lunes, 14 julio 2014 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
lunes, 14 de junio de 2010, 15:18
Pablo Iglesias, de actualidad

Con su electorado deprimido, con los sindicatos amenazando con una huelga general y en medio de una grave crisis de liderazgo, los socialistas se disponen a celebrar el centenario de su compromiso con la institución parlamentaria. La conmemoración se refiere a la entrada del fundador, Pablo Iglesias, en el Parlamento. Por primera vez en la historia, un socialista obrero y español entraba en el Congreso.

Con este motivo, el PSOE presentará esta semana un libro elaborado por el grupo parlamentario, con artículo de Zapatero incluido, además de unas jornadas de debate sobre el acontecimiento y su contexto histórico.

La primera referencia a Pablo Iglesias como diputado aparece en el Diario de Sesiones del 16 de junio de 1910 entre quienes ya han registrado su credencial. La acababa de ganar en las elecciones celebradas el 8 de mayo, a las que se había presentado en tiquet con el escritor Benito Pérez Galdós dentro de una Conjunción Republicano-Socialista. Sin embargo, su primera intervención oral no se produjo hasta el 25 de junio. Es de la máxima actualidad teniendo en cuenta el clima de opinión creado por la ofensiva antisindical de la derecha política y mediática vigente en España cien años después.

El caso es que la primera vez que Pablo Iglesias hizo uso de la palabra fue para debatir con un diputado por Jerez, Pérez Asensio, sobre la aparente contradicción de representar a la clase obrera sin ser obrero. "Usted no es obrero pero vive de los obreros", le espetó el diputado jerezano. Y Pablo Iglesias ("un santo laico", según Ortega y Gasset), que efectivamente se había convertido en un "liberado" mantenido con las cuotas de quienes sí seguían en el tajo, presumió de su oficio de tipógrafo elegido por sus compañeros para representar a la clase obrera.

Cien años después, el discurso del PP no tiene nada que envidiar al de aquel diputado jerezano. Tanto en lo que se refiere a socialistas con patrimonios inmobiliarios, como el actual presidente del Congreso, como a los "liberados" de unos sindicatos que, según ese discurso, viven de la sopa boba del Gobierno y no representan a nadie.

Aún con el reformista Canalejas en el Gobierno, los sindicatos en aquel entonces carecían de encaje definido en el ordenamiento jurídico. Pero hoy son instituciones perfectamente definidas y amparadas por el sistema ("Estado social y democrático de derecho", según la Constitución Española), a las que se reconoce la defensa de los intereses de los trabajadores.

Ahora se están pensando la posibilidad de dedicarle una huelga general al socialista Zapatero, después de haberle dedicado cuatro al socialista González. ¿Creen ustedes que en esta coyuntura concreta le parecerá mal al PP que los liberados sindicales no sean obreros pero vivan a costa de los obreros?

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Cree que Pedro Sánchez puede volver a conducir al PSOE al Gobierno?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo