martes, 06 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

La ONU solicita a Jartum acceso urgente e incondicional a un campamento de refugiados en Darfur

Europa Press
sábado, 14 de agosto de 2010, 05:36

(Sustituye a la anterior por error en el tercer párrafo)

NUEVA YORK

El principal responsable para Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, John Holmes, solicitó este viernes al Gobierno de Sudán acceso urgente e incondicional a un campo de refugiados de la región occidental de Darfur al que las agencias humanitarias tienen vetada la entrada desde hace dos semanas y en el que al menos 82.000 personas dependen de la ayuda proveniente del exterior para poder sobrevivir.

"Estoy extremadamente preocupado por la situación de los desplazados internos del campamento de Kalma, en el que no hemos podido repartir ayuda desde hace 13 días", señaló Holmes en un comunicado divulgado por Naciones Unidas.

El campamento de Kalma, en Darfur del Sur, ha sido escenario de las recientes tensiones desatadas tras la conclusión de la última ronda de conversaciones de paz celebrada en Doha, un proceso en el que algunos grupos aseguran no verse representados por las partes negociadoras. Decenas de miles de refugiados participaron en los sangrientas disturbios desatados el pasado 2 de agosto en el campamento, según la ONU.

El Gobierno de Sudán ha exigido a la Misión Conjunta de Naciones Unidas y de la Unión Africana en Darfur (UNAMID) que entregue a seis líderes locales --cinco hombres y una mujer-- que habían salido de Kalma para solicitar protección de las fuerzas internacionales tras las protestas de la semana pasada.

Un equipo de la Misión Conjunta de Naciones Unidas y de la ONU en Darfur (UNAMID) visitó el jueves el lugar y destacó que muchas zonas del campamento parecían estar desiertas, señalando que varios miles de desplazados podrían haberse marchado.

Las autoridades locales continúan impidiendo el acceso de las agencias humanitarias y de las ONG a Kalma, señaló en el comunicado la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

"Necesitamos acceso inmediato para poder responder a las necesidades de los que quedan allí. También necesitamos saber cuánta gente se ha marchado y adónde han ido, con el objetivo de proporcionarles ayuda a ellos también", indicó Holmes, añadiendo que varios miles de los desplazados permanecen desaparecidos.

La OCHA denunció además que las restricciones a las agencias humanitarias que operan en Darfur han ido en aumento desde marzo de 2009, cuando el Gobierno de Sudán expulsó a once ONG internacionales de la región. Más de 300.000 personas han muerto y más de 2,7 millones se han visto obligadas a abandonar sus hogares como consecuencia del conflicto desatado en 2003 entre grupos rebeldes y las tropas del Gobierno, apoyadas por la milicia Janjaweed.

El pasado mes de julio, las autoridades sudanesas también expulsaron a dos trabajadores de la Organización Mundial para las Migraciones (OIM). Además, cerca de 100.000 personas se han visto afectadas por los combates librados desde el pasado mes de febrero en la región de Jebel Marra, en el este del país.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook