martes, 02 septiembre 2014 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
martes, 15 de junio de 2010, 18:52
Pinchazo sindical

En un nuevo alarde de gráfica lucidez, El Roto publicaba el otro día el dibujo de una conversación entre dos ciudadano. Uno de ellos dice: "Olvídate del Poder Ejecutivo, el Judicial y el Legislativo, porque el verdadero poder es el poder adquisitivo". Eso debieron pensar los muchos funcionarios, según sus propios testimonios televisados, no hicieron huelga el martes simplemente por no perder el salario de la jornada que, como se sabe, se le descuenta al huelguista.

No están los tiempos para añadir una cuota individual de sacrificio, en términos de poder adquisitivo, a los ya duros recortes impuestos por la crisis económica que nos agobia desde hace dos años.

Es una pista para tratar de descifrar las causas del fracaso de la huelga convocada por las principales centrales sindicales, incluida la propia de los funcionarios (CSIF), contra el recorte salarial decretado hace unos días por el Gobierno en su controvertido plan adicional de ajuste, al gusto de los mercados y los organismos económicos internacionales. La pista viene a reflejar un estado de ánimo poco propenso a meterse en aventuras desestabilizadoras en medio de una crisis no exclusiva de España.

No hicieron los sindicatos convocantes una adecuada lectura previa de esos climas de opinión. Por eso pincharon el martes y podrían volver a pinchar si finalmente se decidieran a formular un eventual llamamiento a la huelga general, que es una incógnita abierta a la hora de escribir este comentario. En todo caso, se ha puesto de manifiesto una falta de sintonía entre los sindicatos y los trabajadores de la función pública.

Ya hemos visto que esa sintonía fue más bien escasa. Sin embargo, hemos de recordar que la tasa de afiliación a los sindicatos entre trabajadores de la función pública es prácticamente el doble que en el resto de la población trabajadora. Es una clave imprescindible para indagar en la huelga de los funcionarios como campo de pruebas de una posterior huelga general, en caso de que el Gobierno dicte por decreto la reforma del mercado de trabajo.

Si se diera el caso, el llamamiento quedaría lastrado de antemano por el antecedente del martes, en relación con la capacidad de motivar a unos trabajadores cuyo índice de afiliación sindical es el más bajo o uno de los más bajos de Europa. Ahora tenemos un elemento de comparación. No han sido capaces de movilizar al colectivo de los funcionarios, cuya sintonía con dichas organizaciones es prácticamente el doble. Por tanto, es muy dudoso que vayan a lograrlo con los demás, ajenos a los Presupuestos Generales del Estado, entre los que están las víctimas directas de esta crisis económica, escasamente arropados por las organizaciones sindicales en estos últimos dos años.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Está de acuerdo con la reducción del número de aforados que plantea Gallardón?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo