viernes, 02 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
lunes, 17 de mayo de 2010, 17:00
Días ingratos

Si mala, pésima, fue la jornada del miércoles, en la que el presidente Zapatero se vio obligado a renunciar a sus principios y a anunciar drásticas medidas de austeridad y recortes presupuestarios, no ha sido mejor la jornada de jueves, con la lectura de algunos medios informativos y el repaso de la hemeroteca y de anteriores intervenciones presidenciales, en las que se enfatizaba, precisamente, en la defensa a ultranza de esos principios de defensa de los más débiles que ahora se ha visto en la necesidad de renunciar. El refranero español tiene algunos dichos para sintetizar esa situación: "hacer de tripas corazón" o "hacer de la necesidad virtud". El mayor ajuste de la democracia -rebaja de salarios de funcionarios, congelación de pensiones, eliminación del cheque bebé, en efecto- trató de evitarlo el presidente por todos los medios: sobre todo, con su plan inicial de empezar a rebajar el déficit progresivamente, para acelerar esa rebaja a medida que se comprobara la recuperación de la economía y de los ingresos del Estado.

Pero "los superpoderes", o las superestructuras internacionales no le han permitido aplicar esa progresividad, y quieren medidas y soluciones urgentes. Las más recientes presiones han procedido de la Unión Europea, del Eurogrupo, del FMI, de Obama, todos ellos invocando la necesidad de aplacar y apaciguar a los mercados. Los mercados, definitivamente, han forzado la nueva política anunciada por el presidente en el Congreso, en una sesión en la que Mariano Rajoy y algunos otros portavoces parlamentarios, se despacharon a gusto, con muchas invocaciones a "ya le advertí yo", "yo le recomendé". Pero ni por un momento un elogio a las nuevas medidas de rectificación, naturalmente, que así es el comportamiento de la clase política.

Un repaso a los titulares de los periódicos de este jueves puede dar una idea del mal momento que, con bastante probabilidad, está pasando el jefe del Gobierno. Titula un diario: Un individuo así debe dimitir. Otro: Zapatero sacrifica su política social. Dice el gran titular de otro: El final de la escapada. Titula el cuarto: Zapatero ejecuta un dramático recorte social. Y así sucesivamente, los demás: Al final, tijeretazo. Zapatero rectifica. Zapatero impone el mayor recorte social de la historia. Zapatero congela las pensiones y baja un 5 por ciento el sueldo de los funcionarios. El gran recorte. Zapatero mete el tijeretazo. Zapatero ataca la crisis por primera vez pero elude las grandes reformas. Zapatero se atreve a recortar el sueldo de los funcionarios. Zapatero decreta un ajuste de derechas en el gasto público.

Unos titulares que, en ocasiones, son deseos políticos claros y apremiantes y otros resultan más descriptivos de la situación o de las novedades, pero que, en su conjunto, ofrecen la imagen de una sesión que, con toda probabilidad, el jefe del Gobierno hubiera querido evitar, y que a primera vista, no hay duda de que no le está ayudando a crearse amigos. Por si faltaba poco, para estas horas siguientes al Pleno extraordinario de ayer está previsto el encuentro del presidente con los dirigentes sindicales, que ya ayer anticiparon su vivo deseo de proceder a la movilización de los ciudadanos defraudados y cabreados que, sin duda, originan las medidas anunciadas en el Congreso. Sólo las instituciones, los expertos, tal vez los mercados, parecen dispuestos a darle la razón, en esta ocasión, al presidente del Gobierno español, el socialista Rodríguez Zapatero.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Cree que Donald Trump será un buen presidente de Estados Unidos?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo