sábado, 01 noviembre 2014 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
martes, 22 de junio de 2010, 16:35
Ciu, PP y la reforma laboral

El nacionalismo moderado de CiU, con serias posibilidades de ganar las elecciones catalanas del otoño y gobernar la Generalitat hasta 2014, es visto en Moncloa como apetecible costalero para la remontada política de Zapatero. Los 10 escaños de CiU, sumados a los 169 del PSOE, le darían a este maltrecho Gobierno margen suficiente para terminar la Legislatura sin renunciar a una tercera victoria en las elecciones generales de 2012.

Por otra parte, la confesada vocación de centralidad de CiU y su abstención parlamentaria en la reciente convalidación del decreto-ley de recorte de gastos públicos, mientras el PP votaba en contra, han disparado al alza su cotización en el ranking de partidos con sentido de Estado. Hasta el punto de que el propio Josep Antoni Durán i Lleida, portavoz parlamentario de CiU, decía el pasado fin de semana: "Estamos un poco hartos de ser responsables en medio de tantos irresponsables".

El hachazo va contra el Gobierno, por haberse demorado seis años en acometer una reforma laboral que su partido (CiU) no ha dejado de reclamar en este tiempo. Y también va contra el PP, por haber puesto en peligro el plan de ajuste al votar en contra y por dedicarse a pedir unas elecciones generales que, de llevarse a cabo ahora, dejarían un país a la deriva durante cuatro meses y nos llevarían por el camino de Grecia.

Toda esa carga política acompaña a la expectativa creada en vísperas de la sesión de este martes, 22 de junio, en el Congreso de Diputados, en la que la Cámara convalidará o rechazará el decreto-ley, ya en vigor desde el viernes pasado, sobre la reforma laboral alumbrada el miércoles pasado por el Consejo de Ministros. Durán i Lleida ha declarado que CiU no decidirá su voto hasta el mismo martes, pero sus propias manifestaciones inducen a descartar el "no".

Por ejemplo, cuando dice: "Sería una mala noticia para España que no se aprobara la reforma". O cuando invita al PP a no seguir con su política obstruccionista. Pide al PP un esfuerzo en hacer compatible su legítima crítica a la política del Gobierno con la necesidad de arrimar el hombro para evitar males mayores. De todo lo cual se pueden deducir dos cosas. La primera, CiU piensa abstenerse. Y la segunda, invita al PP a hacer lo mismo, de modo que la reforma pueda seguir adelante solo con los votos socialistas y ser tramitada luego como proyecto de ley.

Las miradas están vueltas hacia el PP. A Mariano Rajoy esta reforma laboral le parece tardía, insuficiente y confusa. "Tendrían que cambiar muchas cosas para apoyarla", dice. Pero votarla negativamente equivaldría a renunciar de antemano al intento de cambiarla. Por tanto, un "no" desmentiría su voluntad de modificar el texto. Esta vez al PP no le va a quedar otra que abstenerse, aunque solo sea por evitar comparaciones odiosas con CiU sobre cual de los dos tiene más sentido de Estado.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
Dice ser Anónimo
martes, 22 de junio de 2010, 18:14
El partido colaboracionista CiU es en Catalunya lo mismo que los judíos colaboracionistas de la SS en los guettos de la Europa nazi

Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Cree que Artur Mas está vinculado económicamente con el 'caso Pujol'?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo