sábado, 10 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
martes, 11 de mayo de 2010, 17:42
La crisis sigue pasando factura

Los dirigentes políticos que han tenido que afrontar la crisis económica en los dos últimos años están comprobando en sus propias imágenes públicas hasta qué punto la crisis los desgasta y erosiona, prácticamente sin excepción. Obama y Sarkozy, Brown y Zapatero, Merkel y Papandreu. No hay líder que no se haya visto severamente deteriorado en su imagen pública. Incluso es muy probable que lo estén siendo también los dirigentes opositores, a quienes tampoco se les ha visto una disposición de entrega suficiente a la solución de los problemas que sobre todos los ciudadanos ha traído consigo la crisis. En las últimas semanas, hemos tenido dos casos en los que dos figuras de notable prestigio se han enfrentado a las urnas. En Gran Bretaña, Gordon Brown, para la renovación del parlamento británico, y en Alemania, Angela Merkel, canciller, cuyo partido y coalición han participado en las elecciones de Renania del Norte Westalia.

Gordon Brown, que había tenido notable protagonismo en la búsqueda de soluciones contra la crisis, y Angela Merkel, prácticamente "líder" de la Europa de los 27 Estados, ambos han visto cercenadas sus respectivas imágenes públicas, a la hora de someterse a la opinión de los ciudadanos. En Gran Bretaña, todavía no se sabe qué salida tendrán las elecciones del pasado jueves, ni a quién, finalmente, entregará sus favores el líder liberal Clegg, que está observando las contraofertas que le hacen sus otros dos contendientes, Cameron y Brown. Cuentan los cronistas desde Gran Bretaña que hay escaso "filing" y entendimiento entre el liberal y los conservadores, y algunos se inclinan a crear que sería más fácil, en muchos sentidos, el entendimiento entre laboristas y socialdemócratas. Pero las negociaciones están comprobando una extraordinaria dificultad, y pudieran prolongarse algunos días más, pese a las presiones que ejercen los mercados.

Por lo que se refiere a Angela Merkel, también su derrota en Renania había sido prevista. Las muy altas responsabilidades de decisión de Merkel en el caso griego, es probable que le hayan significado un cierto castigo. Hasta el punto de que la canciller y su partido pierden el poder y el control del Senado, mientras los socialistas se proclaman vencedores. La coalición gubernamental de democristianos y liberales ha sufrido un revés electoral en el corazón industrial de Alemania, y llegan a retroceder nada menos que diez puntos sobre las elecciones anteriores de hace cinco años. Hay coincidencia en apreciar que "el millonario rescate griego" y los retrasos en adoptar la decisión de defensa del euro, ha pasado factura a la canciller y a sus aliados. Los alemanes se han alejado de la decisión de la coalición del Gobierno de apoyar el rescate financiero. ¿O bien de hacerlo con tanto retraso y tales riesgos para la moneda europea? Lo cierto es que señalan los expertos que la pérdida de los votos en el mayor land de Alemania en la Cámara Alta obligará a la canciller a pactar con la oposición las grandes reformas económicas, mientras la izquierda se consolida en el oeste del país. O como ha descrito un cronista, "el valle del Ruhr vuelve a teñirse de rojo gracias al avance de Verdes y de la Izquierda socialdemócrata...". En todo caso, el resultado es un golpe personal para la canciller, acusada de pasividad en la crisis griega.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Está de acuerdo con cerrar al tráfico el centro de las grandes ciudades en Navidades?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo