domingo, 04 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

UIMP.- Luis Sepúlveda apuesta por llevar la "ética a la literatura" y la "estética a la vida"

Europa Press
martes, 10 de agosto de 2010, 13:41

Critica que se haya entregado a la economía

El escritor chileno Luis Sepúlveda apuesta por establecer "puentes" que sirvan para llevar el "rigor ético" a la literatura, y a la vez, el "rigor estético" a la vida.

Según ha explicado el autor de 'Un viejo que leía novelas de amor', él siempre trata de diferenciar estos dos aspectos de su vida: su condición de escritor y su actitud de ciudadano militante y comprometido con los derechos humanos. 

Sepúlveda rechaza escribir "literatura con mensaje" porque al final se corre el riesgo de que el libro "termine convertido en un miserable panfleto". 

En lugar de eso, opta por la fórmula de tender puentes entre su faceta de escritor, marcada por la estética, y su perfil ciudadano, con una apuesta por la ética, de forma que pueda llevar, según ha defendido, el rigor estético a la vida y el ético, a la vida.

Como ciudadano, a Sepúlveda, represaliado de la dictadura militar de Augusto Pinochet, le sigue doliendo que, aún hoy en día, siga habiendo presos políticos.

Por ese motivo, ha declinado varios ofrecimientos para ser representante cultural de país, el último, hecho por la ex presidenta Michele Bachelet, quien, ante sus peticiones de libertad para los presos políticos, le dijo que él "no entendía las reglas del juego". 

"Pues explíquenmelas a mí y a los chilenos", le replicó Sepúlveda, según ha relatado, además de denunciar la situación de 32 campesinos mapuches en huelga de hambre que reclaman la propiedad de sus tierras "ancestrales".

El autor chileno ha matizado que no critica sólo los aspectos relacionados con la propiedad, sino el hecho de que se les haya aplicado la legislación antiterrorista y, como consecuencia, "se les haya privado de la defensa propia de un Estado de Derecho".

LA GENERACIÓN GENEROSA

Para la generación de Sepúlveda, el golpe de Estado de Pinochet contra Salvador Allende "destrozó" un "sueño colectivo", el de "transformar el imaginario de la sociedad" que abanderó su generación.

Los sueños de la "generación generosa" aparecen retratados en el libro en el que se encuentra trabajando en estos momentos. Bajo el título 'Los años felices', arranca en el año 67, "el 68 chileno" y finaliza con la caída del muro de Berlín.

Es un "autobiografía" de su generación, que, tras el golpe y el exilio, descubrió a otros jóvenes con sus mismos sueños en los países a los que llegaron, pero que terminaron a finales de los años 80.

Entonces, "algo ocurrió", "cae el muro" y se implanta un "sólo orden internacional", con un "modo unidireccional de concebir la sociedad, las cosas y el conocimiento".

Sepúlveda ha denunciado que en ese orden "se entregue a una ciencia que no es exacta, la economía, la posibilidad de decidir sobre todos los aspectos de la vida".

"La economía no tiene moral, pero influye sobre materias morales", ha aseverado Sepúlveda, que interviene este martes en el ciclo 'Martes literarios', incluido dentro de la programación cultural de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

Otro de sus trabajos, que entregará en septiembre u octubre, es la crónica 'Historias de aquí y allá', que surgió como una recopilación de varios viajes por el Cono Sur junto al fotógrafo argentino Daniel Mordzinski.

A la hora de escribirlo, se dio cuenta de que, en lugar de un libro de viajes, se había "convertido lentamente" en una novela en la que se retrata "un mundo que ya no existe" porque "la globalización ha cambiado todas las normas". Por tanto, 'Historias de aquí y allá' será el relato de "las últimas noticias de un Sur que ya no existe".
 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook