martes, 06 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Bisila Bokoko: "El español sirve en los Estados Unidos para el ascenso profesional"

Mujer, negra y joven, es la directora ejecutiva de la Cámara de Comercio España-EE.UU. en Nueva York

Manuel Romero
miércoles, 16 de septiembre de 2009, 11:12

Madrid.- La española Bisila Bokoko (35) tenía muchas condiciones para fracasar en su escalada profesional: hija de extranjeros, negra, mujer y demasiado joven. Hoy es la directora ejecutiva de la Cámara de Comercio España-Estados Unidos. Desde su oficina en la planta 26 del Empire State Buildind de Nueva York realiza con su equipo alrededor de 1.300 gestiones al año, muchas de las cuales para que empresarios españoles y norteamericanos cierren negocios con éxito. Sus comienzos no fueron fáciles. Empezó como becaria. De todas las ventajas con las que llegó a Manhattan se encuentra una que comparte con quinientos millones de personas: habla español. Además, domina perfectamente el inglés, el francés, y se comunica con facilidad en bubi y en valenciano. Tiene 1.769 amigos en Facebook.

- ¿Cómo fue su vida en España antes de asentarse en Nueva York?

- Mis padres proceden de Malabo [isla de Bioko], en Guinea Ecuatorial [colonia española hasta 1969]. Llegaron a España para estudiar pero por razones políticas decidieron quedarse, así que yo soy la primera generación que nació aquí. Me licencié en Derecho y en Económicas. Al terminar mis estudios no sabía muy bien qué rumbo tomar. Tenía claro que durante la carrera había disfrutado mucho con las clases de Derecho Internacional, con el Marketing Internacional y con el Comercio Exterior, así que decidí solicitar una beca de internacional. Opté por las del Instituto de Comercio Exterior (ICEX) y las del Instituto Valenciano de la Exportación (IVEX). Tras un proceso de exámenes y pruebas, al final el IVEX me concedió una de las ocho becas existentes ese año. Tres de las ocho eran para quedarse en Valencia y las otras cinco para el exterior -Marruecos, Corea del Sur, Argentina, China y Rusia-. Tenía mucho interés en irme fuera, pero decidieron mandar exclusivamente a chicos. Me quedé bastante disgustada. Aún así, acepté quedarme en Valencia porque pagaban bastante bien y quería aprender. El IVEX me acogió fenomenalmente y durante ese primer año disfruté mucho. Al siguiente me mandaron a Nueva York para extender la beca. Llegué en enero de 2000 y me tenía que quedar hasta agosto, pero al terminar me ofrecieron el puesto de Marketing Manager de la oficina del IVEX en Nueva York.

-¿Desde cuando tiene el IVEX una oficina comercial en Nueva York?

- Desde 1993. La Comunidad Valenciana fue una de las regiones pioneras en tener oficinas comerciales en el exterior. Cuando yo llegué al IVEX en 1999 ya tenían 22 en todo el mundo.

LOS COMIENZOS: BECARIA , CAMARERA Y CUIDADORA DE NIÑOS

- ¿Cómo fue su trabajo como becaria?

- Durante esos meses cobraba 32.000 dólares al año. Parece mucho, pero en el año 2000 no era nada en Nueva York, así que trabajaba los fines de semana en un restaurante español llamado ‘Pintxos’ y, un par de noches a la semana, cuidando niños. Durante esos meses aprendí muchísimo porque, siendo becaria, tuve la suerte de ayudar a muchas empresas valencianas a hacer negocios. Como la mayoría de los empresarios valencianos que venían a Nueva York no sabían hablar inglés, al final no me limitaba a traducir, sino que prácticamente cerraba yo las ventas. Además, pude impregnarme de las diferentes culturas empresariales.

-¿En qué momento dió el salto del IVEX a la Cámara?

- A principios de 2005 me dieron el puesto de directora del IVEX. Fue una época bastante ajetreada porque por aquel entonces estaba embarazada. En realidad fui una persona muy precoz. Llegué a Nueva York en el 2000, ese mismo año conocí a mi novio, en 2001 me casé, en 2002 tuve a mi hija y en 2005 di a luz al segundo. Todo fue muy rápido. En enero de 2005 asumí el cargo de directora del IVEX y en septiembre de ese mismo año me ofrecieron la Cámara de Comercio de España-EE.UU.. Previamente hubo un proceso de selección al que no me pensaba presentar, pero la directora anterior me convenció. Me dijo que podría ser una buena oportunidad para mí, ya que, según ella, sería la candidata ideal. Por aquel entonces acababa de tener a mi niño, así que me lo tomé todo bastante a la ligera. Me presenté, pero sin muchas esperanzas, y finalmente me concedieron el puesto.

- ¿Cómo afrontó esa nueva etapa como directora de la Cámara de Comercio de España en Nueva York?

- Realmente fue un desafío. Estoy feliz de haberlo asumido porque no sólo me ha hecho crecer como persona, sino que me ha permitido conocer mucho mejor el tejido empresarial español. Hasta entonces sólo controlaba el valenciano y, de repente, tuve que ponerme las pilas

SESENTA CONSULTAS DIARIAS

- ¿Cuántas empresas españolas pasan por su oficina al año?

- En este momento tenemos 540 socios afiliados a la Cámara, pero, además, día a día, vienen muchas empresas que, sin ser socias, nos hacen consultas. Diariamente recibimos una media de unas sesenta diarias, así que yo diría que a lo largo del año fácilmente podemos dar servicio o información a unas 1.300 empresas.

- ¿También las empresas estadounidenses recurren a la Cámara de Comercio Española?

- Sí, en torno al 20 por ciento de las consultas son de empresas americanas. Muchas de ellas están intentando localizar productos en España, o bien desean instalarse en nuestro país y nos piden consejo acerca de la Comunidad Autónoma donde podrían hacerlo. Nos preguntan sobre la normativa laboral o impositiva. También nos plantean consultas turísticas. Por supuesto, no somos una organización que estemos especializados a este sector, pero al final acabamos haciendo de todo. Muchas veces tenemos que recomendar restaurantes o resolver conflictos puntuales. Por ejemplo sé del caso de dos chicas estadounidenses que estaban alojadas en un hotel de Palma de Mallorca, considerado como el sexto mejor del mundo, y no eran capaces de ayudarles a alquilar un coche automático. Las chicas me llamaron a mí para ver si yo podía solucionarlo.

- ¿De dónde proceden fundamentalmente las empresas españolas que requieren los servicios de la Cámara?

- En realidad de casi todas las Comunidades. De las Comunidades que menos consultas recibimos es de Andalucía, Extremadura y Murcia, pero del resto es bastante uniforme. Es cierto que Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana destacan un poco sobre el las demás, pero el número de consultas es cada vez más parecido entre las diferentes regiones. Por ejemplo, del norte de España recibimos un montón de consultas. El año pasado estuve cinco veces en Galicia y este año ya llevo dos viajes. Otro caso curioso es La Rioja, que también tiene oficial comercial en Nueva York. Empezaron un poco más tarde pero tienen mucho trabajo.

- ¿En qué idioma estudió durante sus años de colegio?

- Mayoritariamente en español, lo que pasa es que tanto en el colegio como en el instituto el valenciano era obligatorio, así que además teníamos bastantes asignaturas en esta lengua. De hecho es imprescindible para trabajar en la administración pública. Al terminar la carrera me estuve planteando si opositar, y fue entonces cuando vi que tenía que sacarme el ‘mitjà’, un examen de grado medio de valenciano. Estudié durante seis meses, pero al final decidí que me gusta demasiado la buena vida como para tener que dedicar doce o catorce horas al día a estudiar.

EL ESPAÑOL, ASIGNATURA OBLIGATORIA EN EE.UU.

- ¿Se dio cuenta de la importancia del español al llegar a los Estados Unidos?

- Inmediatamente. Ya había estado antes de vacaciones, la primera vez en 1999, y lo primero que me llamó la atención fue que en muchos sitios los letreros estaban en los dos idiomas: inglés y español. La información en el metro está en ambas lenguas y en las tiendas, en cuanto notan que tienes acento español, enseguida cambian de idioma. Posteriormente, viví ya allí lo noté más contundentemente. Me sorprendió la cantidad de estadounidenses anglosajones que hablaban español perfectamente.

- ¿Puede una empresa puede triunfar en EE.UU. sin atender a esa demanda de español?

- Depende del Estado en el que te encuentres. Por ejemplo, quizás en Kentucky el español no te hace. Pero en Nueva York, en California y en Florida es muy necesario. Y cada vez es más común tanto en Illinois como en Massachussets. Incluso es frecuente que en muchas especialidades de medicina te pidan español. Nuestra lengua es asignatura obligatoria en muchas escuelas.

- ¿Qué opina de que en algunas regiones de España no se pueda estudiar en español?

- Se me había olvidado completamente lo que pasa en Cataluña. Sé que en Galicia también ocurre, pero no es tan contundente. Sin embargo alguna vez me ha pasado que he ido a hacer una ponencia y me han recibido con un discurso en gallego, lo cual me ha llamado muchísimo la atención. Resulta impactante que lleves a gente de distintos países a un Congreso y den un discurso en gallego.

- ¿A qué se refiere al decir que “resulta sorprendente”?

- En EE.UU. el español es el segundo idioma. De hecho en diez años será el país donde haya más hispanohablantes, más que en España. El español va a adquirir una importancia brutal. En lo relativo a las lenguas autóctonas, creo que deben ser protegidas, ya que resultan imprescindibles para definir tu identidad, pero nada más. Por ejemplo la isla de la que proceden mis padres, en Guinea Ecuatorial, no llega a 300.000 habitantes, pero tiene 14 variedades distintas del bubi. Sin embargo, además hablamos español, francés, y una lengua que llamamos ‘pichinglis’. En África siempre ha existido una lengua para entenderse, independientemente de las lenguas propias autóctonas. Es fantástico que cada uno tenga sus propias lenguas pero, por ejemplo, si vives en África creo que es vital que estudies en francés o en inglés. Porque está claro que luego vas a hacer negocios en estos idiomas y vas a trabajar en sitios donde vas a necesitarlos. Nadie estudia la carrera en bubi.

"CUANDO SALES FUERA PERCIBES LO PEQUEÑO QUE ERES"

- ¿Cree que una lengua puede aprenderse con dos horas a la semana?

- No. Yo sé perfectamente que mi trabajo lo tengo por hablar idiomas. El español, el inglés y el francés fueron los que me abrieron las puertas. Ni el bubi ni el valenciano tuvieron nada que ver. Es más, sólo cuento que los hablo a nivel anecdótico. Si presento mi currículum en los Estados Unidos, desde luego nunca incluyo estos dos idiomas.

- ¿Sabe que en muchas comunidades autónomas de España se antepone el idioma regional al castellano y que este queda limitado a una simple asignatura de Lengua?

- Cuando sales fuera percibes lo pequeño que eres. Yo te puedo decir que el español es muy importante, pero también que España es muy pequeña para los Estados Unidos. Nuestra presencia es escasa. De lo primero que te das cuenta cuando entras en un supermercado es que prácticamente no hay productos españoles, que muchísima gente no tiene ni idea ni de cuál es la capital de España, o que ni siquiera la saben ubicar en el mapa. Viajar te pone en perspectiva y te indica quién eres en el mundo.

- ¿La Cámara de Comercio de España en Nueva York ayuda a poner España en el mapa?

- Dedicamos nuestros esfuerzos a fortalecer el perfil de España en los Estados Unidos y al conocimiento de los americanos de nuestro país a través de la promoción de nuestras empresas. Continuamente instamos a periodistas y a empresarios estadounidenses a que vengan a ver nuestras empresas. Durante muchos años hemos vivido estereotipados, como un país donde la gente pensaba que íbamos toreando por la calle, que estamos bailando flamenco y de vacaciones todo el día y que lo único que hacíamos era echar la siesta y beber sangría, cuando en realidad esto no es así. En España se trabaja muchísimo: tenemos gente extremadamente competente y muchas empresas líderes, y queremos que también eso se sepa. Pero también se produce el efecto contrario: españoles que llegan a los Estados Unidos y se decepcionan porque ven que el nivel de compromiso laboral que tiene la gente no es el mismo que el que se tiene en España. Tenemos un gran potencial como país, pero tenemos un montón de complejos. No nos sabemos vender y cuando salimos fuera no sabemos transmitir todo lo bueno que tenemos.

- Dentro de esa potencialidad de España, ¿en qué nivel situaría el idioma español?

- Si lo pudiéramos aprovechar creceríamos mucho más. En los estados Unidos, ni el francés ni el alemán se hablan prácticamente. El volumen de personas que estudia todos esos idiomas juntos en ni siquiera iguala el número de los que estudian español. Aquí no existe ningún canal de televisión francés, pero en cambio hay dos exclusivamente para hispanohablantes. Además existen muchas revistas que tienen edición español. Todo eso no lo tienen ni en francés, ni en alemán, ni en holandés, ni en ningún otro idioma.

- ¿Cuál es la presencia del español en el comercio en los Estados Unidos?

- Cuando se trata de negociar o de vender desde luego tiene que ser en inglés. Es un plus que tengamos el producto traducido a los dos idiomas, pero todavía sigue siendo muy importante hablar bien inglés, llevar los precios en dólares… En este sentido los españoles estamos un poco por detrás y todavía seguimos cometiendo errores a evitar. El español es relevante una vez que tenemos el producto final, pero a la hora de negociar y de vender tiene que ser en inglés.

- ¿Cree que está creciendo el número de personas interesadas en aprender español?

- Desde luego. Yo me he encontrado a una persona que se dedica a asuntos internacionales en el ayuntamiento de Nueva York estudiando español todas las mañanas. Considera que para subir en su carrera profesional es imprescindible que invierta en este idioma. Eso pasa con muchas otras personas en los Estados Unidos. Cada vez más la gente lo está haciendo porque sirve como una oportunidad para su ascenso profesional.

"NUNCA ME TRAUMATICÉ"

- En su vida profesional ha podido tener tres handicaps: ser joven, ser mujer y ser negra. ¿Cómo ha combatido contra esos posibles inconvenientes?

- Recuerdo cuando era adolescente ya mi padre me decía que tenía que despuntar ya que al ser mujer y ser negra no podía limitarme a ser como todo el mundo. Siempre tuve muy presente lo que soy pero nunca me traumaticé. En vez de verlo como un inconveniente traté de sacarle ventaja. No todos tenemos por qué ser iguales; al contrario, la diferencia te puede hacer especial. Puedes hacer dos cosas: acomplejarte y sentirte desplazado o sentirte un ser especial. Y yo decidí sentirme especial.

- ¿Cómo lo logró?

- Estando muy orgullosa de lo que soy. No escondo absolutamente nada ni tengo ningún complejo. Me enorgullece ser multicultural; creo que es muy aburrido tener sólo una cultura. En mi caso tengo la opción de coger lo mejor de tres culturas distintas, lo que resulta mucho más divertido. Sin embargo, el tema de la juventud no me supuso ningún problema. El hecho de ser mujer y negra ha sido más difícil que la juventud en sí. España es un país muy abierto al mundo, pero sí que es cierto que en ocasiones he oído comentarios desagradables. Una vez, por ejemplo, me vestí de fallera en el Central Park para una entrevista en un periódico valenciano. Poca gente se hubiera atrevido a hacerlo y yo lo hice. A raíz de esto, recuerdo que me llamó una amiga y me dijo que había gente que había empezado a decir que era un horror que una negra se hubiera vestido de fallera, que cómo lo había podido publicar el periódico y que resultaba una aberración. Pensaban que el hecho de que yo me hubiera vestido de fallera suponía una violación de la cultura valenciana. También me ha sucedido que en reuniones con empresarios valencianos, cuando me ven, hacen todo el esfuerzo que pueden por hablar inglés. Normalmente, al principio de la reunión les suelo dejar, pero poco después yo les respondo en valenciano y ellos se sobresaltan. El hecho de que yo hable valenciano contribuye a romper el hielo y a acercar a la gente que conoce el mismo idioma. Creo, sinceramente, que las lenguas pueden servir en muchos casos para que la gente se sienta más cómoda contigo.

- De cara al futuro, ¿ve su vida en los Estados Unidos?

- Yo soy como un mercenario, estoy ahí donde hay guerra. Siempre y cuando un proyecto me seduzca, no me importa trasladar a toda la familia de un lugar a otro. Ellos ya saben que va en el pack. Es cierto que he recibido ofertas en España, pero de momento no me siento preparada para volver porque creo que los Estados Unidos tienen aún mucho que ofrecerme.

- ¿Qué siente cuando se asoma desde su despacho en el Empire State Building y ve el mundo?

- Una enorme satisfacción. Desde una de mis ventanas veo la Estatua de la Libertad. Nueva York siempre fue un sueño para mí; yo siempre he creído en el ‘American Dream’ [sueño americano], porque pienso que sí que es verdad que funciona. Mucha gente me dice que le encantaría vivir y trabajar aquí y yo siempre animo a todo el mundo a hacerlo. Una persona me comentó en una ocasión que iba a tener muy difícil entrar en la oficina de la Cámara de Comercio en Nueva York porque no tenía ‘pedigrí’ ni mis padres conocían a nadie bien relacionado en Valencia. Esto me entró por un oído y me salió por el otro. Seguí insistiendo, sabía que no había una apuesta mejor y que ese puesto era para mí. Por eso siempre animo a todo el mundo. Cuando te asomas al mundo ves que lo has conseguido y que todavía hay mucho por hacer.

> En la imagen, Bisila Bokoko, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio España-EE.UU. en Nueva York.
 

Noticias relacionadas

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 5
Encontrados 50 comentarios
1 2 3 4 5 
Dice ser Basacato
jueves, 04 de julio de 2013, 01:04
La conozco muy bien desde hace muchos años, muchos, muchísimos.
Tanto ella como sus hermanos han sabido aprovechar la oportunidad de una muy buena formación, pero como dicen en comentarios anteriores, hay mas casos como el de ella que carecen de visibilidad.
Independientemente de que en España haya mas o menos racismo, mi impresión es que (afortunadamente) hoy en dia se valoran las aptitudes por encima de los orígenes, y personas de orígenes guineanos ocupan buenos puestos en entidades bancarias o bufetes de abogados, asi que no creo que si se hubiese quedado en España estaría sin trabajo y sin perspectivas, solo por ser "negra", tiene una excelente formación y eso es lo que busca una empresa.


Dice ser fernando el
martes, 18 de septiembre de 2012, 17:16
He quedado alucinado de mi "paisana" , no soy bubi pero estuve en la Isla desde los 9 años a los 32, hasta 1964. La verdad es que me siento orgulloso y contento que haya personas como Bisila. Por cierto yo tengo una pequeña empresa con delegaciones en varios sitios de España y Portugal, gracias a mi espíritu emprendedor guineano.

Dice ser franc
jueves, 26 de mayo de 2011, 12:24
Decirle a esta señora, que su padre me dejó colgado con tres casos pendientes de resolver, cuando inesperadamente se marchó a Guinea; y no se lo perdono... Si como se dice, de tal palo tal astilla, a mí personalmente no me merece ninguna credibilidad, y por supuesto que nunca lo voy a olvidar hasta el día que me muera.

Dice ser elvin
viernes, 04 de junio de 2010, 19:30
es muy importante nuestro idioma ya que es una lengua universal.espero que tratemos de mejorar nuestro idioma al expresarnos y amar en español es lo mas bello, viva nuestra lengua.

Dice ser salome
jueves, 11 de marzo de 2010, 15:18
eso no me importa lo que necesio saber oigan bn para que sirve el castellano o el español en un supermercado............alguien me puede decir ........porfavor o es que no entienden gracias

Dice ser Pedro
domingo, 27 de diciembre de 2009, 19:58
Seamos sinceros, el español en USA , que de hecho ya es spanglish, básicament lo utilizan chachas o limpiapiscinas...

Dice ser Anónimo
lunes, 02 de noviembre de 2009, 03:07




É lexítimo que en Vigo se fale só galego. Eu acabo con todos os casteláns se me obrigan a falar castelán en Vigo. Nunca deixei que me colonizasem e matasen a miña identidade galega.


ES legítimo que en Madrid se hable castellano. Yo acababa con todos los gallegos se me obligaran a hablar gallego en Madrid. Nunca dejaba que me colonizassem y mataran mi identidad castellana.





Dice ser kalimochocan
domingo, 25 de octubre de 2009, 02:24
Cuanta discusión estéril, es importante el reconocimiento de las raíces de cada persona, sea blanca o negra, se catalana, gallega, valenciana o vasca ... pero se pierde una cantidad increíble de tiempo y energías en enfrentamientos que no llevan a nada constructivo.

Ahora podemos ser más prácticos y reconocer que lenguas regionales no tienen mucha utilidad en el mundo de los negocios internacionales, donde el inglés es lo más normal. Luego que cada uno promocione su cultura como quiera.

Dice ser bien!
lunes, 28 de septiembre de 2009, 18:20
asi podremos emigrar todos, que suerte! y no como el galego, que solo sirve para quedarte en tu tierra, pues ya veis! los galegos, que nunca fueron emigrantes.
por cierto, yo se galego y español, si quitamos el galego, tengo mas o menos posibilidades internacionales?
http://es.wikipedia.org/wiki/Lista_de_lenguas_por_número_de_hablantes
castellano -> 500 millones
Galego/Portugues -> 250 Millones

Dice ser antiracistas
domingo, 27 de septiembre de 2009, 18:32
Bueno, cuánta razón tenéis cuando habláis del racismo españolista,
y aún os quedáis cortos.
Los judíos y los musulmanes, y luego los moriscos, fueron expulsados como ratas.
En realidad eran "españoles" de religión judía o musulmana,
pero no encajaban en el modelo inquisitorial castellanista cristiano.
Sobre el gallego, el catalán y el vasco, y sobre los que los hablan,
ya sobran comentarios, porque viven permanentemente atacados.


Página 1 de 5
Encontrados 50 comentarios
1 2 3 4 5 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook