domingo, 04 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
miércoles, 15 de julio de 2009, 18:25
Anticatalanismo

Siempre que se produce algún tira y afloja relacionado con la financiación autonómica me parece que brota en el ánimo carpetovetónico un cierto sentimiento anticatalán. Lo cual no quiere decir que, paralelamente, se dé un movimiento de simpatía entre todos los demás. No, esto sigue pareciéndose más a un reino de taifas que a un Estado armónico y unitario. Solamente parece existir un criterio solidario cuando de dirigirse contra alguien se trata, no a la hora de construir y armonizar.

Pero hablaba de Cataluña. Poco antes de morir, el inolvidable Francisco Fernández Ordóñez, una de las personas con más olfato político que he conocido en mi ya larga trayectoria profesional, me dijo unas palabras que no he olvidado: "Desengáñate; el problema que España tiene planteado es el sentimiento antiespañolista de algunos en Cataluña, no en el País Vasco", se lamentaba.

Pensé en ello cuando, hace pocos días, me disponía a entrar en la plaza de toros Monumental de Barcelona, donde José Tomás, ese fenómeno en lo suyo, se disponía a matar seis toros. Se esperaba algo de 'bronca' procedente del sector antitaurino local, sin duda el más potente que existe en toda nuestra geografía; en realidad, apenas dos centenares de jóvenes que vociferaban nos amargaron un poco el acceso a la fiesta. En algunos carteles quedaba claro que su hostilidad a las corridas de toros no se basaba en cuestiones relacionadas con el ecologismo, sino en un afán por erradicar algo tan 'español' como la fiesta.

Eran apenas doscientos fanáticos que, sin embargo, creaban un clima triste en el ánimo de los veinte mil ciudadanos, aficionados o no, que entraban, aglomerados, en la plaza. Algo semejante me parece que pasa con esa fobia anticatalanista que en ocasiones se apodera de algunos tertulianos, columnistas y políticos: no creo que los tiras y afloja de la negociación para financiar las autonomías hayan producido el efecto perverso de generar un sentimiento hostil a 'lo catalán'. Pero las voces airadas siempre pervierten el ambiente.

Personalmente, estoy en desacuerdo con la manera como ha quedado el reparto de las cifras, pienso que hay agravios comparativos sin cuento y creo sinceramente que Cataluña sale muy beneficiada, acaso por su cualidad de granero de votos. Pero ni puedo culpar a los catalanes por pretender -lo mismo que los extremeños, los andaluces, los madrileños o los cántabros- salir lo más beneficiados posible; ni al partido que reivindica el éxito negociador, Esquerra Republicana de Catalunya, se le puede achacar culpa: ellos reivindican lo que está en sus estatutos y en su programa, con el que, desde luego, no coincido. Me parece que alguno de sus socios de gobierno, tampoco mucho, pero esas son las incoherencias que hacen peculiar nuestro sistema.

El gran culpable de que las cosas hayan salido como han salido es quien ha permitido que la negociación se desarrollase como lo ha hecho, con nocturnidades, alevosías y guiños cómplices. Me refiero, desde luego, en primer lugar al presidente del Gobierno y, en segundo término, a algunos presidentes autonómicos (¿José Montilla?) cómplices de una total falta de transparencia y de una considerable falta de solidaridad en el seno del Estado.

Me parece, en este marco, que el anticatalanismo es una pasión gratuita, innecesaria, superflua. Y, sobre todo, contraproducente. Negarse a comprar cava o butifarra, como predica alguno que ustedes y yo conocemos, es, sobre todo, una solemne tontería. Con lo bueno que está el cava. Brindo por ellos que, al fin y al cabo, se han salido con la suya.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 7 comentarios
Dice ser jd
martes, 13 de abril de 2010, 12:13
dan asco los catalanes

Dice ser Español
jueves, 16 de julio de 2009, 23:45
Cataluña expolia fiscal y comercialmente al resto de España.Es de sentido comun que el resto de España deje de consumir productos Catalanes.Cataluña vende el 70% de lo que produce en el resto de España.Cataluña tiene superavit comercial con todas las comunidades autónomas.Esto quiere decir que les compra menos de lo que les vende.Y esto supone un beneficio de miles de millones de euros en favor de Cataluña y en detrimento de las demas comunidades.De ese superavit comercial salen las migajas de loq ue luego se llama "solidaridad".Es lo que se conoce en las tiendas como "pague 15 y llévese 1 de regalo".Y el que dan de regalo lo hacen con mala cara.El mayor mercado de Cataluña fuera de España es Francia.Y a toda Francia le vende menos que a Aragon...Con eso ya está todo dicho.Cataluña utiliza el dinero que gana GRACIAS AL RESTO DE ESPAÑA, para decir "mira lo mucho que recaudamos los Catalanes" Y utilizan ese dinero para atacar al resto de España.Los politicos Catalanes abrieron la veda al utilizar de forma demagógica las balanzas fiscales, ahora es posible que otros politicos de otras comunidades utilicen tambien de forma demagógica otras balanzas, LAS COMERCIALES.Como esto suceda y las demas comunidades empiecen a reclamar unas balanzas comerciales mas equilibradas, Cataluña se hunde.Que no le quepa ninguna duda a nadie.

Dice ser José Miguel
jueves, 16 de julio de 2009, 10:21
Este artículo es claramente contradictorio y aparte de la torpeza de descalificarse a sí mismo, es una muestra de la espantosa ingenuidad madrileña al calor de la cual han crecido esa peculiaridad política española que son los nacionalismos antiespañoles. Discrepar de los planteamientos del catalanismo político no es un pecado, por lo que eso del "anticatalanismo" es una bobada con la cual la élite política catalana enreda a los increíblemente ingenuos madrileños.
Si uno no coincide con un partido político tendrá que decir en qué no coincide, y a continuación, ser consecuente con ello y denunciar aquellos resultados políticos que son contrarios a las ideas de uno. Y va el tío al final que dice que brinda por ellos.
La historia de los "nacionalismos" en España no es la historia de una fatalidad que tenga nuestro país, es la historia de la mediocridad y la simpleza de los demás

Dice ser José Miguel
jueves, 16 de julio de 2009, 09:23
El rollo del anticatalanismo es el mismo mecanismo psicológico con el que desde los eclesiásticos a los hechiceros de cualquier tribu han conseguido mantener sus privilegios: declarar una cosa sagrada y acusar a quien les molestaba de ser poco ferviente en la adoración de la cosa. En la política española desde los tiempos de Jordi Pujol, el tótem sagrado es "Cataluña", y a cualquiera que ejerza su derecho ciudadano de discrepar y solicitar debate sobre las cuestiones que plantea el catalanismo político se le echa a las tinieblas de la vergüenza de ser anticatalán.
Esto es en lo que nos educó durante tantísimo tiempo esa desgracia para la salud política de España llamada Jordi Pujol

Dice ser observador
miércoles, 15 de julio de 2009, 19:44
Con todo el respeto, si se está montando todo este alboroto por una recaudación de impuestos, mejor sería que dejaran a Catalunya ser independiente, así no tendriamos que pelearnos por si uno recibe mas que el otro. En fin, cuando un país es conquistado por la fuerza (1714) y con identidades propias y completamente diferntes, ya se sabe que el conflicto será eterno.

Dice ser al de abajo
miércoles, 15 de julio de 2009, 17:38
Aquí abajo tiene un ejemplo del nacionalismo español ultra y radical que cada vez abunda más en España, y que usted denuncia, tibiamente, en su artículo. Lo que choca realmente, dadas las circunstancias, es que Cataluña sea tan odiada por españa teniendo en cuenta que es contribuyente deficitario, que aporta muchísimo más de lo que recibe desde hace 300 años, hasta el punto que su economía se ha resentido de manera evidente con esa sangría económica. Incluso ahora, con este acuerdo pretendidamente tan bueno, que no lo es en absoluto para cataluña, seguirá perdiendo muchisimo dinero con España. Mientras tanto, Euskadi y Navarra, con el concierto económico y que son beneficiarias plenas siendo tan ricas, no son denunciadas ni insultadas por nadie (ni tan siquiera euskadi donde hay terrorismo). Es un hecho extraño si solo fuera por razones económicas, pero si echamos la vista atrás, y leemos a Quevedo con su anticatalanismo (y antisemistismo) visceral, a Felipe IV, V, Primo de Rivera, Franco, y una larguísmo etc de siglos, podemos desprender que todo ello es atávico a la manera castellana de ver españa, y que en fondo nos han visto simpre como una nación diferente, aunque se oculte

Dice ser Tonto
miércoles, 15 de julio de 2009, 13:40
Distinguido Sr. Jáuregui:

La crítica a una disposición de los fondos públicos, que a nadie le cabe duda, rompe la cohesión, el principio más básico de la democracia: la igualdad, y éticamente reprobable al alejarse de la solidaridad, no implica ser anticatalanista.

Les hace usted el juego a sus panfletos victimistas con esa afirmación. ¿Sería antidemocrático criticar a un presidente democrático?

¿Conoce usted a muchos madrileño de bien al que le disguste que parte de sus impuestos vayan a Extremadura, Castilla la Mancha o Andalucía por solidaridad? ¿Escucha usted voces en otras comunidades que se nieguen a ser solidarios con el resto?

Desde ningún punto de vista se puede defender este reparto. Es perverso en el fondo y en la forma. Cataluña deja de participar solidariamente con el resto de España. Lo que salga de allí, se le devolverá e incluso aumentará lo que se le devuelve.

Cuando en un Estado no todos somos iguales ante la ley, corre peligro de convertirse en un Estado sin ley.

Le molesta a usted que algunos decidamos no consumir productos catalanes. ¿Por qué? Si le dijera que tampoco compro diamantes de sangre, brindaría usted conmigo. No quiero apoyar con mis compras a aquellos que se congratulan de ser insolidarios, de ser injustos.

Sr. Jáuregui, "tonto" es el que hace tonterías, y sería una tontería financiar además de con el expolio de mis impuestos al que se me obliga, con mi elección en la cesta de la compra. Resulta casi tan "tonto" como oponerse a las nucleares y comprarle energía nuclear a Francia.

Y diré más, es un deber cívico no ser tan "tontos" como para enriquecer a quien se comporta insolidariamente.

Página 1 de 1
Encontrados 7 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Le parece una buena medida la subida de impuestos a alcohol, tabaco y bebidas azucaradas?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo