sábado, 10 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

España ha acogido a un total de 136 familiares de los 23 disidentes cubanos liberados por el régimen

Europa Press
miércoles, 18 de agosto de 2010, 16:41

Entre el jueves y el viernes llegarán otros tres excarcelados junto con 18 familiares más

MADRID

España ha acogido a un total de 136 familiares de los 23 disidentes cubanos que ha liberado hasta la fecha el régimen castrista en virtud de un acuerdo alcanzado con la Iglesia, en el que ha participado el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, han informado a Europa Press fuentes diplomáticas.

Tan sólo un disidente y sus siete familiares se ha marchado de España a otro país desde entonces. Entre el jueves y el viernes llegarán a Madrid otros tres disidentes excarcelados junto con 18 familiares, ya que cada ex preso se está trayendo a una media de seis allegados. No siempre son familiares directos. En ocasiones han viajado con los suegros, sobrinos e incluso con los novios o novias de los hijos.

Entre el jueves y el viernes aterrizarán en el aeropuerto de Barajas otros tres ex presos políticos con 18 familiares. Se llegará así al ecuador del proceso abierto por el Gobierno cubano, que se comprometió a liberar a los 52 periodistas, intelectuales y activistas detenidos en la ola de represión de 2003 que quedaban entre rejas.

SÓLO UNO SE HA MARCHADO DE ESPAÑA

Con la excepción de un solo disidente excarcelado, los 22 restantes y sus familias permanecen en España, donde tres ONG (Cruz Roja, CEAR y Accem) se encargan de su acogida e integración en el país.

El disidente José Ubaldo Izquierdo se instaló el pasado 4 de agosto en Chile junto a su mujer, tres hijos, suegros y un sobrino. Su compañero Arturo Pérez de Alejo ha recibido autorización de EEUU para viajar a este país, por lo que espera abandonar España con sus familiares en los próximos días.

Nada más llegar a España los cubanos son alojados de forma provisional en un hotel. Las quejas por las condiciones del hostal de Vallecas al que se derivó al primer grupo que llegó a Madrid llevó a instalar al resto en un hotel-spa de tres estrellas en Alcorcón.

Allí permanecen hasta que las tres ONG mencionadas les buscan plaza en algunos de los pisos y centros de acogida que tienen repartidos por la geografía española, en función de la disponibilidad que tengan en ese momento.

LA MITAD PERMANECE EN MADRID

Un total de 13 disidentes y sus familiares permanecen en Madrid, mientras que el resto, con la excepción del que partió a Chile, está distribuido por varias provincias españolas como Cádiz, Málaga, Valencia, Alicante o Asturias.

Algunos han manifestado su oposición a abandonar Madrid porque la capital les ofrece más oportunidades laborales y además están siguiendo aquí tratamientos médicos específicos. Es el caso de los periodistas Ricardo González, Julio César Gálvez, Normando Hernández, Mijail Bárzaga, que han pedido amparo al Defensor del Pueblo para que no les obliguen a dejar Madrid.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación advierte de que aquellos que rechacen el alojamiento ofrecido podrán permanecer en la ciudad que quieran, pero deberán costearse ellos mismos la vivienda. Los afectados sostienen que ningún funcionario del Gobierno ni las ONG les han hecho esa advertencia.

Durante un periodo aproximado de seis meses, estas ONG cubrirán las necesidades básicas de cada núcleo familiar, a través de un acuerdo que tienen con el Ministerio de Trabajo para la integración de inmigrantes, solicitantes de asilo, refugiados, apátridas y aquellos extranjeros que el Gobierno haya decidido acoger por razones humanitarias, como es el caso de estos cubanos.

Así, la ONG se hace cargo de su manutención, les da un pequeño apoyo en ayuda de bolsillo (unos 50 euros por persona al mes, aunque depende de cada caso) y les ofrece apoyo médico y psicológico si fuera necesario, así como asesoría y cursos de formación profesional para aquellos en edad de trabajar, y ayuda para la escolarización de los menores.

En ocasiones y en función de cómo se desarrolle el proceso de integración, la ONG de acogida les sigue prestando una ayuda para pagar el alojamiento una vez abandonan el centro de acogida.

Tanto los excarcelados como sus familiares podrán obtener el permiso de trabajo y residencia en España, ya que el Gobierno les ofrece de entrada el estatuto jurídico de protección subsidiaria. A pesar de que el Ejecutivo les ha recomendado este régimen jurídico, al menos 17 excarcelados y familiares han solicitado el asilo político y permanecen a la espera de que el Gobierno se pronuncie sobre esa petición.

Desde el Gobierno español se les aconseja que opten por la protección subsidiaria porque, entre otras cosas, no les cierra la puerta a regresar a su país como el asilo político. Eso sí, antes de volver tendrán que pedir autorización a las autoridades castristas.

Según los datos del Ministerio de Exteriores, otros 35 ex reclusos y familiares han pedido la protección subsidiaria. El resto no ha iniciado ningún trámite porque su deseo es viajar a EEUU y están teniendo contactos en ese sentido con la Embajada estadounidense en Madrid.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook