miércoles, 07 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
martes, 04 de mayo de 2010, 17:54
Rajoy aprieta sin parar

Es probable que sea cierto lo que dicen muchos de sus propios asesores: que Rajoy critica de manera permanente porque así se lo exige y le fuerza el "superpresidente Aznar", convertido en su más aplicado asesor para llegar a la Moncloa. Aznar y alguno de sus asesores llegaron al convencimiento de que sólo había una fórmula de destruir al gobierno: desacreditarlo de manera permanente, y fatigarlo del slogan que en su momento empleó Aznar hasta el agotamiento -"váyase, señor González". En esa misma línea de conducta, Rajoy "predica" sin descanso un día contra las soluciones a la crisis que aplica Zapatero, y otro día contra la política antiterrorista que aplica Zapatero. Además, a Rajoy le sirven estas homilías para olvidar los problemas propios: El caso Matas, el Caso Gurtel, la financiación irregular del PP de Camps, los espionajes de Esperanza Aguirre.

Esos días, Rajoy ha vuelto a combatir "los datos de Zapatero", en particular, el porcentaje de parados, sin tener la menor mención a que los parados se producen en todas y cada uno de los sectores y en cada una de las comunidades autónomas, también en las que dirigen hombres del PP. De igual manera, para Rajoy, Zapatero resulta responsable último de la fuga de Ternera y De Juana Chaos, y de la puesta en libertad de Iñaki de Rentería y Díaz Usabiaga. No le importa comprobar si esas fugas se han producido en países distintos, si esos terroristas estaban a cargo de policías extranjeros, o si esas libertades han sido decididas por tribunales de Justicia, a primera vista sin intervención alguna del Gobierno. Para Rajoy, todo lo que desacredite y desgaste es bueno y santo, y no vale la pena andarse con matices. De parecida manera, ¿para qué dar por buenos los datos que a Zapatero le permiten alentar la esperanza de que las cosas empiezan a tener mejor color? Es mejor aplicar la regla general de que todo va mal y sólo puede empeorar.

Cabe preguntarse si alguna vez se reclamará alguna clase de responsabilidad a Rajoy, por ese tipo de estrategia. Posiblemente, no. Sobre todo, si al final de su esfuerzo de ahora le coronara el éxito de la mayoría parlamentaria, algo que ni siquiera muchos de los suyos terminan de creer. No es improbable que los ciudadanos terminen haciéndose las preguntas siempre aconsejadas ante de emitir un voto: ¿quién merece más confianza, quién se ha esforzado más en resolver los problemas nacionales, quién ha aportado más, o algo? O, por el contrario, ¿quién se ha limitado a esperar que el poder y las soluciones a los problemas le llegaran solas, sin más esfuerzo que el de criticar y desacreditar al adversario?

Es un riesgo del que alguien debiera advertir al principal dirigente de la Oposición. Antes de que sea demasiado tarde.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Está de acuerdo con cerrar al tráfico el centro de las grandes ciudades en Navidades?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo