sábado, 10 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

El fiscal de Medio Ambiente: pirómanos "hay pocos", pero "sinvergüenzas hay bastantes"

Europa Press
martes, 03 de agosto de 2010, 18:07

MADRID

El fiscal coordinador de Medio Ambiente y Urbanismo, Antonio Vercher, ha afirmado que "pirómanos hay pocos realmente", pero que "sinvergüenzas, hay bastantes", en relación con las causas más habituales de los incendios forestales.

Así, ha señalado a Europa Press que es "difícil de valorar" si realmente se produce un efecto llamada o de mimetismo entre los pirómanos cuando se producen fuegos intencionados y por tanto no "acaba de ver" la necesidad de establecer un protocolo de información.

En ese sentido, ha añadido que el efecto llamada se produce en este asunto, pero como "también" se puede observar en otros temas como la violencia de género, ya que hay "determinados 'modus operandi' que producen efecto llamada y, "en este caso, exactamente igual". "A partir del momento en que empieza el tema, se produce el rebote, y ya tenemos la campaña abierta", reconoce.

En todo caso, precisa qn todo caso ha subrayado que el tema "corresponde más a un sociólogo que a un jurista".

Además, ha insistido en que los pirómanos "son una minoría", ya que se trata de un enfermo y que depende de su nivel de enfermedad, mientras que un "incendiario normal tiene 50.000 razones o ninguna".

EL PERFIL DEL PIRÓMANO

La Fiscalía Especial de Medio Ambiente redactó el 'Informe sobre investigaciones científicas relativas al perfil psicosocial del incendiario forestal', publicado en la Memoria correspondiente al año 2009, en la que se pone de manifiesto que los responsables de los incendios forestales suelen ser menores de 47 años, analfabetos, sin antecedentes policiales y con problemas de salud.

En el documento --elaborado por Sección de Análisis de la Conducta Delictiva (SACD) de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil y profesores de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid-- también se especifica que suelen trabajar en actividades relacionadas con la construcción de las que se ausentan regularmente, por lo que su rendimiento suele ser regular o bajo.

Además, estas personas suelen vivir en el medio rural, aunque en localidades diferentes a las del incendio, y no conocen al propietario del terreno incendiado ni mantienen relación alguna con él. Durante su detención, se muestran asustados o nerviosos, declarándose responsables del fuego y del incendio.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook