domingo, 26 febrero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Política

Manuel Romero

Manuel Romero

Periodista y director de La Voz Libre
lunes, 30 de agosto de 2010, 12:01
Zapatero y el cuento chino

Ya no sé si el presidente del gobierno asume un papel que le queda grande o es que realmente le escriben discursos con la retórica de Obama, creyéndose ungido por el poder divino.

A Zapatero sólo se le puede tomar por lo que es: un Presidente que sembró discordia donde no la había, que encendió debates sobre brasas extinguidas y que abrió heridas donde ya habían cicatrizado. Desde negociar con torpeza con una ETA en decadencia, hasta animar y fomentar cambios en los estatutos autonómicos, pasando por redescubrir la Guerra Civil, sus pasos no se han dirigido a calmar tensiones nacionales. Al fin y al cabo, a un hombre que no cree en la nación española, tampoco puede exigírsele ser fiel a los intereses comunes.

Ahora, el listado de asuntos putrefactos se acrecienta con el paso de los años en esta segunda legislatura de su mandato: presidir un gobierno sin apoyos suficientes en el Congreso y dirigir un PSOE en el que las taifas autonómicas marchan cada cuál por su camino, le coloca en una posición de debilidad que, lejos de ser un peligro, alienta la esperanza de que al menos no tendrá ánimo de iniciar nuevas majaderías recurrentes que dejen a España abierta en canal.

En este estado de cosas, siendo el campeón europeo del paro, sin acabar de apuntillar a ETA, con los nacionalistas crecidos en cada rincón del país, con la dilapidación del caudal público en múltiples proyectos sólo útiles para las ansias disgregadoras de esos grupos locales, con una enseñanza fragmentada por territorios, en la que cada niño estudia una Historia diferente; con la persecución y discriminación de ciudadanos, escritores, artistas, comerciantes y empresarios, a los que se multa para forzarles a expresarse en idiomas regionales coactivamente implantados… va Zapatero a Shangai y expresa ante una audiencia extranjera aún impresionada por la victoria de España en el Mundial de Suráfrica: “La Exposición Universal ofrece a mi país una excelente oportunidad para mostrar al mundo lo mejor de nosotros mismos. La riqueza de su cultura, la fecundidad de su lengua, el empuje de nuestras empresas y la capacidad creativa de la España de hoy”.

Con lo de “la fecundidad de su lengua” debe referirse al idioma castellano, o español, capaz de poner en contacto a 500 millones de personas y a ser el que más crece en Internet. Sin duda, debe aludir al habla que provoca que los Institutos Cervantes de todo el mundo tengan lista de espera para asistir a sus cursos. Pero también debe ser el idioma que es declarada pomposamente lengua común en la Constitución, pero que en parte de la nación no dispone de centros de enseñanza ni de libros escolares, y que se ha erradicado de la actividad política, cultural y -ahora también- comercial.

Me gustaría que Zapatero bajara de su atril en Shangai y subiera al estrado de un aula en Cataluña para explicar a los estudiantes por qué no pueden estudiar en español y por qué su enseñanza la ha confiado a los ‘realities’ de televisión, con lo que ello significa. Y por qué no abre un Instituto Cervantes en Barcelona, donde sin ninguna duda, más falta hace.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 3 comentarios
Dice ser Antonio Orte
miércoles, 01 de septiembre de 2010, 21:55
Para Anonimo
Lo unico que saco en consecuencia al leer tu comentario es que eres seguidor
de Z.P. Se considera que la SARNA CON GUSTO NO PICA

Dice ser jimy
martes, 31 de agosto de 2010, 00:46
zp es el peor Presidente del gobierno desde la Transción. Ni cree en España ni en la constitución, es un foco contsnte de problemas, enciende hogueras en vez de apagarlas. salud!

Dice ser Anónimo
martes, 31 de agosto de 2010, 00:40
Zapatero será todo lo malo que se quiera pero no se le puede negar el mérito de haber sabido anular (o poner en tela de juicio) todas aquellos goles que la prepotencia de los fascistas consiguió marcar a un pueblo todavía dormido amenazando con el miedo a unos militares deseosos de intervenir.
Ahora ya no hay vuelta atrás. Una vez superado el estado de chock con que el fascismo mediático tiene desconcertada a buena parte de la sociedad, se va a revisar todo de arriba abajo.

Página 1 de 1
Encontrados 3 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo