lunes, 28 julio 2014 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
lunes, 31 de mayo de 2010, 19:10
El discurso que debió hacer Rajoy

Incluso para no pocos militantes del PP, el discurso que pronunció Durán i Lleida en el debate del jueves debió haber sido el que debió pronunciar el presiente del PP, Mariano Rajoy. A saber, no fue menos intenso en críticas y descalificaciones del presidente y de su política económica, pero tuvo en cuenta las apremiantes necesidades internacionales y optó por, a la postre, dar por buena la política de ajustes que contienen el decreto del Gobierno. Durán no fue, ni en las formas ni en el fondo, más suave ni tuvo más consideraciones que Rajoy, pero actuó como "hombre de Estado", particularmente atento a la consideración de que España sólo es parte de la Unión Europea y debe actuar en sintonía con los restantes países de la Unión. Será preciso tener en cuenta la felicitación que el Gobierno alemán -ideológicamente afín al PP- hizo llegar a Zapatero por haber adoptado medidas difíciles, pero imprescindibles, elogios que también han efectuado autoridades del FMI o de la OCDE. Rajoy, en cambio, ha tenido que escuchar críticas hacia una actitud que sólo ha pensado en su particular estrategia de llegar cuanto antes a la Moncloa, "caiga quien caiga".

Varios cronistas de la sesión del Congreso del jueves contaron cómo varios diputados del PP habían expresado su confianza de que Rajoy cambiara su actitud final, y se inclinara por la abstención. En el diario El País se asegura este viernes que Rajoy, que se había guardado su decisión hasta la víspera, cuando la anunció en Málaga, optó por el no pese a la presión de varios banqueros. Según esta información, Rajoy recibió todo tipo de presiones de banqueros y empresarios, que le pedían que se abstuviese, para garantizar la aprobación del Decreto. Que no votase en contra y pusiese en peligro un recorte que han apoyado, y hasta sugerido, la Unión Europea, el FMI, la OCDE y hasta el Gobierno de los Estados Unidos, decreto pensado, sobre todo, para aliviar la presión de los mercados sobre España. Según se cuenta, Rajoy llegó a albergar dudas de qué hacer, entre otras cosas, porque sospechaba el sentido del voto de los convergentes de CiU. Incluso se llega a afirmar que "algunos dirigentes del PP creen que si hubiera estado en riesgo la aprobación del decreto, el PP habría cambiado su voto".

¿Es verosímil la sospecha? En todo caso, se impuso la estrategia del PP de continuar el desgaste del adversario Zapatero, y en ese sentido, no hay duda de que el pleno del jueves resultó "altamente satisfactorio", por cuando se pudo escuchar a la mayor parte de los portavoces parlamentarios en un doble sentido: el decreto y la política que contiene son inadecuados e inconvenientes, cuando no injustos y desproporcionados. Y lo que eso demuestra es que Zapatero está "acabado" y necesitado de relevo, mediante unas elecciones que convendría anticipar. Lo mismo que expresó Durán en su muy elogiada intervención: le salvamos de este trance, pero no más. No cuente con nosotros en los presupuestos que, aproximadamente, deberán empezar a elaborarse en un par de meses, y que contendrán una segunda parte de recortes del gasto, además de una novedosa supervisión de la Comisión Europea. Para entonces, Durán y CiU confían en que el presidente ya haya hecho algo que, le solicitaron con insistencia: la anticipación de elecciones.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Cree que Pedro Sánchez puede volver a conducir al PSOE al Gobierno?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo