domingo, 04 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
jueves, 13 de mayo de 2010, 18:35
Garzón decide irse

El tratamiento que los diarios hacen de la noticia de que Baltasar Garzón ha recibido una oferta para incorporarse al Tribunal Penal Internacional de La Haya pone de relieve de manera inmediata la complacencia o el rechazo -repugnancia, podríamos decir- que origina el nombre de Garzón a unos y otros medios: Garzón burla al Poder Judicial, dice La Razón; Garzón se va antes de que le echen, afirma ABC; Garzón huye a La Haya para no ser suspendido como juez, según El Mundo; La Gaceta emplea el mismo verbo: Garzón huye ante su inminente suspensión; Garzón acepta un cargo en la Corte Penal para evitar la suspensión, dice El País; en La Vanguardia: Garzón pide ir al Tribunal de La Haya para frenar su suspensión; Garzón tira la toalla, titula El Periódico de Cataluña; Garzón se va al exilio, dice Pùblico.

No es automática ni su marcha ni mucho menos que sus causas pendientes queden anuladas. Las causas siguen su curso y el traslado, durante siete meses prorrogables, está pendiente de que los informes sean favorables por parte del Gobierno y por parte del Consejo General del poder Judicial, cosas ambas que parecen probables. Pero el empleo de los términos del anuncio es suficientemente expresivo y posiblemente muestre también la fatiga propia y de los demás que origina la situación del juez perseguido por tres casos de eventual prevaricación: los fondos del curso de Nueva York, las grabaciones de las conversaciones de defensores y jefes de la trama Gurtel y la investigación de las fosas del franquismo. Nos consta que hace tiempo que algunos amigos sugirieron a Garzón que abandonara la Audiencia Nacional y los juzgados españoles. O bien como han hecho algunos de sus colegas, refugiándose en gabinetes jurídicos florecientes y bien pagados o bien con algún otro modo de cambio de oficio, o con alguna clase de jubilación anticipada. Pero es evidente que un juez de notable reconocimiento internacional no podía estar permanentemente en la cresta de la ola, ni mucho menos atacado y perseguido por medios informativos, una parte de la opinión pública y por sus propios colegas de la judicatura.

¿Huye, se esconde de sus problemas y prefiere ver su resolución desde otro destino más cómodo e incluso mejor retribuido? Un medio informativo ya nos explicaba en la noche del martes que en su probable futuro destino percibirá unos tres mil euros más que en la actualidad. No hay duda, en todo caso, que muchos han ayudado a Garzón a tomar una decisión que el Tribunal de La Haya le venía proponiendo desde hace un par de años. No deja de ser curioso que le hayan terminado de empujar a adoptar la decisión los franquistas irreductibles, el "sindicato" Manos Limpias, Falange, el juez Luciano Varela y hasta los abogados del Caso Gürtel, todos a una. Garzón se irá, con toda probabilidad, aunque sus casos pendientes seguirán recordando su notable capacidad de trabajo, y posiblemente también su capacidad para "meterse en problemas".

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Le parece una buena medida la subida de impuestos a alcohol, tabaco y bebidas azucaradas?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo