miércoles, 16 abril 2014 | 
Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
martes, 25 de agosto de 2009, 09:21
San Sobrino y Santa Novia de la Cruz

Anoche me fui al fútbol como de verdad se ve: en mi abono, Fondo Sur, primer anfiteatro. Pero me llevé un chasco. Ayer, además de Santa Emilia (¡felicidades, abuela!) debía ser San Sobrino y Santa Novia de la Cruz, porque en mi sector del campo no había ni uno, y digo bien, ni uno de los abonados habituales. En su lugar, hordas de niños pequeños con una nutridísima representación femenina y mil parejas de novios.

24 de agosto, las diez de la noche, partido televisado y un par de abonos en casa. ¿Qué hacer? Pues cedérselo a un hermano o cuñado para que haga felices a sus chavales o a su chica. Y así estaba ayer de hiperpoblado el Bernabéu, con sonido pop de principios de los 80, no se oían más que "¡ooooohs!" y "¡aaaaaahs!" acompañados por el indescriptible sonido de las trompetillas. ¿He dicho alguna vez que al que inventó ese artilugio habría que encarcelarlo? Pues ya lo saben. ¡Llamen a la Interpol!

Eso sí, Florentino debe estar encantado: no había ni un solo chaval sin su camiseta nueva del Madrid. Seguro que en la tienda oficial agotaron las tallas XS y S, porque aquello era una invasión de enanos de blanco. La palma se la llevaron, cómo no, Casillas, Kaká y Ronaldo, aunque también había alguno con lo de Guti HAZ.

El ambiente en el estadio, eso sí, fue tremendo. Justo al lado del palco presidencial, a su izquierda, la colonia brasileña en Madrid en pleno se quiso hacer notar. Intentaron hacer una ola, una horterada como otra cualquiera, pero cometieron un error: la empezaron sentido Fondo Sur y ahí moría una y otra vez la intentona. Hay cosas con las que no se juega. Ya en la segunda parte variaron de rumbo y sí... lograron mover a todo el estadio. Pese a que los Ultrasur y unos pocos más no la seguimos, no había nada que hacer. El sacrilegio, tomarse el estadio madridista como si fuera el cumpleaños del Jonathan, se había conseguido. Luego dirán que los socios del Madrid son un asco. Sí, sí...

Sobre el partido sólo un apunte. Como la directiva del Madrid, sea la que sea, se emperre en que se juegue contra el primer equipo de bomberos toreros que pase por ahí, lo mejor que puede hacer el trofeo Santiago Bernabéu es desaparecer. Sí, los de Pellegrini ganaron 4-0, pero fue como ver a Enrique Ponce torear cuando lo que te pone es José Tomás. Siento decirlo, pero tuve que hacer un esfuerzo sobrehumano para no marcharme en el descanso. ¡Menudo tostón! ¡Y qué dolor de cabeza por culpa de las dichosas trompetillas!

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que debería presentar el PP a las municipales de 2015 para retener la Alcaldía de Madrid?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo