sábado, 02 agosto 2014 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
jueves, 17 de junio de 2010, 15:27
La futura ley de Libertad Religiosa

Se ha relatado que, durante el encuentro que el pasado jueves mantuvieron el Papa y el jefe del Gobierno español, el primero se interesó por la ley de Libertad Religiosa, en cuya preparación está el Gobierno español desde hace muchos meses, y cuyo retraso también es ya notable. Contó alguno de aquellos cronistas desde el Vaticano que Benedicto XVI había sugerido al jefe del Gobierno español que aplazara esa futura norma, de la que nos ha hablado este domingo con profusión el diario 'El País'.

Desde varios medios españoles laicos o laicistas, en efecto, se reclama desde hace tiempo esa ley, sobre todo a la vista de los propósitos de afianzamiento de los católicos en sus parcelas de poder. Recientemente provocó notable controversia el hecho de que se reclamara que las tropas no tuvieran intervención en las procesiones del Corpus, o en cualquier otra manifestación popular de fe católica, como la liturgia de Semana Santa. Pues bien, nos cuenta hoy la referida crónica de 'El País' que los funerales de Estado en 2004 por las víctimas del 11-M no podrían volver a repetirse si sale adelante la ley de Libertad Religiosa que prepara el Gobierno. Aquella ceremonia fue exclusivamente católica -la ofició en la catedral madrileña de La Almudena el arzobispo de la capital, Antonio María Rouco Varela-, a pesar de que entre los 191 muertos había un buen puñado de musulmanes y de cristianos ortodoxos. Según el periódico, el borrador del texto legal que maneja el Ejecutivo establece que el Estado organizará exclusivamente funerales civiles y sólo se podrá desarrollar una ceremonia religiosa si las familias de los fallecidos lo solicitan. Y si entre los militares españoles caídos hubiera católicos y musulmanes, tendrían que celebrarse dos ceremonias sucesivas o una sola multiconfesional.

"Los actos y celebraciones oficiales organizados por los poderes públicos se llevarán a cabo de forma que no integren ceremonias de carácter religioso", dice el borrador de la Ley Orgánica de Libertad de Conciencia y Religiosa, norma que, según ha trascendido tras la visita de Zapatero al Papa, el Gobierno no va a poner en marcha hasta después del verano. Se refiere, en primer lugar, a los funerales, pero también a cualquier otro acto estatal. Según la referida información, el texto, según confirman fuentes oficiales, habla, por primera vez, de la "laicidad del Estado" -es el título de un capítulo y de un artículo-. En los artículos que desarrollan esta laicidad, sin embargo, no se afirma que España será un Estado laico, sino que se habla solo de "neutralidad de los poderes públicos ante la religión o las creencias" y de la obligación del Estado de evitar "toda confusión entre funciones estatales y actividades religiosas".

La nueva ley servirá también para determinar el alcance de los derechos de libertad religiosa y de conciencia y para que se tenga más en cuenta la nueva realidad confesional de España en la que, en parte a causa de la inmigración, han crecido otras religiones; especialmente, el número de musulmanes (1,4 millones), protestantes (rebasan el millón) y cristianos ortodoxos (600.000). Las consecuencias concretas de la laicidad están fijadas en cuatro artículos. Aparte de regular los actos oficiales, el texto prohíbe los símbolos religiosos en determinados lugares: "En los establecimientos públicos no se exhibirán símbolos religiosos, salvo aquellos con valor histórico-artístico, arquitectónico y cultural protegidos por las leyes". Es decir, no podrá haber crucifijos en colegios ni hospitales públicos, ni tampoco en ayuntamientos o ministerios. Hay una excepción a esta regla en el texto. Pese a estar financiados con dinero público, los colegios concertados o los centros médicos privados con convenio con la Seguridad Social sí podrán exhibir simbología acorde con su credo. El Ministerio de Justicia estima, de todas formas, que un 80% de los símbolos carentes de valor artístico han sido ya suprimidos de los edificios públicos.

Pero son varias más las materias en las que "entra" esta ley, como el velo de las musulmanas, también reciente objeto de controversia en algunas localidades y centros escolares españoles. Pero, vaya por delante, que ni el PP ni la Iglesia Católica tienen deseo alguno de que se regulen estas cuestiones por ley.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Está de acuerdo con cómo está gestionando Rajoy el desafío separatista de Mas?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo