jueves, 19 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
lunes, 14 de septiembre de 2009, 12:31
La 'cumbre de los impuestos'

Admito que, cuando escribo este comentario, desconozco cuándo se entrevistarán finalmente Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero. La agobiante agenda internacional del presidente deja pocos huecos libres, aunque alguien de La Moncloa me dijo que se estaba tratando de concretar el encuentro para esta misma semana. No soy de los que creen que ZP llama a Rajoy para engañarlo, es decir, que le tienda una trampa -lo dicen algunos de mis compañeros, lo dicen hasta en el PP-, ni de los que piensan que el líder de la oposición es de los que se dejan engañar así como así, aunque, hasta ahora, en la última media docena de esas raras 'cumbres' entre ambos, me parece que la pelota ha caído casi siempre del lado de ZP.

Ocurre, pienso, que ambos no se entienden ni en lo humano ni en lo político. Ni en sus objetivos e ideales. A Zapatero es muy difícil conocerlo y a Rajoy, acaso excesivamente fácil, pese a la galaica retranca. Pienso que no debería haber puesto como condición para un entendimiento con el Gobierno, en el debate económico de la pasada semana, que Zapatero no suba los impuestos. Probablemente, hay impuestos que deberían subir, y otros bajar. Y, en todo caso, lo que Rajoy habría de exigir al inquilino de La Moncloa es un control compartido del gasto público -hay mucho donde rascar, empezando por el número de vicepresidencias y de ministerios- y un combate implacable a la defraudación fiscal, que asciende a la cuarta parte del PIB, nada menos.

Sigo sin explicarme porqué ni el Gobierno habla de este último tema, ni la oposición lo suscita, tal vez consciente de que ese 25 por ciento de dinero negro que circula privilegiadamente por España no es culpa exclusiva de este Ejecutivo, ni del anterior, sino que la cosa viene de lejos, y la permisividad con ciertas castas económicas y profesionales sigue incólume. Y claro, así no hay manera de convencer al ciudadano medio de que pagar al fisco es un deber y una necesidad de justicia social. ¿Cómo creer en esa justicia cuando se ha instaurado, tiempo ha, la injusticia?

En todo caso, Rajoy y Zapatero, Zapatero y Rajoy, tienen que ser conscientes de una vez de que el país les está exigiendo un acercamiento, no una permanente confrontación, cada día a cuenta de algo diferente: las meteduras de pata de ciertos ministros/as, los impuestos, Benidorm, Gürtel... Bien está investigar la corrupción, pero deberían hacerlo conjuntamente. Bien luchar contra el transfuguismo, pero pensábamos que eso era tarea común. Bien luchar contra la defraudación fiscal, pero ¿por qué no luchar de acuerdo, si están, en teoría, en el mismo bando?

Cada vez que los dos políticos más importantes de España acuerdan verse, una especie de escéptica esperanza -los términos son solo aparentemente contradictorios- se instala entre los ciudadanos de este país. Y, cada vez, esa esperanza se ha visto algo, aunque no totalmente, defraudada: al fin y al cabo, ya hay consensos puntuales en Sanidad, lucha antiterrorista o cuestiones militares. Incluso hubo asentimiento del PP en medidas tan polémicas como la 'inyección' de dinero a la Banca. Quizá debamos ahora, como quiere el Gobierno, empezar por un acuerdo sobre educación y sobre energía. Pero hay que ir más lejos, mucho más lejos. ¿Habrán entendido el mensaje esta vez?

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo