martes, 24 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Los servicios de emergencia de Cuenca reciben 400 llamadas en menos de una hora tras la tormenta de lluvia y granizo

Europa Press
viernes, 13 de agosto de 2010, 20:53

La Agencia Estatal de Meteorología estima que han caído en torno a 60 litros por metro cuadrado en menos de 40 minutos

CUENCA

Los servicios de emergencia municipales de Cuenca han recibido en torno a 400 llamadas en menos de una hora, la mayoría por inundaciones en trasteros, garajes y locales comerciales tras la intensa tormenta caída en torno a las 14.10 horas y que ha durado unos 40 minutos. Además, el sistema de comunicación de Bomberos se ha visto afectado por la caída de un rayo.

La fuerte tormenta de granizo y agua que ha caído sobre Cuenca ha obligado además al rescate de varias personas atrapadas en coches y viviendas y ha provocado numerosos daños materiales, según ha explicado en rueda de prensa el alcalde en funciones, Miguel Ángel Monserrat.

Fuentes de la Agencia Estatal de Meteorología han señalado a Europa Press que, según las primeras estimaciones, en la ciudad de Cuenca y alrededores han caído en torno a 60 litros por metro cuadrado durante el tiempo que ha durado la tormenta.

Asimismo, según fuentes de la Consejería de Presidencia y Administraciones Públicas, el teléfono de Emergencias 112 ha registrado entre las 14.30 y las 16.00 horas un total de 60 llamadas por incidencias en vía pública, en garajes y viviendas procedentes de Cuenca capital y la zona de la Serranía.

El alcalde ha explicado que el Cuerpo Municipal de Bomberos ha tenido que intervenir para rescatar a una persona que había quedado atrapada con su coche en la Ronda Oeste, una de las principales vías de tráfico de la ciudad, y a otra que no podía salir de un sótano inundado y bloqueado con barrotes. 

Por otra parte, ha relatado que un grupo de vecinos han logrado poner a salvo a dos personas de movilidad reducida cuyas viviendas estaban anegados mientras que la colaboración de los transeúntes que pasaban por la calle de Santa Ana ha permitido rescatar a un obrero que había quedado en un andamio.

Además, la práctica totalidad de los semáforos de la ciudad han dejado de funcionar y se han registrado cortes de luz en varios distritos de la ciudad. El servicio de autobuses urbanos se ha suspendido y no ha sido restituido hasta las seis de la tarde.

Monserrat ha señalado que los lugares más afectados por la tromba de agua y granizo han sido la vaguada de la Avenida del Mediterráneo, el entorno de la Avenida de San Julián (Ronda Oeste) y el puente que salva la fía férrea uniendo los barrios de 'Las Quinientas' con el de San Fernando. En este punto, que es el único que sigue cortado al tráfico, el agua embalsada supera los cuatro metros y han sido varios los vehículos sin ocupantes atrapados.

No obstante, los efectos se han dejado notar por todo el entramado urbano. Según explicó el alcalde, en el Casco Antiguo "prácticamente se han levantado las tapas de todas las alcantarillas" y en la céntrica San Francisco se ha desplomado un balcón. Muy cerca, en la vía Ramón y Cajal, se ha creado una profunda laguna mientras que en la calle río Tórtola se han retirado más de 100 kilos de lodo.

Además, se ha tenido que intervenir porque la balsa que se había creado en una zona de obras amenazaba la seguridad de un muro en la calle Jorge Torner, también en el centro, para retirar un árbol de grandes dimensiones en el puente de la Trinidad y para restituir una valla que había caído en el polígono industrial 'El Cantorral'.

DISPOSITIVO ESPECIAL

El dispositivo especial que se ha puesto en marcha integra en el municipio a más de 100 trabajadores de Policía Local, Bomberos, Protección Civil, Servicios de Infraestructuras Municipales y departamento de obras. Además, se han contratado los servicios de empresas especializadas en limpieza.

Las actuaciones se han centrado en aquellos episodios que suponían peligro para las personas y en garantizar el acceso a servicios básicos como el hospital 'Virgen de la Luz'.

La Junta de Comunidades ha puesto a disposición del Ayuntamiento dos camiones bomba que se han usado para los achiques de agua. La Diputación Provincial también ha ofrecido sus medios materiales y humanos aunque estos no han tenido que ser utilizados.

Monserrat ha revelado que el alcalde de Cuenca, Francisco Pulido, que se encuentra de vacaciones fuera de la ciudad ha seguido por teléfono todo el proceso y que la vicepresidenta del Ejecutivo de Castilla-La Mancha, María Luisa Araújo, también ha llamado para interesarse por las consecuencias de esta tormenta.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook