lunes, 05 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
jueves, 25 de junio de 2009, 12:25
Ni "ayuda básica para subsistir"

Como el gestor me acaba de decir lo que me toca pagar este año de IRPF tengo que reconocer que estoy muy sensibilizada con todo lo que tiene alguna relación con los impuestos, y no he podido por menos que volver a preguntarme dónde diablos van esos dineros al leer el informe sobre los estragos de la crisis que acaba de hacer público Cáritas. En un estado tan pretendidamente laico como el nuestro, cabría esperar que el grueso de los ciudadanos que necesitan ayuda para subsistir fueran amparados por el estado a cargo de los impuestos, pero la realidad que nos descubre Cáritas es que nada menos que el 52% de los náufragos de la crisis, o sea más de la mitad de las personas que llegan a esta benemérita institución católica en demanda de ayuda para subsistir, no lo hace motu propio ni porque se lo digan en la parroquia sino por indicación de las distintas administraciones públicas. Que, según les dicen - ¡el estado a los náufragos! - no pueden hacer frente a la avalancha de peticiones que les llega por falta de fondos. Así de crudo.

Según Zapatero, no iba a dejar a nadie en la cuneta ni admitirá un euro de recorte social, por eso se supone que estamos con el déficit público al cuello. Pero, el gobierno, las autonomías, los ayuntamientos: quienes nos meten la mano guapamente en el bolsillo entre otras cosas para que las familias más golpeadas por la crisis tengan al menos qué comer, con que cubrirse y un techo, empujan a estas personas hacia las instituciones de caridad porque* eso es lo que me gustaría saber a mí: por qué. ¿Qué han hecho 'los gobiernos' con los fondos para solidaridad de nuestros impuestos? Misterio.

Bueno, misterio, o no tan misterio, que no hay más que echarle un vistazo al periódico para concluir que de algún sitio tienen que salir el dinero para tanto dispendio y manga ancha como se gastan las tres administraciones públicas que disfrutamos. Las ayudas básicas de las que habla Cáritas no pueden ser más básicas, conviene aclararlo, son ayudas para comer y vestir o para evitar que te desahucien de la casa por no pagar la letra o el alquiles. Según detallan, el número de personas que le han solicitado a ellos esa ayuda "básica para subsistir" creció en 2008 un 50% (para alimentos y artículos básicos un 89,6% y para alquileres, desahucios o hipotecas un 65,2%). La falta de previsión de las autoridades ante la crisis es lo que explica que estas personas sean remitidas a "la caridad" en vez de ser atendidas desde "la solidaridad" porque, vamos a ver, ¿cuánto crecieron los recursos públicos para estas ayudas mínimas en 2008? Según Cáritas, nada. Ni un euro. No hablamos de casos excepcionales sino de porcentajes de vértigo, y no en el tercer mundo de 'san Vicente Ferrer' sino aquí en nuestra España. Cada vez más en el piso de al lado. Con la de impuestos que pagamos, no hay derecho.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Le parece una buena medida la subida de impuestos a alcohol, tabaco y bebidas azucaradas?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo