lunes, 16 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
miércoles, 17 de marzo de 2010, 17:26
A qué juega Almunia

Ha vuelto a sorprender el comisario Almunia con nuevas críticas a la política económica que el Gobierno español decide contra la crisis económica. Con anterioridad, fueron sus comentarios sobre las similitudes de la deuda griega y la española, las que forzaron algunas críticas al comisario europeo desde el Gobierno español. Almunia dijo entonces que no se le había entendido exactamente lo que él había manifestado. Ahora, Almunia dice que los planes del Gobierno español le parecen buenos para el presente año, pero en exceso optimistas, en sus resultados, para el año que viene, y de nuevo, la vicepresidenta Elena Salgado ha preferido escuchar al conjunto de los comisarios, antes que ceñirse a las opiniones de Almunia, de las que no parece fiarse en exceso. ¿Qué le pasa a Almunia? ¿Se reserva para algún puesto en la política española?, se han llegado a preguntar algunos de sus compañeros de partido, a la vista de sus actuaciones más recientes.

Es cierto que Joaquín Almunia "ha hecho carrera" en puestos de muy alta responsabilidad en Bruselas e incluso ha logrado sucederse a sí mismo en su condición de comisario -eso sí, cambiando de cartera- cuando ya muchos pensaban que sería relevado para el actual gabinete de Durao Barroso. Ahora ha pasado a la condición de comisario de la Competencia, pero mantiene su condición de vicepresidente, y en esta faceta de su actividad está en condiciones de opinar sobre lo propio y lo ajeno... Como ahora ha sucedido. Por supuesto, a Almunia, que fue ministro de Trabajo en España, y que pugnó por ser candidato socialista a la presidencia del Gobierno, le sobran tablas y experiencia, y probablemente ha demostrado repetidamente su condición de hombre independiente incluso del partido al que aspiró a liderar. Pero vuelve a enfrentarse a las autoridades económicas españolas, y eso no resulta fácil de entender, porque puede coincidir con las críticas del principal partido de la oposición.

Por ejemplo, sobre la subida del IVA, Almunia se limita a proclamar que "es una opción más", que no rechaza, aunque prefiere que se recorten gastos, o que se graven la energía y la riqueza. No es un consejo inadecuado, probablemente, de un socialista a otro socialista. Pero también están consideradas esas previsiones de un importante recorte de gastos públicos en los planes del Gobierno, y a él le tienen que constar. ¿Son optimistas las previsiones económicas que hace el Gobierno español? Eso es lo que sugiere Almunia, contra la opinión de Elena Salgado, que prefiere opiniones diferentes a la del compatriota. Almunia cuestiona los cálculos del Ejecutivo para 2011 y los años siguientes. Puede que Almunia acierte. Tiene sobrada experiencia, y sabe de planes y proyectos que quedan sin comprobarse su cumplimiento, y acaso piensa que a estos planes que le han llegado de Madrid pudieran entrar en esta consideración.

Por cierto, nos han relatado hoy mismo algunos medios informativos que España es ya el quinto país de la Unión Europea -Gran Bretaña entre ellos- que ha decidido elevar el impuesto que ahora mismo suscita controversia en España, el IVA, para hacer frente a la necesidad apremiante de mayor recaudación del Estado para afrontar los gastos de la crisis.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo