lunes, 05 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Durante los últimos 25 años

El 'boom' de biomarcadores ha dado demasiados falsos descubrimientos

Europa Press
viernes, 13 de agosto de 2010, 11:15

MADRID

El 'boom' de investigaciones en biomarcadores del cáncer en los últimos 25 años no se ha traducido en grandes éxitos clínicos, principalmente por problemas con el diseño y al interpretación de los estudios, así como por deficiencias estadísitcas, según se explica en un artículo publicado en 'Journal of the National Cancer Institute' por el doctor Eleftherios P. Diamandis, del Hospital Monte Sinai en Toronto, Canadá .

El Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos define un biomarcador como "una característica que es objetivamente medida y evaluada como un indicador de procesos biológicos normales, procesos patogénicos o respuestas farmacológicas a una intervención terapéutica". En la pasada década, se descubrieron numerosos biomarcadores, pero la mayoría aunque inicialmente parecían prometedores, no han sido validados para su uso clínico.

Para comprender por qué estos biomarcadores que fueron tomados como grandes avances, no han logrado adentrarse en la clínica el doctor Diamandis, que es también científico asociado al centro Samuel Lunenfeld ha analizado algunos de estos supuestos logros y su posterior fracaso.

Diamandis ha descrito primero cuáles son los requisitos que deben cumplir los biomarcadores para ser aprobados para uso clínico. Así, explica que un biomarcador debe ser liberado a la circulación en cantidades fácilmente detectables por un pequeño tumor asintomático o de su microentorno y que preferentemente, debe ser específica para el tejido de origen.

Además, si el marcador biológico se ve afectado por una enfermedad que no sea cáncer, su utilidad para la detección de cáncer puede ser comprometida. Por ejemplo, el antígeno prostático específico (PSA) de biomarcadores, que se utiliza para detectar el cáncer de próstata, también se eleva en la hiperplasia benigna de próstata.

LOS PRINCIPALES PROBLEMAS SE DAN EN EL DISEÑO DEL ESTUDIO

El experto señala que "los problemas en la pre-analítica, analítica y post-analítica del diseño del estudio es la principal causa que podría haber conducido a la generación de datos que resulten engañosos".

El artículo se centra en siete biomarcadores que han surgido en los últimos 25 años, todos ellos considerados prometedores cuando fueron descritos por primera vez. Estos incluyen la resonancia magnética nuclear de suero para el diagnóstico del cáncer, ácido lisofosfatídico para el cáncer de ovario, de cuatro y seis paneles de diagnóstico de parámetros para el cáncer de ovario, cáncer de ovario para osteopontina, temprano del cáncer de próstata antígeno-2 (EPCA-2) para la detección del cáncer de próstata; perfiles proteómicos de suero por espectrometría de masa para el diagnóstico de cáncer de ovario, y los patrones de peptidomico de diagnóstico de cáncer.

Los problemas que ha encontrado van desde el análisis estadístico inadecuado a los sesgos en el caso de los pacientes y selección de los sujetos de control. Por ejemplo, los problemas de EPCA-2 el informar sobre los valores que fueron más allá del límite de detección del ensayo y el uso de reactivos inadecuado para poner a prueba EPCA-2, tales como superficies sólidas recubiertos con suero sin diluir.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook