sábado, 03 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
miércoles, 24 de junio de 2009, 13:04
El fascismo provinciano de ETA

Unidad sin esfuerzo. No consta ninguna polémica previa a la organización de la manifestación del sábado pasado. Ni por el lema que la encabezó: "Por la libertad. ETA, no". Tampoco hubo polémica respecto al orden en la cabecera: en cabeza, las víctimas y representantes de los distintos cuerpos policiales. Detrás, las autoridades del Estado, las del Gobierno vasco y los partidos políticos, por ese orden.

Nadie ha puesto el menor reparo al homenaje institucional que el Parlamento Vasco rindió este lunes al inspector Puelles, la última víctima mortal de ETA. La bandera nacional ha ondeado a media asta junto a la ikurriña. Guardias civiles y ertzainas cargaron con el cuerpo de un compañero de la Policía Nacional desde la capilla ardiente a la iglesia de Arrigoarriaga donde se llevó a cabo el funeral. La televisión autonómica transmitió en directo, con toda normalidad, el desarrollo de la manifestación del sábado y los discursos pronunciados al final por el lehendakari López y la viuda del policía asesinado, Francisca Hernández.

Con toda normalidad. Casi nada. Es muchísimo tratándose de esta sociedad magullada. Aún así, el lehendakari se ve obligado a exaltar la normalidad mencionando obviedades: lo que nos une a los demócratas es más que lo que nos separa, se trata de conseguir una Euskadi donde nadie tenga que ocultar a sus vecinos su condición de policía ni tenga que hablar en voz baja por temor a que escuchen sus opiniones, donde cada quien pueda expresarlas libremente sin miedo a ser asesinado.

Y sin embargo, todo eso, unidad y normalidad, ha sido noticia estos días, a raíz del asesinato del policía Puelles el viernes pasado. Con dos protagonistas: la viuda, Francisca Martínez, por su valerosa dignidad, y Patxi López, por el enérgico discurso de un lehendakari creíble por primera vez en treinta años: "Se acabó la arrogancia y la impunidad y la arrogancia de los del otro lado de la capucha". Fue reconocer que la impunidad y la arrogancia han formado parte del paisaje vasco.

Algunos no se han enterado aún. Arnaldo Otegui, cabeza visible del nacionalismo identificado con las aspiraciones políticas de la banda terrorista, declaraba horas antes del asesinato de Puelles que ETA nunca podrá ser derrotada policialmente mientras persista el "conflicto" causante de la existencia de ETA. Declaraciones que ya no tienen el impacto ni el recorrido que tenían antaño. Hoy, después del fallido intento de Zapatero de acabar con ETA por las buenas, sólo la solución policial cuenta en la sensibilidad de la sociedad y las intenciones de los gobernantes.

"Ellos nos enseñan el camino del sufrimiento y nosotros les enseñamos el camino de la cárcel", ha dicho el lehendakari. No hay más camino que ese para las criaturas de este fascismo provinciano que practica ETA.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
Dice ser roberto
jueves, 25 de junio de 2009, 00:55
Entre el fascismo de provincias y el fascismo de la capital, no veo muchas diferencias. Unos utilizan métodos expeditivos mientras los otros la obsesiva machaconería de su cansino discurso nacionalista estatalista excluyente.

Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Cree que Donald Trump será un buen presidente de Estados Unidos?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo