jueves, 25 mayo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
martes, 22 de junio de 2010, 16:33
Son ETA

Lo de siempre, sin sorpresas. No se esperaba en realidad que la llamada izquierda abertzale se desmarcase de ETA, solo Eguiguren, Jesús Eguiguren, la "vía Chusito" del nuevo intento de ETA de volver a engañarnos con la paz según los escritos incautados a miembros de la banda ya detenidos. No se esperaba y no ha sucedido. Solo el presidente de los socialistas vascos y cabeza de puente de la negociación del fallido 'proceso de paz' de Zapatero, cree que ponerle una pista de aterrizaje a la banda terrorista ETA ayudará a que dejen las armas. Sin entrar en la consideración moral que a cada uno nos merezca tal idea, y voluntarismos bienintencionados aparte, que no todo es impostura y cinismo entre los partidarios de ese aeropuerto: mi impresión es que, aunque sea de buenísima fe, Eguiguren se engaña. Que ve molinos y son gigantes.

Como el mismo Eguiguren ha dicho este domingo, treinta años viviendo (es un decir: eso no es vida) con escolta porque ETA te quiere matar, con una diana día y noche en la nuca, le tienen "obsesionado" con ver o ayudar a acercar el final de la violencia. El mal llamado final dialogado de la violencia, hay que repetirlo una vez más: no es violencia sino terrorismo lo que hace ETA, como tampoco hay bandos, ni guerra. Solo una partida de canallas que extorsionan y matan, asesinos, eso son los etarras.

Y eso es también Batasuna, según sentencia firme del Tribunal Supremo. No cómplices, ni tampoco cooperadores, ni siquiera cooperadores necesarios. Hay que dar y ganar también la batalla del lenguaje. Batasuna y sus mil listas blancas 'negras'- la autodenominada arteramente izquierda abertzale - es, según la máxima instancia jurisdiccional de nuestro ordenamiento jurídico, ETA. Ni de izquierdas ni menos aún abertzales, que significa 'patriota' en vasco.

Lo de esta mafia no tiene un ápice de ideología, y cómo se nombran, izquierda abertzale, es una mera apropiación indebida de dos términos -uno castellano, el otro vasco- dignos y honorables. En el PP y en el Gobierno, que esta legislatura reman felizmente juntos contra ETA, tienen más que claro qué tendría que cambiar para que esa autodenominada izquierda abertzale pueda presentarse de nuevo a las elecciones vascas: que cumplan la ley, es decir, que sean Aralar, ni una duda de que repudian y condenan a ETA, dicen, y esa es la respuesta.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo