista y experto en redes sociales
miércoles, 30 de septiembre de 2009, 18:56
El discurso que viene

 

El partido socialista, con Rodríguez Zapatero a la cabeza, ya está lanzando el discurso electoral de 2012. Ese año, ya habremos superado la crisis. A pesar de los gobiernos -central, autonómicos, locales-, las vacas flacas serán cosa del pasado, gracias a la coyuntura internacional y el esfuerzo de los españoles.

Saldremos de la crisis en 2011, con un año de retraso respecto al resto de Occidente, pero saldremos.

Y entonces el Gobierno socialista hinchará el pecho, se pondrá una enorme medalla de hojalata y dirá que lo hemos logrado gracias a ellos. Y además dirán que se ha conseguido sin menoscabar al estado de bienestar, sin reducir los derechos de los trabajadores y sin recortar gasto social. Dirán, voz en grito, que no han cedido a las horribles e insolidarias pretensiones de la patronal.

Lo que el Gobierno no les contará a los cinco millones de desempleados que habrá entonces, es que su parálisis, su “no tocar nada”, su conservador inmovilismo a ultranza son, en gran parte, los causantes de la elevadísima tasa de paro. Son, en gran medida, los responsables de que España siga teniendo un clima poco propicio al desarrollo de las empresas existentes y a la creación de otras nuevas. Y son causantes de un mayor gasto social generado por el elevado desempleo. Callarán acerca de todo eso.

Y con ese discurso, tan simplón como falso, le meterán un gol por la escuadra al Partido Popular, formación política que, una vez más, juega a la defensiva y ocupa sus días en lanzar graves acusaciones que no puede probar -como las escuchas telefónicas- y en defenderse de lo que, a todas luces, es un escándalo que afecta profundamente a ese partido, de los cimientos a la cima.

Agurtelado, arrinconado, enrocado, el Partido Popular está contra las cuerdas. Y eso que sólo gobierna en algunas autonomías. Camps, Costa y compañía están atrapados en una red de corrupción. Mariano Rajoy es responsable, al menos por negligencia, quién sabe si por algo más. Su extesorero Bárcenas está más que tocado. Y Mariano apostó por él. Complicidad, grave error de juicio, o ambas cosas. Y lo mismo sus barones con Camps al frente. Se está viendo que, además de recibir trajes de lujo por la cara y mentir sobre ello -en EEUU eso es delito de perjurio-, el valenciano está metido de lleno en el lodazal. A pesar de todo, Mariano cierra filas, porque depende de ellos. Por eso, y por su natural parsimonia, Rajoy dice poco y no hace nada respecto a este enorme desaguisado.

El partido socialista, que encubre a, por ejemplo Chaves, no está libre de culpa. Sin embargo, al menos tienen un discurso preparado para el 2012. Discurso falso, pero coherente. Con él ganarán las elecciones. Junto a ellos, como siempre, me temo, ganarán las minorías nacionalistas y perderá España.

El PNV, sin ir más lejos, dispara con postas y quiere colar, como chantaje a cambio de apoyar los presupuestos, el blindaje de un desconcertante Concierto -trato de favor- tan decimonónico y anacrónico como contrario a la lógica y la justicia.

Así está el patio. La crisis económica pasará de largo, y es una broma pesada comparada con la crisis política y nacional que sufrimos y que tiene peor remedio.

Dios nos coja confesados.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo