jueves, 08 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

GENERAL MOTORS-OPEL

El comité de empresa de Opel defiende al Gobierno alemán de las críticas de otros países

Efe
miércoles, 16 de septiembre de 2009, 17:01
El comité de empresa de Opel defiende al Gobierno alemán de las críticas de otros países


El comité de empresa de Opel defiende al Gobierno alemán de las críticas de otros países El comité de empresa de Opel defiende al Gobierno alemán de las críticas de otros países

Fráncfort (Alemania).- El presidente del comité de empresa de Opel, Klaus Franz, salió hoy en defensa del Gobierno alemán frente a las críticas que su apuesta por Magna ha suscitado en otros países europeos con plantas de la todavía filial de General Motors.

"Todos los países europeos con plantas de Opel deberían recordar que las factorías en España, Polonia, Bélgica e Inglaterra siguen abiertas gracias a la financiación puente dada por el Gobierno alemán", afirmó Franz en declaraciones a la emisora "Deutschaldfunk".

El sindicalista, que personalmente apostó desde un primer momento por la venta de Opel al consorcio austríaco canadiense y su socios rusos, agregó que sin esa financiación "todas esas plantas se hubieran hundido en la insolvencia, junto con General Motors".

Los países europeos con plantas de Opel se reunieron el martes en Berlín a iniciativa del Gobierno alemán, que les solicitó cooperación en la provisión de los 4.500 millones de euros en créditos y avales a los que se ha comprometido para salvar la compañía.

España y Bélgica criticaron la actuación de Alemania en el proceso negociador e incluso encomiaron a la Comisión Europea a que realice un examen sobre las ayudas alemanas a Opel.

El ministro español de Industria, Miguel Sebastián, declaró tras la reunión que "cuanto más conocemos la opción Magna menos nos gusta" y criticó a la canciller alemana, Angela Merkel, por pedir a España "la factura del menú sin haberlo leído antes".

Bélgica lamentó la actuación de la coalición de gobierno que dirige Merkel, tomada en plena campaña electoral, y su beneplácito a un comprador que prevé el cierre de la planta de Opel en Amberes.

Las críticas de los países con plantas de Opel a la venta de la filial europea de General Motors a Magna se suman a las vertidas estos días en los medios de comunicación por numerosos expertos y, desde el martes, por los pesos pesados de la industria del motor.

El presidente del órgano de vigilancia del grupo Volkswagen, el todopoderoso Ferdinand Pïech, declaró ayer en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort que a VW no le gusta que sus proveedores se conviertan en competidores.

Pïech sugirió que el grupo podría poner fin a su relación comercial con Magna.

El director financiero de BMW, Friedrich Eichiner, no cuestionó por el momento los acuerdos con Magna, grupo que ensambla modelos de distintas marcas, pero reconoció que algo ha cambiado.

"Hasta el momento hemos tenido una buena cooperación con Magna, pero la estrategia ha cambiado. Ahora tenemos que reflexionar sobre qué tecnología queremos poner en manos de un competidor", dijo.

La cancelación de acuerdos con Magna acentuaría sus dificultades financieras y mermaría al mismo tiempo la capacidad del consorcio austríaco canadiense para dar una solución sostenida a Opel.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook