miércoles, 22 febrero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Michelle y Sasha Obama visitan Ronda (Málaga) y sus monumentos más significativos

Europa Press
sábado, 07 de agosto de 2010, 16:29

Los dueños del restaurante en el que almorzó la primera dama de EEUU le regalan un arca tallada a mano

RONDA (MÁLAGA)

La bicentenaria plaza de toros de Ronda, el Tajo, la Colegiata de Santa María la Mayor, la Casa de Don Bosco, la del Rey Moro o el Puente Nuevo son algunos de los monumentos más emblemáticos de este municipio malagueño que visitaron hoy la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, y su hija Sasha, en la que es su cuarta jornada de vacaciones en Andalucía.

Tras salir esta mañana del hotel Villa Padierna, en Benahavís (Málaga), en el que están alojadas, llegaron sobre las 11.00 horas a Ronda. Bajaron del vehículo oficial en la plaza Duquesa de Parcent y se dirigieron a pie a la Casa de Don Bosco, un palacete modernista construido a inicios del siglo XX, que se ubica en pleno corazón del conjunto histórico de Ronda, en la cornisa del Tajo.

Desde el palacete, en el que estuvieron durante aproximadamente media hora, se tienen unas de las mejores vistas de esta garganta de más de 100 metros de profundidad excavada por el río Guadalevín a su paso por Ronda, municipio que desde hace días se había estado preparando para recibir a la primera dama de EEUU.

Después de la visita a la Casa de Don Bosco, acompañadas por un guía turístico oficial de Ronda, pasearon por el casco histórico, cuyas calles estaban acotadas debido al fuerte dispositivo de seguridad. Así, ambas y su grupo de amigos pasaron por la plaza del Campillo y por la puerta del Palacio de Mondragón, haciendo una parada en la Colegiata de Santa María la Mayor, ubicada en la plaza del Ayuntamiento y que data del siglo XV, en la que entraron por una puerta lateral, la del Obispo.

Desde allí se dirigieron en coche a la Cuesta de Santo Domingo, que bajaron a pie para entrar en el Palacio del Rey Moro, situado dentro del recinto de la antigua medina musulmana, donde pudo ver los Jardines de Forestier; en este punto, Michelle Obama hizo algunas fotos y descansó en un banco. A continuación, entró en la mina, una empinada escalera de 365 peldaños excavada en el corazón de la roca que da acceso a un manantial que brota en el fondo del Tajo.

Subieron de nuevo la escalera y Michelle Obama estuvo conversando un rato con el dueño de la Casa del Rey Moro. Ya en coche, cruzaron el Puente Nuevo, uno de los monumentos más emblemáticos de Ronda, construido entre 1759 y 1793 y que une las zonas histórica y moderna de la ciudad salvando el Tajo.

A su paso por el Puente Nuevo y la plaza de España y, ante el entusiasmo de vecinos y turistas que coreaban el nombre de "Michelle, Michelle", la primera dama estadounidense, vestida con una blusa negra con listas blancas y un pantalón beige y con el pelo recogido, saludó con una amplia sonrisa.

Poco después, la comitiva llegó a los jardines de Blas Infante, dirigiéndose al Restaurante del Escudero, situado junto a la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería y que ofrece unas espectaculares vistas al Tajo. En este establecimiento entraron sobre las 13.00 horas para almorzar, permaneciendo en él durante aproximadamente una hora y media.

JAMÓN, YEMAS Y REGALO

Precisamente, desde este establecimiento, propiedad de los mismos dueños del restaurante Tragabuches de Ronda, aseguraron que a la primera dama le gustó mucho el jamón serrano, habiendo probado también las famosas yemas de Ronda.

De igual modo, resaltaron el trato "muy amable" que Michelle Obama ofreció a los trabajadores. Como obsequio, los dueños del restaurante le dieron un arca tallada a mano, de unos 80 años de antigüedad, que fue aceptada por la primera dama.

Una vez terminado el almuerzo, las Obama se dirigieron a uno de los más emblemáticos espacios de Ronda, como es la plaza de toros, reconocida como una de las más antiguas de España y de las más monumentales que existen.

Sobre las 15.20 horas abandonaron la plaza de toros, que alberga un museo taurino que recorre la historia de la tauromaquia, poniendo así punto final a su visita a Ronda.

Aunque fue mucha la expectación que suscitó la visita de la primera dama de EEUU, como lo demuestra que numerosos vecinos y turistas la siguieran en su recorrido por la Ciudad del Tajo, pocos pudieron verla y apenas unos minutos, debido al férreo dispositivo de seguridad.

GALA BENÉFICA

Esta noche parece que la esposa del presidente estadounidense, Barack Obama, podría asistir a la Starlite Gala, una cita benéfica organizada por la actriz Eva Longoria y el malagueño Antonio Banderas, que tiene lugar en el mismo hotel en el que se aloja.

Michelle Obama y su hija menor llegaron a Málaga el pasado miércoles y, ante una gran expectación, disfrutaron primero del hotel Villa Padierna, un establecimiento de cinco estrellas gran lujo, operado por la cadena Ritz Carlton. Ya por la tarde pasearon por el casco antiguo del vecino municipio de Marbella, haciendo pequeñas compras y cenando con amigos en el restaurante Buenaventura Plaza.

Granada fue el destino del segundo día de la visita privada de Michelle y Sasha Obama. Una intensa jornada que comenzó sobre las 15.30 horas cuando ambas y su grupo de amigos pisaron suelo granadino rodeadas de una gran expectación y fuertes medidas de seguridad.

Lo primero que hicieron tras bajarse del coche oficial fue degustar un helado en la heladería 'Los Italianos', una de las más afamadas de la capital granadina. Desde allí, se trasladaron a pie hasta la Catedral, para visitar, posteriormente, la cueva La Rocío del emblemático barrio del Sacromonte, donde disfrutaron de un espectáculo flamenco de la mano del bailaor Juan Andrés Maya y su familia.

Finalmente, su visita privada a Granada terminó con un paseo por el conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife. Antes de recorrer los palacios nazaríes, la primera dama estadounidense tuvo tiempo para cenar en el Parador de San Francisco.

Ayer, sin embargo, tras la jornada de turismo cultural del jueves, Michelle y Sasha Obama disfrutaron de su primer día de playa en la Costa del Sol; en concreto, fueron al club de playa que el hotel Villa Padierna tiene en Costalita, en Estepona (Málaga), a escasos kilómetros de donde se ubica el complejo hotelero. Ya por la tarde, la pequeña disfrutó de una visita privada al parque Selwo Aventura, también en el municipio esteponero.

Las vacaciones de la familia Obama terminarán mañana domingo, día en el que se desplazarán a Palma de Mallorca, donde está previsto que almuercen con los Reyes de España y con la Princesa de Asturias.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook