jueves, 24 abril 2014 | 
Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
lunes, 24 de mayo de 2010, 09:34
La exclusión de Garzón

El Tribunal Supremo determinará el horizonte penal de Baltasar Garzón en las tres causas abiertas contra este juez por presunta prevaricación. En una de ellas ya se decretó la apertura del juicio oral, equivalente al procesamiento en procedimientos abreviados. Un horizonte sombrío. No menos sombrío que el horizonte profesional derivado de aquél.

El horizonte profesional lo determina el CGPJ (Consejo General del Poder Judicial). Ya lo ha hecho en base a dos decisiones hiladas en la misma secuencia. Primera, suspensión cautelar de funciones, derivada a su vez de la antedicha apertura de juicio oral. Y segunda, negativa a conceder a Garzón el estatus de juez en comisión de servicio por ser inaplicable a un juez apartado del servicio activo.

En resumen, Garzón está bajo sospecha en el plano jurisdiccional (TS) y con la puerta cerrada en el profesional (CGPJ). Matizo este segundo aspecto de la cuestión. Es verdad que Garzón va a trabajar profesionalmente como consultor externo de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional de La Haya, aunque no gracias a un favor, una autorización o un permiso especial del órgano de gobierno de los jueces sino, simplemente, porque no hay razones legales que lo impidan.

Es doctrina del propio CGPJ que "desde el punto de vista orgánico, no se aprecian razones legales que lo impidan", dice el escrito de su comisión permanente después de debatir sobre la solicitud de Garzón para obtener la condición de juez en comisión de servicio. Es decir, se le deniega lo solicitado y se le informa de que no hay razones legales para impedir su contratación en la Corte de La Haya. Por tanto, no hubiera hecho falta pedir permiso al CGPJ para ser contratado. En todo caso, sólo a efectos informativos o de orden interno, como es lógico en un juez que sigue siguiendo juez aunque no esté en funciones.

Todos estos circunloquios no alcanzan a disimular el hecho cierto y verificable de que Baltasar Garzón ha sido retirado de la vida pública y excluido como juez. Estamos en la primera parte del escarmiento decretado contra él por quienes tantas ganas le tenían por distintas razones. Luego vendrá la segunda, la jurisdiccional, repartida en tres causas abiertas por prevaricación. En cada una de ellas ha de decidir el Tribunal Supremo si el polémico juez de la Audiencia Nacional cometió un delito a sabiendas. Empezando por la relacionada con su empeño en formalizar un reproche penal al franquismo, para la que ya se ha dictado apertura de juicio oral con una celeridad desacostumbrada.

Ya han conseguido apartar de la Judicatura al más vanidoso pero también al más eficaz en la lucha contra los terroristas de ETA y sus amigos políticos, narcotraficantes, mafiosos, criminales internacionales y corruptos de la política. En la Corte de La Haya su experiencia puede ser muy útil pero en España ya ha sido retirado de la circulación.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Está de acuerdo en adelantar el telediario y el prime time televisivo, como propone el Gobierno?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo