jueves, 08 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
lunes, 17 de mayo de 2010, 17:17
La izquierda defraudada

Un diario de este jueves señalaba al anunciar las medidas del Gobierno que "Zapatero decreta un ajuste de derechas en el gasto público", y explicaba seguidamente que el plan "divide al Gobierno y provoca críticas internas a Zapatero". En otros diarios se ha señalado el enfado sordo de "la izquierda del PSOE", o sencillamente de la izquierda, con unas medidas que el propio Zapatero advertía que iban a defraudar especialmente a sus electores y votantes. Muchos de los oradores del pleno del miércoles, a su vez, recordaron que Zapatero se desdecía de muchos de los planteamientos que había venido manteniendo, y que los rectificaba y contradecía abiertamente. Algún analista, por ejemplo, ha recordado que el 6 de septiembre de 2009 el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguraba en una fiesta minera en León que el Ejecutivo seguiría apostando por aumentar las políticas sociales "porque el endeudamiento es bajo" y porque "ése es el camino por el que vamos a transitar para llegar a la recuperación". Decía este mismo analista que lo que antes fueron los logros de sus legislaturas hoy se han convertido en sus cruces. Pese a ello, añadía en su balance, el presidente ha mantenido algunas de sus políticas sociales que, de momento, parecen intocables. Y a continuación explicaba los compromisos incumplidos y los, hasta la fecha, "intocable".

Entre los revisados o anulados, el cheque-bebé, por cuya virtud, 500.000 familias se veían beneficiadas por un cheque por valor de 2.500 euros por cada hijo nacido o adoptado. El Gobierno ya no puede hacer frente a tales cantidades con un déficit que supera el 13 por 100, y la supresión del cheque bebé supondrá un ahorro para el Estado de unos 1.100 millones de euros. Se ha recordado ahora que los recortes sociales de Zapatero no comenzaron ayer. Uno de los primeros fue el Salario Mínimo Interprofesional. El presidente llevó como promesa aumentar el SMI de 600 euros hasta los 800. Sin embargo, en los dos últimos años sólo ha habido un incremento de 33 euros. Para alcanzar la cifra prometida el Gobierno tenía que aumentar 50 euros cada año. Llegó enero de 2009 y la subida se quedó en 25 euros, en enero sólo subió ocho euros y ha quedado finalmente en 633,30 euros al mes. Otra medida que en su momento llamó la atención es la llamada "de los 400 euros": el compromiso consistía en devolver 400 euros a cada declarante del IRPF. Pero el deterioro de la economía española, produjo reticencias entre los miembros del Gobierno sobre esta deducción aunque Zapatero se enrocó y, en un primer momento, se negó a ceder en sus trece.

En la política social del Gobierno socialista, uno de sus pilares han sido, desde el principio, los pensionistas. Desde que llegara a La Moncloa Zapatero, la subida de las pensiones siempre fue una de sus promesas inamovibles. El comienzo del Gobierno de Zapatero fue un camino de rosas. Pero en 2010 se empezaron a ver las orejas al lobo y el Gobierno propuso una subida general de pensiones del uno por ciento, y de cerca de un punto adicional para las mínimas. Este miércoles, la promesa se caía: Zapatero anunciaba la congelación de las pensiones poniendo fin a 25 años de subida garantizada por ley. La Ley de Dependencia fue el "gran proyecto social de los próximos años", o así por lo menos lo anunció Zapatero en el Congreso en el año 2006 cuando presentó la futura Ley, que nació con graves problemas de coordinación entre la Administración Central y las Comunidades. Desde su entrada y hasta 2008 más de 345.000 personas se han visto beneficiadas por la Ley y 70.000 personas han encontrado trabajo gracias a ella. El plan de ajuste, sin embargo, ha sido un palo directo a este "gran proyecto social". El Ejecutivo ahorrará 670 millones eliminando la retroactividad en la aplicación de la Ley. No se pagarán los meses que han transcurrido desde que el dependiente presentó la solicitud hasta que le fue concedida.

También el Gobierno socialista se convirtió en adalid de la solidaridad y de la ayuda, y presentó un compromiso de Ayuda al Desarrollo dentro y fuera de nuestras fronteras que ayer terminó con el plan de ajuste. En concreto, el Gobierno reducirá esta partida en 300 millones este año y otros 300 el próximo. De este modo, el Ejecutivo descarta ahora llegar a dedicar el 0,7 por ciento del PIB en 2012 a esta materia.

En cambio, hay medidas y políticas que, siquiera hasta el momento, parecen intocables: en primer lugar, la ayuda a los desempleados. Más de cuatro millones de parados y un 20 por ciento de desempleados es algo más que trágico y una de las mayores preocupaciones de Zapatero. Por ello el Ejecutivo comenzó a entregar desde enero de 2010 una ayuda de 420 euros para los parados que hubieses agotado su prestación o subsidio por desempleo. También las becas. Estaban en su programa y también se ha mantenido: la dotación de becas, que no disminuye, ni se recorta sino que se vuelve a incrementar. También está indemne la partida de vivienda, aunque eran muchos los que pensaban que las partidas para vivienda -ayuda al alquiler, impulso a la rehabilitación- iban a verse tocadas por el 'tijeretazo", se han mantenido, en un intento por recuperar un sector, el inmobiliario, seriamente castigado por la crisis. Aunque acabar con el Ministerio de Vivienda hubiera supuesto un ahorro de 1.500 millones para las arcas del Estado, Zapatero ha seguido apostando por el Plan Estatal de viviendas y rehabilitación para los años 2009-2012, y por la ayuda al alquiler para jóvenes, que desde su puesta en marcha en 2008 ha costado 500 millones al Estado.

Si para cuando se recuperen los niveles de crecimiento hay un Gobierno socialista, es probable que se recuperen o potencien algunas de estas políticas hoy severamente cercenadas o en grave riesgo de supervivencia.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Está de acuerdo con cerrar al tráfico el centro de las grandes ciudades en Navidades?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo