viernes, 09 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

UIMP.- Alumnos extranjeros del Campus Las Llamas visitan la lonja de Santander

Europa Press
jueves, 19 de agosto de 2010, 16:55

SANTANDER

Más de veinte alumnos extranjeros del curso intensivo de agosto de 'Lengua y cultura española' que se desarrolla en el Campus de Las Llamas de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), se han introducido durante unas horas en el mundo de los pescadores y de los trabajadores portuarios, que les han enseñado de primera mano el funcionamiento del gremio y la historia del Puerto de Santander.

El objetivo de esta visita a las instalaciones portuarias y a la lonja de la capital cántabra era conocer las voces y los modismos que utilizan los pescadores, así como aprender a emplear las estructuras que el español tiene para formular preguntas y practicar la comprensión auditiva y la comprensión oral.

Así, desde las 7.00 horas de la mañana y hasta las 10.00, los estudiantes han tratado con pescadores y otros trabajadores de la lonja, para conocer qué proceso se desarrolla con el material desde su pesca hasta su posterior venta, y han asistido a la subasta del pescado para observar las técnicas.

"Su actitud ha sido muy buena, han mostrado mucho interés", aseguraron el policía portuario Pedro Setién y el pesador de la lonja Fidel Chamorro, quienes opinaron que lo que más ha sorprendido a los alumnos han sido "los horarios y el cansancio físico de los pescadores".

Tras la subasta del pescado, Setién y Chamorro les comentaron diversas curiosidades de su trabajo y respondieron a las preguntas de los estudiantes que, gracias a sus explicaciones, pudieron aprender, por ejemplo, que cada red tiene un reglamento diferente, que los peces que tienen prohibida su pesca se deben devolver al mar o que si un besugo pesa menos de un kilo se llama panchote.

Una vez concluida la visita, la mayoría coincidió en que lo que más les ha llamado la atención son "los horarios y las condiciones extremas" en las que tienen que trabajar, especialmente durante los duros meses de invierno.

"No me lo imaginaba así para nada", comentó la alumna italiana María Elena, quien se sorprendió por el hecho de que "trabajen tantas horas seguidas y sin descanso".

Una alumna norteamericana expresó que "no pensaba que hubiera tantas mujeres en los barcos", y añadió que para ella sería muy duro realizar ese trabajo "no sólo por todo lo que tienen que madrugar, sino también por el mal olor".

La italiana Cristina, por su parte, opinó que "hasta ahora sólo había visto el pescado en la pescadería y ha sido interesante poder ver el proceso".
 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook