viernes, 31 octubre 2014 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
jueves, 28 de mayo de 2009, 12:02
Como a Fernando VII

Lo primero es lo primero y, aunque duela, no queda más que descubrirse ante el temporadón que ha hecho el Barcelona. Si no fuera por algunas paletadas fuera de lugar, tanto de jugadores (la estelada de Piqué, el país favorito de Puyol, las barrabasadas procatalanistas de Henry) como de aficionados (tres peñas madridistas asaltadas por terroristas culés, a una por título, por no hablar de la vergüenza valenciana), hasta yo me hubiera alegrado profundamente de los éxitos azulgrana. Pero por detallitos como esos simplemente les doy la enhorabuena. Y punto.

Pero con la temporada ya concluida para el Barça, los tres títulos merecidamente en el zurrón, conviene que los aficionados azulgrana no pierdan de vista la perspectiva. Porque el Barcelona sólo se ha medido con equipos de entrenadores de medio pelo, por mucho eco mediático que tuvieran o nos hayan querido vender, esta temporada. Y Guardiola ha demostrado que está muy por encima de esa media. A él y no a otro corresponde más de la mitad del éxito culé. Sí, sí. A él y a los desastres que ha tenido enfrente, porque al de Santpedor se lo han puesto como se las ponían a Fernando VII.

Sobre la competición doméstica, la Liga y la Copa españolas, hay poco que hablar. Hay dos equipos muy por encima del resto, como vienen demostrando tanto la historia como la actual clasificación liguera machaconamente. Juande debutó en el Madrid sabiendo perfectamente lo que tenía que hacer para parar a Guardiola en el Camp Nou, y si no fuera por los diez últimos minutos de partido lo hubiera conseguido. En el Bernabéu, en cambio, decidió que el equipo jugara como si fueran los Globetrotters y fue incapaz de sobreponerse a dos cambios tácticos, sólo dos, que hizo Guardiola tras el 1-0 de Higuaín. Y eso es de ser tremendamente torpe, de no tener estudiado el partido, de no haber pensado en posibles variantes. De mal entrenador, en definitiva.

En Champions, en cambio, sí hubo un técnico que supo leer a la perfección el juego del Barcelona y que plasmó en su pizarra todas las modificaciones necesarias para contrarrestar la libreta de Pep. Fue Hiddink, quien sin embargo siguió acrecentando su leyenda de técnico intestinalmente sueltecito. Contra un rival con diez jugadores, al que has dominado de cabo a rabo, al que no le has dejado tirar a puerta ni una sola vez en todo el partido, no puedes ordenar a tu equipo que se apile en área propia a defender un 1-0, porque con una sola ocasión te machacan. Así lo hizo Iniesta. Hiddink, por ejemplo, se despidió del Mundial 2006 con Australia y ante Italia por algo muy parecido, un penalti a Grosso en la prolongación en un arreón transalpino a la heroica cuando todo apuntaba a una prórroga y a la eliminación del que luego acabaría siendo campeón. La Azzurra, por cierto, también estaba con diez y no había creado más que una ocasión en todo el encuentro.

Ayer, en la final, Sir Alex Ferguson demostró que si es entrenador del United debe ser por el color de su rostro, a juego con la camiseta titular del equipo, o por el ahorro en secadores de pelo del club. Salió a jugarse el título más importante de la temporada con una única consigna ofensiva, balón cruzado a la espalda de los laterales. Y con Giggs, al que le faltaba la silla de ruedas. Y con el inocuo, insípido e invisible Anderson. Y con Tévez y Scholes en el banquillo. Redondo, sí…

Su propuesta estaba clara: no dejar jugar al Barça. Mitigar el juego de los bajitos. Parar a Messi. Y eso lo hicieron muy bien. Lo malo es que cuando encajas un gol y te toca ofrecer algo distinto, y pasó a los diez minutos, no se le ocurrió nada de nada. Nada. Eso no es preparar un partido. Y eso, precisamente eso, es lo que se ha encontrado este Barcelona durante toda la temporada, que ha provocado tanto pánico en los rivales que su única preocupación era cómo frenarles y no cómo ganarles. Enhorabuena, Barcelona. De corazón. Pero así se las ponían a Fernando VII.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Cree que Artur Mas está vinculado económicamente con el 'caso Pujol'?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo