lunes, 27 marzo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE
lunes, 02 de noviembre de 2009, 10:05
Artistas contra la desidia

Volvemos a los tiempos de los manifiestos. O, en realidad, nunca hemos dejado de manifestar la protesta a través de la firma, de la adhesión, para solventar problemas que los partidos, los sindicatos y las instituciones no pueden o se atreven a enfocar: desidia intelectual, pereza, falta de rebeldía, conformismo.

En el fondo lo que reclaman Serrat y Sabina es que la desigualdad no sea tan lacerante. La cultura del enriquecimiento se ha sobrepuesto y ha superado a la cultura de la honradez. Los niños, de pequeños, ya no quieren ser bomberos sino brokers; si se les pregunta no sueñan con salvar vidas en África sino con entrar en el consejo de administración del BBVA. Y luego, si la vida les coloca en una gerencia de urbanismo, terminarán por ser ejecutivos privilegiados por la vía de la corrupción. Hasta que la policía llama a la puerta del despacho y los conduce a la Audiencia Nacional. O no. No sabemos cuantos casos más de corrupción hay en España. Haría falta una ecografía y una resonancia magnética para averiguar cuantos de quienes tienen coches de quince millones de pesetas no los han conseguido en una parcela recalificada.

Los artistas quieren que la salida de la crisis no la gestionen quienes la han provocado. Quieren que los ejecutivos de las multinacionales no sean extraterrestres en sus remuneraciones y que la gente común tenga derecho a sueños saludables para ver crecer a sus hijos aprendiendo idiomas.

Otra vez los manifiestos para ver si la socialdemocracia está sólo dormida o en realidad está muerta. Para ver si la utopía puede encontrar sitio en las consolas de videojuego y si llenar el carro de la compra en una gran superficie no es el último reducto de una igualdad imposible.

Los partidos socialistas europeos no saben donde tienen sus proyectos. Los sindicatos no consiguen la confianza de sus afiliados y los jefes de la patronal se atreven a decir que ellos quieren que los trabajadores tengan capacidad de consumo porque, a fin de cuentas, quienes van a comprar lo que ellos producen son los obreros. Manifiestos para lograr que las ideas vuelvan a circular, que la honradez sea un grado y que la izquierda resucite.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 


La Voz Libre on Facebook
Encuestas

ENCUESTA

¿Quién cree que sería mejor líder para el PSOE?
Ver anterioresVer resultados
        

La Voz Libre en tu correo