jueves, 02 octubre 2014 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
viernes, 12 de junio de 2009, 09:52
Un Guaje, un galo y un Buitre

El otro día, como viene siendo habitual, fue un día movido en las oficinas del Santiago Bernabéu, donde la actividad es frenética en todos los frentes y no sólo el deportivo, también en el social. Tras el fulgor de la llegada de Kaká, todo un golpe de efecto de Florentino y su equipo por dos razones, hay una tensa ‘calma chicha’ que no es sino el preludio de la segunda oleada del temporal florentiniano. Las dos razones del fichaje son más que clarividentes: el primero, romper definitivamente con el más reciente pasado, fichando al más deseado de su antecesor en el cargo; el segundo, dar un puñetazo en la mesa para volver a situar al Real Madrid en el primer plano del panorama internacional con el mensaje intrínseco de que hay cosas que el dinero no puede comprar… pero sí el club blanco. Conviene reseñar que Florentino ha sacado a Kaká del Milan por 67,2 millones de euros y hace apenas seis meses el Manchester City llegó hasta los 105.

Pero volvamos al presente. El otro día, el fichaje de David Villa por el Real Madrid quedó prácticamente cerrado. “Sólo queda un flequillo”, se le escapó a un alto cargo del nuevo organigrama blanco. El Guaje vestirá de blanco, sí, por mucho que a Manuel Llorente se le atragante la idea. Mientras, el que se aleja cada vez más y casi irremediablemente del Bernabéu es Franck Ribèry. El Bayern Múnich no quiere vender al galo y así es imposible siquiera entablar un conato de negociación. “El Bayern se ha cerrado en banda, pero si por cualquier cosa decidiera aceptar ofertas, Ribéry no iría nunca al Barcelona”, aseguraban en los despachos de la Casa Blanca.

La mejor noticia del día, en cualquier caso, fue el regreso de Emilio Butragueño al Santiago Bernabéu. Director de Relaciones Institucionales o algo similar, será el nombre del cargo con el que El Buitre vigilará desde las alturas que el buen nombre de la institución no sea mancillado por nada ni nadie. Nadie mejor que él para un cargo con esas atribuciones. El exquisito trato de Butragueño, su dominio de los tiempos, su capacidad para no pisar charcos… Sin duda, un motivo para que todo el madridismo esté de enhorabuena, porque Emilio también es un galáctico.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Cree que finalmente se celebrará el referéndum separatista en Cataluña?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo