sábado, 03 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

El periodista Iñigo Gurruchaga defiende la amnistía para quienes en una organización terrorista colaboran en el desarme

Europa Press
lunes, 23 de agosto de 2010, 14:39

Considera que la disidencia sobre el fin de la violencia del IRA no supone amenaza para la estabilidad de las instituciones norirlandesas

SAN SEBASTIAN

El periodista Iñigo Gurruchaga, que ha ejercido 20 años como corresponsal en Londres, ha defendido "la amnistía" para quienes en una organización terrorista deciden el desarme y colaboran en este proceso.

Gurruchaga ha presentado en San Sebastián, acompañado del primer edil donostiarra, Odón Elorza, la conferencia 'Irlanda del Norte, el legado de la violencia', que ofrecerá este martes a las 19.30 horas en la Casa de la Paz donostiarra, en el Palacio de Aiete, y que irá precedida de la proyección de la película 'The boxer' y de un concierto de música celta con el grupo Limerick.

El informador ha reflexionado sobre el proceso de paz en Irlanda del Norte, que "no tiene ningún sentido" aplicarlo en Euskadi, aunque, en su opinión, presenta "cosas útiles" y "no evitables en otras experiencias", como la "implítica amnistía a quien se desarma", es decir, que "a los últimos mohicanos que tienen todavía la capacidad de hacer la organización terrorista viable se les ofrece un perdón para hacer viable su desaparición".

El periodista ha considerado que "aplicar el proceso de paz en Irlanda del Norte aquí no tiene ningún sentido". Sin embargo, ha destacado que existe "una lección útil" y es que "es lógico que, si ETA decide que se desarma", el Estado actúe de tal manera que impida --con su destrucción-- que los armamentos y explosivos que están todavía en manos de la gente que ha decidido separarse, disolverse" de la banda terrorista, "caigan en manos de unos disidentes o que su deterioro suponga un riesgo para la seguridad pública".

"La decisión allí fue que aquellas personas que colaboren con la Policía o con la comisión de desarme para la identificación de explosivos no sean procesados", ha explicado.

A su juicio, de lo contrario, "el objetivo, la aspiración a que se consiga la desaparición de una organización paramilitar no se va a cumplir" porque "nadie que está allí con un 'zulo' o con unos explosivos se va a identificar y va a decir aquí tengo los explosivos, neutralizalos, si te van a procesar y te van a meter 30, 40 años o los que sea en la cárcel".

Gurruchaga ha apuntado que "el compromiso es una implícita amnistía al que se desarma, es decir a los últimos mohicanos que tienen todavía la capacidad de hacer la organización terrorista viable se les ofrece un perdón para hacer viable su desaparición". "Una curiosidad de Irlanda del Norte no evitable en otras experiencias", ha señalado.

DISIDENCIA EN EL IRA

Por otro lado, ha considerado que la disidencia en torno al fin de la violencia del IRA "no representa una amenaza para la estabilidad de las instituciones compartidas creadas en el Acuerdo de Viernes Santo". De este modo, ha opinado que, salvo que se den "cambios muy dramáticos en las estructuras de la delincuencia, de contrabando entre las dos fronteras de Irlanda del Norte, no tendrían viabilidad para sostener campañas como las que se han visto en el pasado".

El periodista también se ha referido a otras cuestiones que abordará en la charla de este martes como el tratamiento que recibieron los presos y las víctimas en este proceso de paz "guiado por las élites de los partidos políticos sabiendo y conociendo previamente lo que los otros pensaban y cuál era el margen de maniobra de la negociación", ya que no se trató de "un movimiento de masas, ni de un levantamiento en busca de la paz, sino de un entendimiento entre las élites políticas".

Respecto a los presos, "puestos en libertad en un plazo de dos años", ha señalado que en el acuerdo en este capítulo "es mucho más completo que el de las víctimas redactado con una literatura muy nebulosa de compromisos muy amplios". "No sabían qué hacer", ha apuntado.

A su juicio, la sociedad norirlandesa actual sigue estando "muy dividida" entre católicos y protestantes, con "sólo un 5 por ciento de niños que van a colegios mixtos". No obstante, ha apuntado que la gente "vive mejor de lo que vivían antes" como "consecuencia del proceso de paz, aunque éste haya sido sometido "a críticas y discusiones" y se advierte una "tendencia a la mejora".

"REFLEXION"

Por su parte, Elorza ha recordado que la Casa de la Paz y Centro Cultural del Palacio de Aiete quiere "provocar una reflexión" sobre el conflicto de Irlanda del Norte, con "una problemática sin duda bien diferente a la que hemos padecido y estamos padeciendo en Euskadi", donde "no existe una guerra de comunidades".

"La reflexión se nos antoja muy interesante para ver quizá alguna similitud, las muchas diferencias que hay, especialmente enmarcadas en lo que pueda denominarse el proceso de paz existente en Irlanda del Norte, la realidad de ese proceso a día de hoy y enseñanzas que puedan sacarse", ha explicado.

En este sentido, ha incidido en que "uno de los objetivos y cometidos" de la Casa de la Paz es "propiciar reflexiones colectivas y generar debate en torno a lo que pueda ser un futuro, ojalá más cercano que lejano, proceso de acercamiento a la paz, a la normalización política y convivencia en las ciudades vascas".

Asimismo, ha lamentado que, "a día de hoy, no estemos en ese proceso de paz" y ha esperado que "podamos estar lo antes posible" en el mismo, para lo cual "analizar experiencias, aún marcando las diferencias, es realmente de importancia".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook