lunes, 27 marzo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
lunes, 02 de noviembre de 2009, 10:07
Otra entrada en prisión 'de telediario'

Los medios informativos estuvieron pendientes, hasta muy última hora de la noche del viernes, de la suerte que el juez Garzón determinaría para sus detenidos en el Caso de Santa Coloma de Gramanet. Como sucedió en Palma, con gran escándalo de algunos "populares", los televidentes tuvimos oportunidad de ver a este grupo de presuntos "chorizos" -Bertomeu Muñoz, Luigi García, Prenafeta, Alavedra, Dobarco- esposados, primero, y seguidamente ya camino de la cárcel, en otra entrega de las que se han producido "con el escarnio de los telediarios", o con "la pena de telediario", como también se le ha denominado. Se supone con el propósito didáctico de que esta clase de situaciones alguna vez termine de proporcionar ocasiones de escándalo para los ciudadanos corrientes, los contribuyentes, los cumplidores estrictos de sus obligaciones cotidianas.

De nuevo se ha planteado en estos últimos días, ya raíz de los sucesivos escándalos de esta naturaleza, si este es un mal generalizado e inevitable, si nuestro país es único en su género, y si este mal tiene alguna clase de remedio, y cuál pudiera ser. Hemos tenido oportunidad de hacer un seguimiento detallado del caso Gurtel, con sus "dantes y tomantes", su red de comisionistas generosos y su no menos extensa red de políticos que ponían la mano y recibían muy gustosamente "los detalles" que les ofrecían los beneficiados con la atribución de contratos públicos que no tenían que pasar por el trámite del concurso por el sencillo recursos de partir en dos o en tres uno de tales contratos de adjudicación de servicios.

Pero también hemos comprobado el Caso Mollet, en el que un ilustrísimo prócer catalán, por encima de toda sospecha durante décadas, había caído en el mismo mal de la avaricia personal, del lucro desmedido y de la generosidad con quien le venía en gana, por ejemplo, partidos independentistas sin futuro alguno. Y en fin, en la próspera Cataluña del "oasis" y del tres por ciento de comisiones a los políticos, hemos contemplado de la reducción de viejos caciques de otros tiempos, los convergentes Prenafeta y Maciá, coaligados con dirigentes socialistas en gobiernos locales. ¿Todo está tan corrompido como parecen indicar estos casos, y Marbella, y El Ejido, y Estepota, y Ciempozuelos, y tantos y tantos más? Hay un serio temor en la ciudadanía en que lo que llegamos a conocer sobre asuntos turbios es tan sólo una mínima parte de lo que de verdad está sucediendo, aunque posiblemente magnifique el deleznable retrato de la realidad el mayor esfuerzo que vienen haciendo los fiscales y algunos jueces en todo el país.

Insisten nuestras autoridades en que la situación no es peor que es otros tiempos, no batimos récord de corrupción, pero estamos dando mucha mayor importancia y tienen mucho más eco esta clase de asuntos turbios. A los dirigentes políticos les corresponde buena parte de esa tarea didáctica de expulsar del partido a los corrompidos, y no de situarse a su lado y en su defensa, como ha sucedido en ocasiones recientes. Hay que congratularse de que, finalmente, Rajoy y Cospedal se han situado donde les corresponde, exigiendo a Camps y Costa que depuren sus propias responsabilidades y las de quienes tienen compartidas esas funciones de vigilar a los vigilantes de la decencia.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
Dice ser Lola
martes, 03 de noviembre de 2009, 01:30
Los PRINCIPALES (VIEJOS) partidos, que aún se ven a sí mismos como legítimos 'partidos políticos', ya no son tales: primariamente se convirtieron en máquinas para tocar poder (y fondos públicos). Lobbies con marchamo demócrata ... La raíz está podrida.

A todos los que se acercaron a la política para medrar en esas grandes máquinas de poder, y a los propios 'partidos' que juegan al juego, hay que exigirles y deben pagar IPSO FACTO e inmediatamente el precio político de su tergiversación - y, si es el caso, de sus abusos. Por su parte, el establecimiento del precio jurisdiccional de sus actos y hechos legalmente ilícitos sigue otro curso, más lento.

Pero la RESPONSABILIDAD POLITICA se paga AHORA YA (ipso momento, por no decir in flagrante suspiccio). Porque sin CONFIANZA POLITICA termina fulminantemente el empleo del representante político.

Pero el legítimo partido político propiamente dicho, ése sí, convencido sostiene, como ha surgido de sus militantes, pensado para el mejor servicio a la ciudadanía, un IDEARIO firme, subscribible, y un PROGRAMA consecuente y concreto sobre el que basa todas sus proposiciones y acciones.

Para que podamos dar la espalda a los aprovechados y votar a verdaderos partidos, que sostengan y puedan poner en práctica unas ideas, un programa coherente y un compromiso elaborado y compartido por sus partidarios, y para la mejor gestión y consecución de la prosperidad, bienestar y aseguramiento del futuro de la ciudadanía en su conjunto y de los más débiles. ¡Que es de lo único que se trataba: los ciudadanos, los votantes, nada más y nada menos!

Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo